Revista Qué

28 Oct 2015 | Decisión presidencial

Garré deja la OEA para asumir su banca

La embajadora volverá al país el 13 de noviembre. Un mes más tarde, ocupará su cargo como diputada nacional por la Ciudad.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el canciller Héctor Timerman firmaron el decreto que establece la finalización del mandato de Nilda Garré como representante de Argentina en la Organización de los Estados Americanos (OEA) para que el próximo 10 de diciembre asuma su banca como diputada nacional por la Ciudad.

0010318118

“Trasládase desde la representación permanente de la República ante la Organización de los Estados Americanos al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, a la señora embajadora extraordinaria y plenipotenciaria Da. Nilda Celia Garré, quien deberá encontrarse en la República el día 13 de noviembre de 2015”, ordena la resolución gubernamental, publicada en el Boletín Oficial.

El pasado domingo, la lista del Frente para la Victoria cosechó 443.309 votos en toda la Ciudad de Buenos Aires, lo que significó el 22,40 por ciento del padrón. Este resultado le permitirá tanto a Garré como a Axel Kicillof y Andrés “El Cuervo” Larroque ocupar tres bancas en el máximo parlamento argentino.

Si bien el kirchnerismo intentó poner “pesos pesados” en los primeros lugares de las listas con el objetivo de lograr una mejor performance. Pero, al parecer, el efecto fue el opuesto. La boleta de Daniel Scioli sumó 24,09 por ciento, es decir, 28.846 votos más que la del ministro de Economía. El corte de boleta en esta categoría resultó determinante en beneficio de Victoria Donda quien logró renovar la banca.

Lo cierto es que la figura de Nilda Garré está estrechamente ligada al kirchnerismo más duro, así como Kicillof y Larroque. Antes de ser embajadora de la OEA, ocupó el cargo de ministra de Defensa durante la presidencia de Néstor Kirchner y la cartera de Seguridad con Cristina.

Más allá de eso, son días difíciles dentro del  oficialismo. Los resultados poco favorables de Daniel Scioli y la derrota de Aníbal Fernández en la provincia de Buenos Aires generaron un fuego cruzado entre la corriente K con el PJ más tradicional que podría devenir en una fuerte crisis dentro del partido.

Los próximos días serán claves. Tanto dirigentes como militantes del FpV, ya sean más kirchneristas o más “pejotistas” deberán analizar el escenario y replantear su estrategia.

Compartir
?