Revista Qué

30 Ago 2017 | ausencias y discursos

El desempeño de Carrió

La principal candidata de Vamos Juntos culmina su tercer mandato en la Cámara Baja de la Nación en representación de la Ciudad. Cómo fue su trabajo y por qué la sociedad la considera una de las grandes referentes del distrito. Un comparativo con los demás legisladores que buscan renovar. El escrutinio definitivo dejó a la […]

La principal candidata de Vamos Juntos culmina su tercer mandato en la Cámara Baja de la Nación en representación de la Ciudad. Cómo fue su trabajo y por qué la sociedad la considera una de las grandes referentes del distrito. Un comparativo con los demás legisladores que buscan renovar.

El escrutinio definitivo dejó a la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, con un triunfo arrasador en la Ciudad de Buenos Aires sobre sus principales competidores, que no pudieron llegarle ni a los talones. Con una diferencia de 645.063 votos respecto a Daniel Filmus, y de 694.871 respecto a Martín Lousteau, la chaqueña se posicionó como figura central del oficialismo en el territorio porteño.

De acuerdo a una en-cuesta realizada por el Centro de Opinión Pú-blica y Estudios Socia-les (COPES), de la Facul-tad de Ciencias Sociales de la UBA (que dirige Carlos De Angelis) du-rante las Primarias, el contundente
triunfo de la diputada chaqueña se sostiene en “apoyar al actual gobierno” en un 45,5 por ciento, mientras que su “liderazgo, convicciones” y “capacidad” también influyeron al electorado en un 10,2 por ciento. El 9,2 por ciento de quienes optaron por Carrió nacionalizó su figura y la eligió para “no volver al pasado”, en alusión a Cristina Fernández de Kirchner, mientras que un porcentaje menor sufragó a favor de la chaqueña por estar en “contra de la corrupción”. Sin embargo, las respuestas de los vecinos porteños no hicieron alusión al desempeño en el Congreso de la diputada nacional por la Ciudad.

Para el consultor Carlos Germano, “la sociedad no tiene la menor idea de lo que hace Carrió en el Congreso. La gente mira sus necesidades y la tiene sin cuidado lo que haga o no Carrió, si vota o no vota, si va o no al Parlamento. El electorado dijo que ‘esta persona fue la que denunció, esta persona me está defendiendo’; por eso, más del 50 por ciento de la sociedad porteña le retribuyó con su voto el trabajo que la doctora viene realizando”.

Si se hace un comparativo con el resto de los candidatos que podrían llegar a renovar sus bancas en el Congreso, de obtener el mismo resultado de las PASO en las generales de octubre, desde que asumieron, Juan Cabandié (Frente para la Victoria/PJ) tiene asistencia perfecta, mientras que Carla Carrizo (UCR) sólo faltó tres veces, al igual que Carlos Heller (Compromiso Sí). José Luis Patiño, del PRO, tiene la particularidad de haber estado de licencia hasta marzo de este año, por lo que tampoco tiene faltas en el Parlamento. En tanto Carrió, en 2016, faltó a casi todas las sesiones de la Cámara baja nacional. De 25 reuniones celebradas (24 sesiones y una Asamblea Legislativa) no estuvo presente en 17.

Aunque se la ve poco en el Congreso, cuando aparece, Carrió protagoniza discursos explosivos y denuncias que dejan a más de un funcionario en el centro de la tormenta. Entre sus polémicas declaraciones, la líder de la Coalición Cívica, que estuvo ausente el 80 por ciento de las veces que sesionó el año pasado la Cámara de Diputados, dijo en el marco de la eliminación de los feriados puente que “la gente tiene que trabajar más porque en este país nadie trabaja”.

Sus palabras enfurecieron a diferentes sectores de la oposición y, en ese contexto, desde la izquierda, señalaron que Carrió “no está nunca en la Cámara; y además, de las pocas intervenciones, llega, le prenden las cámaras, habla y se va. Eso es notable”.

En el mismo sentido, otros sectores opositores también hicieron referencia al desempeño de la chaqueña en el Congreso. “Cuando va, la diputada Carrió espera su turno para intervenir, habla, se levanta de su silla y se va, no tiene asistencia regular. Tampoco escucha a los demás integrantes de su bloque, y no ha-ce uso de su banca a la hora de votar las leyes”, acusaron desde el Frente para la Victoria.

Los dichos de la oposición se ven reflejados en los números registrados en la Cámara de Diputados de la Nación. Es que “Lilita” estuvo ausente, en las votaciones nominales, alrededor de 300 veces durante el período 2013/2017, y sólo en 2016 se ausentó 158 veces a la hora de votar. En lo que va de este año, lleva 18 inasistencias en la votación de leyes.

Hace un tiempo, la funcionaria se defendió de los dedos acusadores por sus numerosas ausencias en el Palacio legislativo y, en ese entonces, apuntó: “Yo trabajo en mi casa, porque si no me pueden matar en el Congreso”, y sostuvo que estaba “sometida a escuchas de Milani [César, exjefe del Ejército] y Aníbal Fernández”. Sus dichos fueron en el marco de la investigación por la muerte del fiscal Alberto Nisman.

“Se violaron mis computadoras, no puedo trabajar en el Parlamento porque es un riesgo para mi vida personal, para mis investigaciones y mi equipo. Por esta razón, no asisto a la apertura de Sesiones Ordinarias del Congreso de la Nación”, expresó la cofundadora de Cambiemos.

Para Carlos Germano, Elisa Carrió tiene gran presencia en los medios de comunicación, independientemente de su desempeño en el Congreso de la Nación.

“La doctora Carrió es una dirigente nacional con amplísima presencia en los medios, por eso su performance en la Cámara Baja no fue relevante a la hora del voto porteño”, manifestó el consultor en diálogo con Qué. “Lo que ella haga o deje de hacer allí es un tema que les importa a los medios, que suelen hacer chicana política. La sociedad, por su parte, se siente representada por la ‘transparencia’ que pregona Elisa Carrió, y por ese motivo se llevó más del 50 por ciento de los votos”, finalizó Germano.

LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN #151 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?