Revista Qué

9 Abr 2015 | Auditoria

Duras críticas hacía el control víal

La Auditoria General de la Ciudad publicó un informe en el cual se hace hincapié en la deficiencia de ciertos aspectos que corresponden a la Dirección General de Seguridad Vial.

Falta de controles en taxis, remises y transportes de escolares; test de alcoholemia en algunas comunas solamente; y hasta pólizas de seguro vencidas son algunas de las irregularidades que encontró la Auditoria General de la Ciudad de Buenos Aires al analizar el periodo 2012 de la Dirección General de Seguridad Vial.

“Se constató que durante el ejercicio auditado la DGSV no ha ejecutado acciones en cumplimentado de sus misiones y funciones. Esto se pudo verificar en los siguientes casos: a) No se efectuaron controles del transporte escolar, taxis y automóviles de alquiler con chofer. b) No se registra intervención ante el Consejo Federal de Seguridad Vial, a fin de participar activamente en el logro de los consensos necesarios con las distintas provincias y el Gobierno Federal para la implementación.”, expresa el informe.

Pero no fue la única irregularidad. “Las acciones implementadas en cumplimiento de Programa Nº 33 (controles de alcoholemia, control de tránsito – estacionamiento, uso de cascos, cinturón de seguridad, velocidad y cruce de semáforos) solo se implementaron en aquellas Comunas donde actúa la Policía Metropolitana, quedando excluidas las restantes, es decir la mayoría de los habitantes de la Ciudad tal como puede apreciarse en el cuadro que sigue. Ello se debió a que no se contó con el apoyo de la Policía Federal en los operativos fuera de las Comunas con presencia de la Policía Metropolitana ya que para cada operativo resultaba necesario contar con un patrullero y personal policial suficiente que garantizaran la seguridad de quienes realizaban dichos controles”, sostuvo el informe.

La Metropolitana, solo opera en las Comunas 4, 12 y 15. Cabe resaltar, que desde 2013 la Ciudad cuenta con agentes de tránsito que se encargan de realizar los mencionados controles.

Inclusive, la pista de práctica, en donde las personas que deseen obtener su registro de conducir pueden ir a practicar, operó durante todo un día sin la póliza de seguro correspondiente.

Otra de las deficiencias que denunció el organo auditor fue la falta de repuesta sobre la cantidad de vehículos que deben compactarse y vender el material resultante. Ese dinero, según un convenio firmado, debería ser transferido al Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan.

Compartir
?