Revista Qué

18 Mar 2015 | Camino al Ejecutivo

La carrera por el segundo lugar

El ganador de la batalla saldrá de ECO y del FpV. El kirchnerismo porteño tiene como representantes más fuertes a Recalde, Ibarra y Cerruti. El primero de ellos es el elegido de Cristina. Lousteau y Ocaña apuestan fuerte por quedar detrás del PRO. Los puntos de vista de los consultores y las campañas todo terreno.

Pelear por el segundo lugar. Tal vez suene descabellado, pero ése es el objetivo del Frente para la Victoria y la Alianza ECO (Energía Ciudadana Organizada), en las próximas elecciones para jefe de gobierno.

Aunque el kirchnerismo y la alianza formada por Graciela Ocaña y Martín Lousteau continúan con su discurso de ir por el Ejecutivo, lo cierto es que saben que lo que les queda es el segundo lugar. Ambas fuerzas tienen en claro que será difícil darle batalla al PRO. Y no se trata de hacer futurología, sino más bien de ver los números de los resultados de las elecciones de 2007 y 2011 y las encuestas que dan como favoritos a Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta.

Por citar el caso del Frente para la Victoria, Daniel Filmus declinó ser precandidato en la interna. Todavía tiene el amargo sabor de la derrota ante el macrismo y, con todo, era el mejor posicionado dentro de este partido.

Hace dos meses, el legislador Jorge Aragón le había anticipado a este medio que “Cristina va a elegir al candidato” del FpV en la Ciudad. Y así fue. Mariano Recalde viene del riñón kirchnerista de La Cámpora, la agrupación leal a la Presidenta. ¿Esta elección bastará para mantener el tradicional 20-25% de los sufragios del justicialismo?
Por lo pronto, hay tres aspectos a considerar. Primero: el electorado porteño tiene bien marcada la diferencia entre el FpV y el PRO, con lo cual un integrante de La Cámpora acentúa esta oposición.

Segundo: no son pocos los analistas que pronostican una abrumadora caída de votos del FpV, como consecuencia de la muerte del fiscal Alberto Nisman; las acusaciones de éste hacia la Presidenta y su círculo más cercano.

Tercero: la investigación sobre Recalde que la Cámara Federal lleva adelante por irregularidades en contrataciones de Aerolíneas Argentinas. Y, otra paralela, donde el juez Manuel Rafecas lo investiga por supuesto enriquecimiento ilícito.

Sin título

Por el lado de ECO, Graciela Ocaña mantiene una buena imagen positiva. En 2013, Confianza Pública sacó casi el 6% y dos escaños en las elecciones legislativas. La misma ex ministra kirchnerista se encargó de aclarar que, en caso de ganar la interna frente a Lousteau, le pedirá a éste que sea su vice para competir por la Jefatura de gobierno, con lo cual le cerró las puertas a Fernando Sánchez.

Tanto para Ocaña como para los sectores que conforman la Izquierda en la Ciudad, vale aclarar que hay una marcada diferencia entre las elecciones legislativas y las del Ejecutivo. En el primero de los casos, parte del electorado indeciso se vuelca por la oposición no tradicional, mientras que en el segundo ese porcentaje se inclina más por los partidos fuertes. Este será un camino a desandar para las fuerzas que quieran hacerle frente al PRO.

Los jugadores y sus posibilidades

El otro que sorprendió con su propósito de volver a ocupar el sillón de Bolívar 1 es Aníbal Ibarra. “Ibarra, en las PASO y dentro del FpV, aumentan sus posibilidades, sobre todo si en el kirchnerismo hay más de un candidato”, señaló a Qué el consultor Rosendo Fraga. No obstante, aclaró: “Ganando las Primarias no creo que el ex jefe de Gobierno pueda competir con el PRO, pero sí en el segundo lugar con ECO. Posiblemente Ibarra sea la mejor opción del kirchnerismo para disputar esa posición con ECO”.

A pesar del entusiasmo del ibarrismo, tiene un pasado difícil de olvidar para gran parte de los porteños, como fue la tragedia de República de Cromañón.

Consultado por este medio, desde Ricardo Rouvier & Asociados señalaron: “Ibarra conserva un caudal de imagen positiva importante, y un caudal de votos propios pero no lo vemos ganando las PASO del FpV para jefe de gobierno; y por lo tanto, tampoco lo vemos con posibilidades para la general”.

La otra apuesta del FpV viene desde el lado del sabbatellismo, con la precandidtura de Gabriela Cerruti. La legisladora porteña fue una de las primeras que comenzó a hacer campaña en la Ciudad y aspira no sólo a quedarse con la interna, sino a competirle frente a frente a Gabriela Michetti el 5 de julio próximo.

“Me encantaría que la Jefatura de gobierno se defina entre las dos Gabrielas”, afirmó la diputada. Agregó que “es hora de que a la Ciudad la gobierne una mujer”.

En la vereda opuesta, el PRO tiene una a favor y una en contra. Está claro que todas las estadísticas dan al partido de Mauricio Macri como ganador por amplio margen, y nadie lo asocia con el kirchnerismo a pesar de haberse sacado fotos con Cristina Kirchner en más de una ocasión.

Consciente de esta superioridad numérica, el legislador nacional afirmó: “No tenemos vocación testimonial, tenemos vocación de transformar la realidad. La elección se va a polarizar y los porteños elegirán entre el PRO y ECO, porque representamos el ADN de los porteños. Tendremos unas PASO hiper competitivas”.

“Frente a la inclinación al desorden, nosotros siempre estuvimos todos ordenados. Al otro día de la convocatoria a elecciones presentamos nuestra candidatura. Fuimos la primera alianza que se inscribió”, consideró el precandidato a jefe de gobierno.

“Lousteau es un candidato interesante, pero no lo veo compitiendo con posibilidades de ganar la elección. El distrito está para el PRO”, opinó Mora y Araujo.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N° 23 de QUÉ.

Compartir
?