Revista Qué

7 Oct 2015 | Exclusivo

Durán Barba, internado en el Otamendi

El gurú ecuatoriano ingresó al Sanatorio Otamendi tras una descompensación. Fuentes macristas afirman que sólo se trató de un chequeo médico.

El gurú de Mauricio Macri, Jaime Durán Barba, fue internado en el Sanatorio Otamendi de la Ciudad de Buenos Aires. Según pudo saber Qué, el consultor político ecuatoriado habría ingresado al instituto médico al sufrir una descompensación, por lo que se encuentra en observación en la habitación 416.

Los médicos del sanatorio le diagnosticaron a Barba “lumbociatalgia”. Tras los estudios de rigor -resonancia magnética y una ecografía abdominal, y morfina para el dolor- lo trasladaron a la habitación 115. Allí “le dieron tratamiento Vip”, según le dijo a este medio una fuente confiable del lugar.

De acuerdo a fuentes del macrismo, tan sólo se trató de un chequeo de rutina. Sin embargo, desde hace tiempo el cuerpo médico le advirtió sobre las consecuencias de cómo el “ritmo de campaña” podría afectar a su salud, además de no llevar una dieta adecuada.

Como es paciente diabético, el trajín de la campaña le ha jugado una mala pasada que lo obliga ahora a repensar la atención que le presta a los cuidados médicos indicados.

Jaime Durán Barba es el principal consultor político y de imagen del jefe de gobierno porteño y candidato presidencial, Mauricio Macri. Es el co-conductor de la campaña a nivel nacional e integrante de la mesa chica del PRO.

El gurú ecuatoriano hace tiempo que se convirtió en el eje de las críticas por parte del seno del PRO por sus decisiones de campaña, que muchos consideran “incorrectas”. Fue el, por ejemplo, quién determinó que no era conveniente “ponerse como víctima” luego de las elecciones en la provincia de Santa Fe en la que varias agrupaciones denunciaron la existencia de un presunto fraude.

A su vez, él era uno de los principales impulsores de la nominación del secretario general de Gobierno, Marcos Péña, como candidato a vicepresidente de Macri.  “Los votos son de Mauricio, y de nadie más que él”, sostenía por entonces Durán Barba.

 

 

 

Compartir
?