Revista Qué

18 Sep 2015 | Hacia octubre

El PRO sale a marcar la diferencia

El macrismo apela a instalarse como la alternativa al kirchnerismo, una estrategia para salir de la crisis que le generó el caso Niembro.

Días tormentosos atraviesa el PRO. Luego del escándalo desatado por los presuntos negocios irregulares de Fernando Niembro -quien debió declinar su candidatura a diputado nacional-, la muerte de un chico en Villa Soldati, la clausura de C5N y las elecciones en Tucumán, Mauricio Macri pega el volantazo y redirecciona su campaña presidencial a poco más de un mes de las elecciones.

Macri y Vidal en Mar del Plata

La nueva estrategia del PRO es diferenciarse del kirchnerismo y, sobre todo, del Gobierno nacional. Si bien en el balotaje porteño Macri salió a defender diferentes políticas estatistas impulsadas en la última década, ahora buscarán posicionarse como “la alternativa” y reforzar la idea de “cambio”.

Con esta premisa, el bloque oficialista de la Legislatura porteña avaló el pedido de informes sobre las contrataciones millonarias entre el Gobierno de la Ciudad y el comentarista deportivo Fernando Niembro.

“En Cambiemos somos diferentes al kirchnerismo. En ocho años el oficialismo no ha contestado ni un pedido de informes”, dijo la primera candidata a diputada nacional por la Ciudad, Patricia Bullrich, idea que también fue reforzada por el mismo Mauricio Macri, quien luego de la baja de Niembro hacia el Congreso publicó un pequeño texto en las redes sociales titulado “No somos lo mismo”.

Consultado por Qué luego de las PASO nacionales, en las que el jefe de gobierno perdió 130 mil votos en la Ciudad, el consultor Raúl Aragón señaló que la baja en la intención de votos hacia el PRO tuvo estrecha relación con el discurso del balotaje porteño. “La pérdida de votos no fue sólo en la Ciudad de Buenos Aires, sino también a nivel nacional. La Ciudad es un ejemplo de ello. Sigue siendo su bastión más fuerte, pero ha perdido intención de voto”.

En cuanto a la renuncia de Niembro, lo que en Uspallata se tomó como una decisión que “se caía de maduro en cualquier momento”, también se procuró mostrar como una señal de “diferenciación” con el kirchnerismo, ante la caída en la intención de votos.

Compartir
?