Revista Qué

22 Abr 2015 | Gustavo Lopez

“Hay que cambiar la matriz política”

Subsecretario en el Gobierno nacional, es el precandidato de FORJA dentro de la Primaria del FpV. “No se puede hablar de evolución sino de cambio. Hay que cambiar la matriz política en la Ciudad”, afirmó a Qué

-¿Por qué es tan numerosa la Primaria del Frente para la Victoria? ¿No puede ser perjudicial?
-En 2013 cometimos el error de no ir a las PASO con una propuesta diversa ante el electorado y esa presentación la capitalizó UNEN. A diferencia de la elección anterior, tuvimos un candidato único y eso hizo que el techo fuera el mismo, hoy tenemos varias candidaturas que nos permiten ofrecer esa diversidad. Es un muy buen paso. Todos sumamos para el mismo frente y el que salga primero se va a llevar los votos de todos.
-¿Y cómo se presenta su lista en ese marco?
-Mi intención es ayudar a sumar en el debate que quiere dar el FpV. Expreso una parte del kirchnerismo en la que tengo el apoyo de mi espacio y el de los partidos Miles, Solidaridad e Igualdad (SI), la Corriente Nacional y Popular, y Convocatoria Popular. En el contenido del debate está nuestra diferencia. Lo importante es no traicionarnos y esto significa que podremos no ganar la elección, pero tenemos que ir con nuestro programa de gobierno.
-Pero el reparto de lugares en la lista legislativa no lo benefició. Su candidato José María di Bello quedó en el puesto 12
-Lo tomo como parte de las reglas del juego. Nosotros apoyamos la lista de Tomada y priorizamos el acuerdo. Aceptamos no tener un lugar expectante privilegiando la competencia a jefe de gobierno y la construcción territorial, que refleja al militante barrial. Hicimos en 10 de 15 comunas listas propias. El SI de Carlos Raimundi lleva la cabeza en dos comunas, Miles de Luis D’Elía en otras dos, FORJA en una, el peronismo encabeza en tres y una parte del Movimiento Evita, que nos apoya, lo hace en la 7.
-¿Cuál es el debate que propone el kirchnerismo?
-Ponemos por delante los derechos a los negocios y creemos que no se puede hablar de una evolución a lo que ocurre hoy como plantea Martín Lousteau. Eso significa acentuar el modelo que existe en la actualidad y dejar todo aún más librado al mercado, profundizar las desigualdades, por ejemplo con la ausencia de una política de vivienda. Hay dos proyectos políticos claros: el neoliberal – conservador y el nacional y popular que encarna el kirchnerismo.
-¿Y ECO qué representa?
-Lousteau en el Congreso y Ocaña en la Legislatura han votado con el macrismo y se han opuesto a todas las grandes estrategias emancipadoras de progreso social de este gobierno. Hablan de evolución porque quieren hacer mejor lo que hizo Macri y eso es profundizar las desigualdades. Nosotros hablamos de cambio, lo que hay cambiar es la matriz política.
-¿Gabriela Michetti y Rodríguez Larreta representan lo mismo?
-Nosotros enfrentamos un modelo. En todo caso Rodríguez Larreta tiene menos prensa amigable, pero es el ejecutor de las políticas de Macri. Y Michetti es conservadora; votó en contra hasta proyectos como la ley de Fertilización asistida, siendo ella mujer. Es decir, condena a las mujeres a pagar cifras extravagantes a la medicina privada para poder quedar embarazadas. Por suerte, en esa oportunidad ganamos nosotros. El Vaticano tiene hoy una propuesta más progresista que la que tiene Michetti en el Congreso.
-¿Es “una primaria por los negocios” como acusan varios?
-Absolutamente es quién garantiza una cosa y quién la otra. Quien garantiza el juego. El gobierno de Macri que no invierte en infraestructura ha gastado millones en todo el país en su campaña política. El macrismo es menemismo por goteo. Querría hacer lo que hizo Menem pero no puede porque el contexto no se lo permite. Entonces, el rol del Estado es inexistente, el mercado manda, y se están desfinanciando los hospitales, las escuelas. El Estado huye de determinados lugares y los ocupa el mercado como negocio inmobiliario o el narcotráfico en algunos lugares de las villas.

LA NOTA COMPLETA, EN EL N° 28 DE QUÉ

Compartir
?