Revista Qué

15 Jul 2015 | La situación del PRO

¿El macrismo en la cuerda floja?

El balotaje en la Ciudad complicó el panorama de cara a las presidenciales. Varios funcionarios que son candidatos cuidan sus lugares, mientras que desde abajo se pide una renovación después de ocho años.

La noticia de que se debería competir en una segunda vuelta contra el candidato de ECO, Martín Lousteau, cayó como una bomba en el búnker del PRO. El consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba había pronosticado una victoria con cerca de 54 puntos. La realidad encontró al oficialismo a nueve puntos de lo que se vislumbraba.

Aunque durante las semanas previas habían sido cautos al respecto, varios de los dirigentes de más peso afirmaron que era una tarea “casi imposible” y que “nunca había sucedido”, los días finales de campaña reflejaron la creencia firme en ese escenario.

Fotomontaje 2

“Pensábamos que ya teníamos el cierre del distrito y apostábamos a trabajar de cara a las PASO de agosto en la provincia de Buenos Aires, en especial, en el Conurbano”, recordó un operador
bonaerense del mencionado espacio.

Ahora, el jefe de gobierno, Mauricio Macri, comenzó a distribuir su tiempo entre la campaña en la Ciudad y en la Provincia. “Por la mañana recorrerá las comunas, y a la tarde partirá a Buenos Aires”, explicó uno de sus más cercanos allegados.

Sin embargo, esta situación también le complicó el panorama a varios dirigentes del PRO, en especial a los de la Ciudad. Las aspiraciones personales de muchos están atadas al desempeño de Macri, por lo que varios están en la cuerda floja.

Con el cambio de Jefe de gobierno, ya que muchos dan como un hecho la victoria de Horacio Rodríguez Larreta, se prevé también una renovación de fichas. “Todo depende de lo que suceda con MM (en referencia a Mauricio Macri)”. La frase no es de una sola persona del PRO, sino que se repite una y otra vez entre funcionarios y operadores macristas. La cautela tiene un motivo, la victoria del líder del espacio en las presidenciales es necesaria para que en el gobierno de la Ciudad se encare una renovación.

Esta situación dejó de ser un secreto a voces después del discurso de victoria del candidato del oficialismo, el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta. “El equipo va a ser el mismo, aunque también es necesaria una renovación” fueron sus palabras en pleno festejo en el búnker del PRO. El ascenso no discrimina entre comuneros, legisladores y ministros. Todos los que tienen chances reales de subir peldaños lo saben. Por eso optan por ser cautos.

Los candidatos al parlasur

No obstante, algunos ya comienzan a mostrar signos de impaciencia. Un dato no menor es lo que sucede con varios de los candidatos al ParlaSur, los que asumirían en diciembre de este año y no en 2019 como muchos esperaban. Es la noticia que les comunicó el director nacional Electoral, Alejandro Tulio, sobre la cuasi certeza de que no se esperarán cuatro años, sorprendió. “Muchos de los candidatos no quieren asumir, otros sí”, afirmó uno de los encargados de la confección de la nómina. “Algunos de los que estaban puestos, si te fijás en el DNI llegarían inclusive con una edad avanzada”, remarcó la misma fuente.

El caso por excelencia es el del ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich, quien encabeza la lista para el Parlamento del Mercosur en la provincia de Buenos Aires. El, de resultar electo Macri presidente, desembarcaría en la homónima cartera, pero de índole nacional.
No son pocos los dirigentes con proyección dentro de la Ciudad. Si bien algunos lugares se van a respetar, el resto no.

La gente de Horacio
Tal es el caso del subsecretario de Planeamiento de Gestión, Franco Moccia, quien es número puesto para reemplazar en su cargo actual a Horacio Rodríguez Larre-ta. El virtual “vicejefe de Gabinete” porteño, hace tiempo que tomó las riendas de la gestión diaria. Recorre ministerios y dependencias, y está al tanto de todas las acciones.

Moccia no fue el único funcionario de la Jefatura de Gabinete que levantó el perfil. El subsecretario de Transportes, Guillermo Dietrich, es una de las personas de mayor confianza de Rodríguez Larreta. Es uno de los impulsores de la “movilidad sustentable”. La aceptación del transporte en bici por parte de los porteños también catapultó a la encargada de esa área, la directora general de Movilidad Sustentable, Paula Bisiau. Si bien se aguarda que ambos continuarán dentro el Ejecutivo, su influencia, esperan, que aumente.

El secretario de Gobierno, y hombre de máxima confianza de Macri, Marcos Peña, también apostó fuerte. Su objetivo es ser el jefe de Gabinete de ministros de la Nación, considera que la Ciudad ya le quedó chica. Allí apostó todas sus fichas. Sin embargo, su peso dentro del PRO hace que sea una incógnita su futuro.

La vicejefa de gobierno, María Eugenia Vidal, es otra de las que depende de una victoria de Macri en las nacionales. Su lugar aún no se sabe cuál será. Sobre todo si se tiene en cuenta que el objetvo en territorio bonaerense nunca fue obtener una victoria, sino asegurar la mayor cantidad de votos posible. Su buena relación con Rodríguez Larreta le proporciona un buen “colchón” ante un eventual regreso.

El ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, es un caso aparte del resto. Sus oportunidades de ser intendente de la localidad de San Isidro se diluyeron desde principio de año por los sucesivos movimientos del actual jefe comunal Gustavo Posse. Ahora que debe enfrentarlo en una interna, desde su entorno, aunque remarcan su optimismo de cara a las PASO, admiten que tendrán que sentarse a negociar. “Algo le tendrán que dar, es muy difícil que le gane a Posse, el tema que resta definir es qué”, explicó uno de sus asesores.

Montenegro, además, fue el enviado para defender la Boleta Unica Electrónica en la Ciudad, por lo que su perfil se levantó aún más. Aunque en menor medida, el líder de la bancada del PRO en la Cámara de Diputados, Federico Pinedo, también necesita de una victoria de Rodríguez Larreta para asumir como el reemplazo del candidato a vicejefe Diego Santilli en el Senado.

Los referentes del PRO en las Comunas de la Ciudad también aguardan un “pase”. Si bien hay varios exponentes que buscan tener mayor presencia dentro del gobierno, el presidente de la Junta Comunal 2, Facundo Carrillo, es quien para muchos encabeza esa lista. “Fue el que mejor desempeño tuvo en las PASO y en las generales, está para cosas más grandes, y lo sabe”, comentaron en Uspallata. Carrillo por su parte, llamó a la mesura. Sabe que todo depende de lo que suceda con Macri en las presidenciales y que también tiene cuatro años más de su cargo por delante. Su situación es igual, o bastante parecida, a la de muchos de los funcionarios y referentes del macrismo. Todos están atados a la suerte del Jefe de gobierno que procuró despejar las dudas sobre cómo conformará su equipo de ser electo presidente en octubre. “Yo no voy a hacer un gobierno condicionado ni integrado de una manera forzada. Acá, vamos a competir y el que gana es el que va a conducir”, afirmó.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 40 DE QUÉ

Compartir
?