Revista Qué

5 May 2015 | ECO

El discurso de siempre y una aburrida campaña

Lousteau sueña con una segunda vuelta. El escollo a vencer es el PRO. Hasta ahora, sigue con la misma estrategia. La misma que lo dejó en la mitad de votos que el macrismo.

El candidato de la Alianza ECO, Martín Lousteau, se envalentona con llegar a un balotaje en la Ciudad, enfrentando nada más ni nada menos que al PRO. Al menos, quiere convencerse y convencer a los electores a través de un discurso repetitivo y una campaña aburrida.

Tal como ocurrió en la campaña para las PASO, ECO no tendrá ninguna sorpresa. La estrategia -según dijeron los propios actores que integran la alianza- será en base a destacar la “unidad de equipo” y cumplir con la palabra prometida.

Para el ex ministro y quienes lo rodean, cumplir con lo dicho es haber reafirmado a Fernando Sánchez como candidato a vicejefe. No obstante, lejos está esa promesa de lo que los porteños quieren.

11088347_859098640825762_519227390471244182_n

Lo que se espera, según consideran la mayoría de los estudios de opinión pública, es que los candidatos cumplan con sus promesas en lo referente a mejorar la calidad de vida de la gente.

Entre la lluvia de propuestas que había lanzado durante su campaña se encuentran: “Pelear para que no haya más juego en la Capital Federal”, y aclaró que mejoraría aquellos aspectos “que el PRO no atendió como la salud pública, la seguridad, el cuidado del espacio público”.

Luego de que, hasta inicios de este año Lousteau tuviera un discurso sin agresión hacia el, cambió radicalmente de visión. Se centró en cuestionar, por ejemplo, el incremento del presupuesto en la Ciudad y la publicidad oficial.

En el segundo tramo de la campaña, de cara a las generales del 5 de julio, nada parece haber cambiado. ECO sigue con el mismo discurso. Sacó algo que el 22 por ciento de los votos, menos de la mitad que los puntos del PRO. ¿Le alcanzará para ir a balotaje?

Compartir
?