Revista Qué

27 May 2015 | Jóvenes PRO

Elecciones y dinero

La agrupación juvenil macrista elegirá a un nuevo presidente a fin de año. Cuatro son los candidatos que se anotaron en la disputa. Cargos, espacios en listas, viáticos para política, consolidarse como un acto de poder y ganar peso en la toma de decisiones, las plataformas principales.

Las elecciones de julio y octubre no son los únicos comicios que se encuentran en el horizonte cercano del macrismo. Luego de que terminen todas ellas, la agrupación juvenil Jóvenes PRO deberá elegir un nuevo presidente. No se trata de una cosa menor, debido a que quien resulte electo tendrá a su disposición una considerable caja para “hacer política”.
Cuatro son los candidatos que buscarán reemplazar al actual presidente, el concejal de la ciudad de Mendoza, Gustavo Senetiner. Se trata de la subsecretaria de Juventud de la Municipalidad de Vicente López, Verónica Barbieri, quien además comanda a la agrupación en la provincia de Buenos Aires; el actual secretario de Organización Política, Yamil Santoro; el dirigente entrerriano Emanuel Gainza, cercano al senador nacional Alfredo de Angelis; y el coordinador del área de Diversidad e Inclusión de la Fundación Pensar, Pedro “Piter” Robledo.
Los cuatro buscarán conseguir los avalaes de los 70 delegados que se reunirán en una asamblea en noviembre. Todavía no se definió la fecha de los comicios.
El sistema de votación es el siguente: cada provincia cuenta con un presidente partidario que tiene un voto. Además de él, también participan los delegados de cada provincia, que se distribuyen en relación a la población. El número mínimo es 1, mientras que el máximo, que corresponde a Buenos Aires, es 7. Según estimaciones previas a los comicios, la tendencia indicaría una igualdad en partes iguales entre Santoro, Barbieri y Gainza, con pocos indecisos.
Santoro, quien además es asesor de la diputada nacional Patricia Bullrich, es el único de los candidatos que competirá en noviembre que se desempeña en territorio porteño.
“La militancia en la Ciudad, si se demuestra capacidad, se premia con algún cargo. Y al ser la fuerza predominante en ese territorio es bastante simple otorgarlo”, explicó a Qué una calificada fuente de la agrupación.
“Si se tiene en cuenta que se trata de un espacio que viene en una etapa de constante crecimiento, con presencia en casi todas las provincias, es algo muy tentador”, consideró el secretario General de Jóvenes Pro, Gonzalo Turdera.
La elección tuvo un comienzo con algunas turbulencias. A princi-pios de 2015, el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, realizó una reunión con varios referentes para impulsar una lista unificada. Aunque esa medida contó con el aval de Gainza, fue rechazada por el resto.
Lo que sí se pactó allí fue la postergación de los comicios, que tenían que ser en mayo, para que no se pisen con la elección nacional. Esa medida fue presentada por Robledo. Entre los puntos del acuerdo, se estipuló la extensión del mandato de Senetiner hasta noviembre.
El siguiente encontronazo tuvo como protagonista a Gainza. En lo que muchos consideraron un intento de manipular la elección, el entrerriano “movió hilos” para intentar conseguir una modificación del estatuto. En diálogo con Qué, Gainza negó tales acusaciones.

Captura
No son pocos los que indican que su rival principal será Santoro. Ambos aceptan que su relación no es buena y que mantienen muchas diferencias, algunas de ellas bien marcadas.
“Con Yamil tenemos una diferencia en la ideología”, afirmó Gainza, mientras que Santoro remarcó que ambos “son liberales” y que sus problemas pasan por manejos internos.
Barbieri es la tercera pata de la mesa. Su cercanía con Jorge Macri, y el espaldarazo que ganó éste en los últimos días, indicarían que ella tiene una chance concreta de ocupar un lugar en la lista de diputados nacionales del PRO en la provincia de Buenos Aires, motivo por el cual muchos consideran que terminará por declinar sus aspiraciones para conducir la agrupación. Aunque desde su entorno desestimaron esa información. “Puede hacer ambas cosas tranquilamente”, expresaron. No obstante ello, nadie duda de que continuará en su lugar de referente en territorio bonaerense.
El candidato restante es Pedro Robledo, quien se hizo conocido luego de ser agredido físicamente por su condición sexual. Todos coinciden en que es el que goza de mayor instalación en la opinión pública. Como el resto, también tiene su objetivo de cara a octubre, ser el subsecretario Nacional de la Juventud de ganar Macri la Presidencia. “Lo importante es que los demás candidatos puedan hacer lo que dicen. Mi propuesta es que Jóvenes mire a 2019 con la ganas de meter candidatos en listas”, dijo.
Mientras los cuatro candidatos plantean sus proyectos, los ex integrantes de la agrupación, principalmente en la Ciudad, se mantienen ajenos a lo que sucede.
El secretario de Gobierno, Marcos Peña, directamente no tiene intención de meterse, aunque varios referentes le responden a él; el presidente del Ente de Turismo, Fernando de Andreis, tampoco. Lo mismo se aplica a la cabeza de la lista de legisladores porteños, Francisco Quintana y su compañero en la nómina, Maximiliano Sahonero.

Compartir
?