Revista Qué

23 May 2015 | Competencias

Juego: Macri planta a CFK con el convenio

El Gobierno de la Ciudad anunció que no quiere “comprometer a la próxima gestión” y que buscará recuperar las competencias cedidas en 2003 a la Nación. El convenio vence en diciembre.

Luego de varias idas y vueltas, el gobierno de Mauricio Macri le puso punto final a un conflicto de diferencias que no se había zanjado con la Nación en los últimos meses y anunció que no prorrogará el convenio por el que la Ciudad cedió competencias en 2003.

El jefe de Gobierno porteño explicó en un documento que busca así “no comprometer a la próxima administración con un nuevo convenio cuando faltan seis meses para el cambio de autoridades”, al tiempo que manifiesta su intención de “recuperar las potestades, competencias y recursos relacionados con la actividad”.

Se apunta así al convenio celebrado el 30 de octubre de 2003 entre Aníbal Ibarra y Néstor Kirchner coloca a Lotería Nacional como “el organismo de monitoreo y contralor” en la Ciudad. En ese acuerdo, la fiscalización del control de la cantidad de dinero que ingresa a las máquinas corre por cuenta de los mismos empresarios del juego.

A su vez, como resultado del convenio se estableció que la industria del juego debería pagar un canon correspondiente al 35% de su facturación. Ese dinero que ingresaría a las arcas nacionales debe ser distribuido en partes iguales entre ambos poderes ejecutivos.

Ruletka - Kasyno - HazardMacri pegó el volantazo y se distanció del acuerdo que realizó con Cristóbal López en 2013 cuando propuso una ley que eximió del pago de Ingresos Brutos y perdonó la deuda que las empresas del juego tenían con la Ciudad por ese impuesto, con la condición de que aumentará un 3% el canon.

“Los fundamentos son no comprometer a la próxima administración, la necesidad de consolidar la autonomía porteña y recuperar para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la totalidad de las potestades, competencias y recursos relacionados con el Juego” manifestó la Ciudad.

Pero hay algo más. Ahora Cristóbal no respira tranquilo y por ende en el gobierno nacional no cayó para nada bien la noticia. El convenio vence en diciembre y el ingeniero a cargo del gobierno porteño ya decidió no prorrogarlo, medida que debe ser comunicada con 120 días hábiles de anticipación.

La Ciudad está decidida a recuperar la potestad del control del Juego, amparada en la Constitución de la Ciudad. Por caso, el gobierno porteño contrató en forma directa por más de un millón de pesos a la Asociación Civil de Estudios Superiores de la Universidad Austral para la realización de un estudio preparatorio para las transferencias de los organismos nacionales con jurisdicción en materia civil y comercial de la Ciudad.

Compartir
?