Revista Qué

1 Sep 2015 | Cornelia Schmidt Liermann

Investigan los vínculos de una diputada nacional

Cornelia Schmidt Liermann se encuentra vinculada a una empresa off shore que busca cobrar bonos emitidos durante la última dictadura militar.

La compañía Snowy Sociedad Anónima reclama el cobro de bonos que fueron emitidos en la última dictadura cívico militar; el domicilio legal de la empresa es una propiedad de Mercedes Moreno Klappenbach relacionada con la diputada Cornelia Schmidt Liermann, que integra el espacio liderado por Macri, según publicó el sitio web de noticias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Infojus Noticias.

Moreno Klappenbach es titular de la Asociación de Mujeres Argentinas(AMA), una entidad vinculada al armado político de la diputada Schmidt Liermann. La casa de IKlappenbach en avenida del Libertador General San Martín 16051 figura como el domicilio legal de la empresa que pide el cobro de los bonos emitidos en la última dictadura cívico militar.

0010639578

Moreno Klappenbach puso como representante legal a un familiar, el escribano Nicanor Moreno Crotto, del estudio Moreno Crotto Abogados Por medio de un comunicado Moreno Klappenbach y la diputada Schmidt Liermann indicaron: “Hoy nos toca alertar sobre la posible interpretación y aplicación discriminatoria y unilateral del fallo de la Corte Suprema sobre la Ley de Medios, restringiendo la libertad de expresión”.

El directorio de Snowy esta integrado por los accionistas Julio Carlevaro Carlo, José Ismael Feo Scarsi y Alfredo Acevedo. Estos nombres figuran, también, en otras “127 sociedades inscriptas” en Panamá, país en el que habitualmente se radican diversos fondos financieros.

Dado que la empresa tiene su sede en Panamá, oficinas en Uruguay y un domicilio en Argentina, el titular del Juzgado Comercial Número 12, Hernán Papa, resolvió investigar para determinar si corresponde que el Banco Central pague los 311.893 dólares que le reclama al Estado esta empresa off shore.

Hace una semana el juez citó a los abogados de Snowy y del Grupo Gotelli, que exigió el pago de los Bonos de Absorción Monetaria (BAM) que tiene Snowy en su poder. De allí se resolvió ordenar una investigación contable sobre la firma de capitales extranjeros, que declara tener su origen en Uruguay.

Los bonos en cuestión fueron un instrumento financiero que la dictadura otorgó a los tenedores de seguros de cambio que conseguían la prórroga del acreedor externo. Estos bonos llegaron a Snowy cuando la compañía compró parte de la deuda de la quiebra de Sebastián Badaracco.

Compartir
?