Revista Qué

13 Ago 2015 | Negocios gastronómicos

El cocinero rico de Macri

El gobierno de la Ciudad, a través del ministerio de Seguridad que conduce Guillermo Montenegro, volvió a otorgarle una licitación a la empresa de alimentos Friends Food SA, compuesta por una familia cruzada por la política, el fútbol y la comida.

La empresa del presidente de Argentinos Juniors, Rubén Forastiero, continúa ganando licitaciones en el gobierno de Mauricio Macri. Al dinero que recibe por la elaboración y distribución de comidas en hospitales, escuelas y programas del gobierno Pro, se suma la adjudicación de 93 millones de pesos para proveer a cadetes, cursantes, guardias y personal autorizado de la Policía Metropolitana con destino al Instituto Superior de Seguridad Pública.

Friends Food es una vieja conocida del macrismo, y los vínculos políticos y deportivos de los Forastiero quedan a la vista en cuanto se recorren los antecedentes familiares.

La empresa cuenta con 16 años en el rubro de servicios de preparación de comidas para empresas y eventos, incluyendo catering, y en lo que hace a trabajo con reparticiones públicas, sobresale su tarea dentro del gobierno de la Ciudad en lo relativo a provisión de alimentos en escuelas, hospitales y programas del Ejecutivo.

El mayor caudal de trabajo con el Estado se dio con la llegada del macrismo al poder, de hecho en nosocomios de la Ciudad se viene desempeñando desde 2008, facturando grandes sumas de dinero.

Con fuertes raíces en Argentino Juniors, Rubén reparte sus días entre sus obligaciones privadas y la presidencia del Club, cargo al que accedió ocupando la Vicepre-sidencia, tras el pedido de licencia del titular Luis Segura para manejar la AFA luego de la muerte de Julio Grondona.

cocinero de macriDurante su actual gestión, Rubén debió afrontar la polémica con el volante de fútbol retirado Juan Román Riquelme a fines de 2014, y debido a los inconvenientes económicos que sufre la institución, pretende adelantar las elecciones, que deberían realizarse a fines de 2015.

Otro personaje con perfil alto dentro del grupo familiar empresario es Gonzalo Forastiero, sobrino de Rubén y que también ocupa una vocalía en el club de La Paternal, además de ser candidato a diputado nacional por el Frente Renovador de Sergio Massa, ocupando el sexto lugar entre los postulantes al Congreso Nacional por la Ciudad de Buenos Aires.

De origen radical y con base en la Comuna 13, Gonzalo fue uno de los primeros que respaldó a Massa en la Ciudad de Buenos Aires y puso un local del Frente Renovador en el cruce de la Avenida Juan B. Justo y la calle Caracas.

En 2011 Forastiero también fue parte la nómina de candidatos a la Legislatura porteña por la UCR, que acompañaban a Silvana Giúdici en su pelea por la Jefatura del Gobierno.

No obstante, los contacto políticos no terminan allí, e incluyen al FpV. Durante la pretemporada de 2012, Gonzalo presidió la delegación de Argentinos Juniors en Mar del Plata. Allí, mantuvo una reunión con el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, y el por entonces secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, a quienes les hizo entrega de una camiseta del club de sus amores.

Completan el clan formando parte del directorio, Christian, Diego, José Antonio, Raúl Héctor, Andrea Martha, Alejandro Daniel, Sandra Daniela y Claudio José. Desde Revista Qué se intentó contactar por varias vías a los directivos de la empresa, pero no se obtuvieron respuestas.

 

Licitación 93 millones

El último proceso licitatorio otorgado a la firma se trata del servicio de elaboración y distribución de comidas para cadetes, cursantes, guardias y personal autorizado de la Policía Metropolitana con destino al Instituto Superior de Seguridad Pública. El contrato es por 36 meses, y el presupuesto es de un poco más de 93 millones de pesos.

Pero la relación con Friends Food para proveer al Instituto con sede en la calle Santiago de Compostela N° 3801 proviene desde 2012, cuando con un contrato similar, por 36 meses, se le otorgó el servicio por 23 millones, un monto mucho menor que el presupuestado en la última licitación.

La cartera que conduce Guillermo Montenegro había prorrogado en junio pasado el contrato que tiene con la firma por dos meses más por un monto total de$ 3.599.993,36 millones. Al terminarse el plazo de la adjudicación, el gobierno emitió un nuevo llamado a licitación y casualmente quedó en manos de la firma conocida por el macrismo.

Los requisitos del pliego de especificaciones técnicas son muy altos, disminuyendo la posibilidad de que otras compañías presenten ofertas, y beneficiando a Friends Food. Por ejemplo, según se señala, el oferente deberá contar con una planta para la elaboración de comidas, la que deberá poseer cámara frigorífica y equipamiento gastronómico, de forma tal de contar con capacidad de elaboración del 100% de las raciones de comedor para los eventuales casos en los que la “cocina” de la dependencia no se encontrara en condiciones de uso, un requisito que no muchos pueden contar.

Para dar cuenta de la jerarquización de la compañía, distribuye 4.000 raciones diarias en escuelas porteñas y 6.000 en hospitales de la ciudad.

Pero la firma también posee denuncias por irregularidades. En 2012, la Auditoría General porteña difundió un informe en el que acusa falta de control e higiene en los comedores de escuelas porteñas.

En 2014 la dirección General de Compras y Contrataciones de la Ciudad elaboró tres multas por incumplimiento, por tan sólo $ 6.177 en total, una suma ínfima teniendo en cuenta que se trata de una compañía que factura millones de pesos al año.

En detalle, la empresa que tiene su sede en Villa Lugano abastece a hospitales públicos porteños, obtuvo las licitaciones para distribución de viandas del programa Conociendo Buenos Aires, y del servicio de entrega y distribución de raciones de alimentos a la población de grupos comunitarios dependientes del ministerio de Desarrollo Social.

De esta manera, es un bastión fundamental en lo que hace a provisión de alimentos y comidas dentro del territorio porteño, el macrismo desembolsa millonarias sumas de dinero a favor de la firma, a pesar de la mala calidad en el servicio, que ha recibido hasta sanciones del gobierno de Mauricio Macri.

Las denuncias por mal servicio, las multas insignificantes, los altos requisitos exigidos, y las grandes sumas de dinero que recibe hacen de Friends Food SA una de las empresas preferidas del macrismo. Las fallas están a la vista, los favoritismos Pro, también.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 44 DE QUÉ

Compartir
?