Revista Qué

29 Sep 2015 | Emilio Monzó

DOS es distinto en las formas, no en el fondo

El ministro de Gobierno porteño y armador político de Cambiemos, Emilio Monzó, confía en que Macri estará en el balotaje; dice que el candidato del FpV expresa la continuidad y que el PJ ya no existe como partido político

Viene de una reunión con uno de los aliados políticos del PRO, anuncia que a la tarde viaja al norte, y ofrece el amplio living de decorado minimalista de su departamento para la charla con La Tecla, tras la cual recibirá a un ex gobernador radical. Emilio Monzó, ministro de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y uno de los principales armadores políticos de Mauricio Macri, se muestra confiado en que Cambiemos colocará a su candidato en el balotaje, habla de campaña sucia, y dice que el postulante del FpV es “el hombre más leal al kirchnerismo”.

-¿En qué etapa de la campaña estamos?
-Es el final de una campaña atípica, cuyo proceso fue mucho más extenso que la campaña nacional, porque durante todo el año hubo elecciones provinciales, y algunas municipales de trascendencia, como fue la de Córdoba recientemente. Ahora no tenemos ninguna intermedia hasta el 25 de octubre y, por supuesto, tenemos la expectativa de ser uno de los protagonistas del balotaje en noviembre.

-¿Se ensució la campaña?
-Sí. En los últimos meses ha sido una campaña con agravios, lamentablemente. La gente busca menos confrontación y más diálogo, y el proceso electoral ha estado alejado de la demanda de la sociedad. Me sorprendió, porque era en un marco de convivencia acorde con esa demanda, pero los últimos 30 días han sido de una confrontación que agrieta más a la sociedad, y pone en riesgo la gobernabilidad de la próxima administración.

-¿Cómo los tomaron, y afectaron, las denuncias contra Fernando Niembro y, ahora, contra Eduardo Amadeo y Ramiro Tagliaferro?
-Nos tomó por sorpresa por la virulencia. Pero inmediatamente uno reacciona y sabe que se está dentro de una campaña electoral, y que es claramente una operación política en pos de desgastar la figura de Mauricio Macri. Lo que hacemos es que cada denuncia se resuelva en el lugar que corresponde; tratar de que la campaña no se judicialice, que esté basada en propuestas positivas para la sociedad; y no entrar en el juego de la confrontación y la agresión permanente, porque ésa no es la demanda. Uno de los valores que más reclama la gente es volver a la unidad de los argentinos.

Monzo en su casa

-Será o no una operación, pero al menos se advierten desprolijidades. ¿Hacen autocrítica?
-Este es un espacio que tiene autocrítica permanente, que está conducido por un liderazgo no mesiánico, por un líder que tiene seguridad para delegar. Y esto se corresponde con la excelente gestión que ha tenido Mauricio en la ciudad de Buenos Aires. Mauricio es una persona proclive a perfeccionar su laburo, y eso va acompañado de la autocrítica. Creo que ésa es una de las grandes diferencias con el Gobierno nacional, donde la autocrítica rara vez se ha escuchado, y refleja el espíritu de quienes nos están gobernando. Alguien que concentra el poder y no tiene equipos de trabajo no es proclive a un trabajo en equipo, que implica escuchar al otro y escuchar las críticas. Acá, no; Mauricio reflexiona siempre y cambia muchas cosas.

-¿A Daniel Sicoli no lo ve distinto del Gobierno nacional?
-Sí en las formas, no en el fondo. En las formas, en la tolerancia, en el diálogo, lo veo mejor. No en el fondo, porque es la continuidad, es el hombre más leal al kirchnerismo. Y creo que la posibilidad de tener esta candidatura presidencial es por la muestra que ha dado durante todos estos años de fidelidad; a veces a costa de un papel indigno, pero siempre con el objetivo de no moverse un ápice de la línea kirchnerista. Scioli es distinto en cuanto a las formas, pero en cuanto al fondo es una continuidad.

-¿Ustedes cometieron errores durante la campaña de las PASO?
-Sí. Errores se cometen en muchos momentos, y se van corrigiendo. No se puede tener la soberbia de pretender tener siempre aciertos en un proceso en donde el contexto trasciende en gran parte. Uno puede tener una percepción sobre una determinada provincia o un determinado hecho político, pero el contexto social reacciona de una manera distinta, y esto lo lleva a uno a corregir. El PRO es un partido al que hay que parirlo, y las cosas que hay que parir significan evolución. Era un partido muy local y debimos expandirlo a nivel nacional, y esto es mucha prueba y error.

-¿Cuál fue el principal?
-Para mí, la equivocación desde el punto de vista del proceso electoral fue haber adelantado las elecciones en la Capital Federal. Tendrían que haber sido unificadas, porque la separación hizo que una interna muy fuerte de este espacio político desgastara un proceso electoral. Si bien el resultado fue un triunfo, toda la estructura política quedó desgastada para ir a la contienda electoral que tenía a Mauricio Macri como candidato a Presidente. En la Ciudad, el proceso electoral empezó en febrero y termina en noviembre.

-¿Y en el armado político hubo errores?

-Menores.

-¿No le cerraron demasiado las puertas a Sergio Massa?
-Tampoco se dio el contexto. Se hizo el esfuerzo por parte de nosotros y por parte de Sergio Massa; hubo mucha presión para que se logre y se trabajó para eso por parte de ambos, pero a veces hay estrategias y ambiciones, bien entendidas, que impiden llegar a un acercamiento.

-¿Cómo cuáles?
-Creo que Sergio nunca se vio fuera de la contienda presidencial, y estos acuerdos, muchas veces tienen que ver con la generosidad en postergar un objetivo, y Sergio nunca entendió que ese objetivo estuviera lejano. Por lo tanto, él nunca pensó en otra posibilidad que competir por la Presidencia. Y nosotros teníamos una candidata a Gobernadora que venía creciendo día a día, y pasaba a ser menor el aporte que podíamos tener de cualquier otra figura en esa candidatura a Gobernador. De hecho quedó reflejado el día de las elecciones. Desde afuera se vio como un error porque podría haber definido la elección, pero son alquimias fáciles de pronunciar y de exigir, pero muy difíciles de cumplimentar

 

Fuente: Revista La Tecla

www. latecla.info

Compartir
?