Revista Qué

2 Oct 2015 | lluvia de denuncias

El PRO, contra la pared

Son tiempos difíciles para el macrismo. No para de recibir denuncias e investigaciones en su contra por negocios irregulares. Cómo afecta a su imagen a 20 días de las elecciones.

A menos de 20 días de las elecciones presidenciales, el PRO atraviesa uno de los momentos más difíciles desde que asumió al frente del Gobierno de la Ciudad. En las últimas semanas, surgieron numerosas investigaciones en su contra que ponen en jaque la credibilidad de sus dirigentes y hacen tambalear la imagen de Mauricio Macri.

Este jueves, el fiscal federal Federico Delgado presentó un pedido de información acerca del pago de pauta publicitaria a medios de comunicación del interior del país, cuyos dueños aseguran no haber recibido las sumas publicadas en el sitio web oficial del Ejecutivo que alcanzan montos millonarios.

pro

Delgado reveló la existencia de empresas y sociedades a las que señaló como “intermediarios denominados ‘bolseros’”, quienes se encargarían de la consignación de las pautas publicitarias. Específicamente, Delgado nombró cinco firmas: Publiespacios S.A., SDV Media S.R.L., Mediacruz S.R.L., Dclas S.R.L. y Media 4, inscriptas bajo el mismo domicilio.

Como señaló Qué, este caso se suma a muchos otros que iniciaron con el destape del llamado “Niembrogate” que golpeó directo en la imagen del PRO. Fue una bala que perforó la coraza de transparencia tan mentada, y por ahora afectó en algunos puntos la intención de voto a Macri para el 25 de octubre.

Los ministros porteños también fueron puestos contra la pared. El titular del ministerio de Justicia y Seguridad, Guillermo Montengro, quien además fue precandidato a intendente en San Isidro, recibió una denuncia penal por las contrataciones de la consultora A.R y Asociados SA, cuya titular tiene una relación de larga data con Montenegro.

Hasta el ministro de Cultura, Hernán Lombardi, se vio involucrado en negocios irregulares. La Procelac inició una investigación en su contra por lavado de dinero en la que el funcionario habría sido partícipe de una operatoria de desvío de fondos públicos hacia la usina de ideas del PRO, la Fundación Pensar.

A pesar de que ocurrió en 2014, un nuevo caso reflotó en las últimas horas. Se trata de la arquitecta María Constanza Irene Rivas Godio, segunda candidata a concejal por el PRO en Bahía Blanca, quien desde octubre del año pasado es proveedora del Estado porteño a través de la Dirección General de Proyectos de Urbanismo, Arquitectura e Infraestructura, que depende del Ministerio de Desarrollo Urbano, a cargo de Daniel Chaín.

Rivas Godio forma parte de la lista que encabeza el periodista Héctor Gay y  ya había sido candidata a intendenta en 2011 por el partido amarillo y ocupó el cargo de concejal hasta 2013. De acuerdo a la Contratación Directa 7915/14, para la prestación de “servicios especializados para la coordinación, la gestión y el seguimiento de la construcción de estacionamientos”, la arquitecta fue beneficiada por un monto total de 540 mil pesos.

El impacto de esas revelaciones, según varios consultores, hizo mella en la intención de voto de Mauricio Macri, y en particular en la de la candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires, la vicejefa de gobierno, María Eugenia Vidal. Si bien la baja no es significativa, generó una mejora en la imagen de Sergio Massa que, de acuerdo a los politólogos, está cada vez más cerca del presidenciable de Cambiemos.

Desde el PRO, por su parte, quieren demostrar tranquilidad. Tanto Macri, Rodríguez Larreta como el resto de los funcionarios del Gabinete negaron rotundamente las irregularidades y aseguran que todo está enmarcado “dentro de la ley”. “Son todas causas viejas, muchas de ellas nunca llegaron a buen puerto”, señaló una fuente de Uspallata a Qué. Lo cierto es que a menos de 20 días de las elecciones, el macrismo deberá hacer lo imposible para que, al menos, su líder llegue a balotaje.

Compartir
?