Revista Qué

6 Dic 2016 | elecciones 2017

El FR empieza su armado electoral

El Frente Renovador comenzó a armar su tropa porteña pensando en las elecciones de 2017, con el objetivo de lograr una apertura que incluya a otros sectores políticos, para pisar con más firmeza en uno de los distritos más importantes del país en el que Sergio Massa aún no logró arrancar. El fracaso electoral del […]

El Frente Renovador comenzó a armar su tropa porteña pensando en las elecciones de 2017, con el objetivo de lograr una apertura que incluya a otros sectores políticos, para pisar con más firmeza en uno de los distritos más importantes del país en el que Sergio Massa aún no logró arrancar.

massa-475x277

El fracaso electoral del Frente Renovador en las PASO de Capital Federal del año pasado fue contundente, ya que el candidato a jefe de Gobierno Guillermo Nielsen obtuvo apenas el 0,92% y no logró superar el piso requerido para las elecciones generales.

La cuestionable estrategia del armador porteño Diego Kravetz -hoy secretario de Seguridad de Lanús bajo el mando de Néstor Grindetti- obligó al massismo a replantear su táctica electoral en el bastión del PRO, con apenas un nombre en funciones en el distrito: el legislador Javier Gentilini, que se sumó el año pasado, proveniente de Proyecto Sur.

Gentilini lleva adelante iniciativas que se orientan a estrechar filas con sectores de la centroizquierda porteña, en consonancia con los acercamientos que a nivel nacional muestra Sergio Massa con Margarita Stolbizer (GEN) y también con Libres del Sur, como por ejemplo la reciente participación de Malena Galmarini y diputados del massismo en el reciente encuentro anual de esa fuerza.

El legislador porteño masista, además, busca coincidencias legislativas con el peronismo que conduce Juan Manuel Olmos, con el que mantiene un buen diálogo político.

Cabe señalar, que la necesidad del Frente Renovador de ampliar su alcance electoral también es compartida por el GEN; ya que la experiencia de haber cosechado un 3,5% en las presidenciales obligó a la fuerza de Stolbizer a dejar atrás todo “sectarismo”, tal como lo definiría ella días atrás en el Encuentro del Frente Progresistas.

En esa línea, se viene barajando la posibilidad de realizar encuentros conjuntos entre el Frente Renovador -de la mano de Gentilini-, el GEN -representado por en Capital por Sergio Abrebaya- y referentes porteños de Libres del Sur, como una especie de símbolo que indicaría la misma unión a nivel distrital que nacional.

En el armado porteño del Frente Renovador se encuentra también el diputado Marco Lavagna, quien tiene la función de dialogar con los sectores interesados en acordar con el massismo y también Carlos Hourbeigt, director de la Escuela de Gobierno.

La razón por la cual en el Frente Renovador miran con buenos ojos las alianzas electorales es matemática: suponiendo un techo del 40 al 45% del PRO (con Lousteau por dentro o fuera de competencia), un 15% del kirchnerismo, y un 10% entre la izquierda, partidos pequeños y el voto en blanco, quedaría un tercio del electorado en disputa al que se dirigiría la conjunción del FR, Progresistas y, muy posiblemente, sectores del peronismo no kirchnerista.

Aldo Pignanelli, Florencia Arietto, Carlos López, Gonzalo Forastiero, los diputados nacionales Julio Raffo y Mirta Tundis, y uno de los directores de Acumar, Sergio Federovisky, además de Gentilini (que encabezaría la lista de legisladores porteños), serían los posibles nombres para las candidaturas locales y al Congreso Nacional con los que el partido de Massa, junto a sus aliados, buscará posicionarse de cara al 2019.

Compartir
?