Revista Qué

30 Jul 2015 | Jaime Durán Barba

El gurú con la bola apagada

El consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba volvió a equivocarse en sus predicciones, lo que generó más rechazo en sectores del PRO. Sin embargo, aún cuenta con adeptos de peso en el macrismo

“Jaime (Durán Barba) es un táctico, lo que necesitamos ahora es un estratega”. Así un operador bonaerense del PRO reflexionó sobre la reciente labor del asesor ecuatoriano de Mauricio Macri, Jaime Durán Barba. Luego de acertar que Horacio Rodríguez Larreta le ganaría en la interna a Gabriela Michetti, y en el resultado de las PASO en la provincia de Santa Fe, el gurú del PRO comenzó a fallar en sus pronósticos y estrategias.

Desde que las urnas determinaron que habría una segunda vuelta entre el PRO y ECO, el gurú vaticinó una victoria del jefe de Gabinete de entre 10 y 15 puntos. “El error estuvo en confiar en sus números”, decían en Uspallata con el diario del lunes.

Jaime bola

Aunque cada vez genera menos adeptos en el partido amarillo, Macri está lejos de soltarle la mano. Aún goza de apoyo entre uno de los sectores más exclusivos del PRO. Se trata de los habitués a “Pericles”, un lugar de reunión en el que el tema casi único es la política.

Su principal sponsor es uno de los apoderados del PRO a nivel nacional y hombre de Macri en la Justicia, José Torello. Justamente él fue quien organizó una charla el pasado jueves allí para “levantar el perfil” del ecuatoriano.

Pero no todo es color de rosa para Durán Barba desde la elección en la provincia de Santa Fe, ya que cada vez gana más rechazo en varios sectores del PRO. “Jaime es un táctico, un persona que mira un objetivo puntual, que es cercano y se enfoca en eso. En su caso fue que Horacio le ganara la interna a Gabriela. Pero falla en ver el objetivo más allá, que es la presidencia de Mauricio. Para eso se necesita un estratega, que es Macri”, analizó un operador macrista de la provincia de Buenos Aires.

Aunque aún mantiene algunos “ases” bajo la manga. Su explicación para la ajustada victoria en la Ciudad fue que el PRO se enfrentó a todos los presidenciables y los derrotó solo. Esa visión, aunque compartida y alentada por muchos para minimizar el impacto de la victoria, también tiene sus
detractores.

Es sabida su predilección para que Macri no vire hacia lo que él considera “la vieja política”, es quien siempre le aconsejó que la “pureza” de las fórmulas es siempre lo mejor. Fue él, además, quien se reunió con el operador más importante de Daniel Scioli, Juan Carlos Mazzón, para pactar una polarización que beneficie a ambos y así terminar de sacar de la escena a Sergio Massa.

Luego vino el intento por remover del armado nacional al ministro de Gobierno, Emilio Monzó, quien tuvo su redención y volvió a ocupar un lugar de privilegio al cerrar varios acuerdos de última hora con los radicales bonaerenses.
En el medio fue un acérrimo opositor a que Michetti sea la Vice de Macri. El prefería a Peña, ya que “los votos son de Macri”, solía decir. En territorio bonaerense, ese mismo que preocupa al Jefe de gobierno, la senadora nacional, según los números que manejan en Uspallata, tiene un 70% de imagen positiva.

El futuro es la elección presidencial, en donde Mauricio Macri no corre con la ventaja que tenía antes.Por ahora, aún mantiene su sintonía con el Secretario de gobierno y mano derecha de Macri, Marcos Peña, aunque no le tembló el pulso para someter a un escarnio público a uno de los hombres más cercanos del mencionado funcionario. Se trata del presidente del Ente de Turismo y otrora jefe de campaña de Rodríguez Larreta, Fernando de Andreis. Como publicó Qué, De Andreis “falló en entregar los resultados que prometió”. Sin embargo, dichas promesas fueron realizadas en base a las encuestas del ecuatoriano.

Compartir
?