Revista Qué

1 Sep 2017 | luis zamora

“Para mí, la Ciudad es todo maquillaje”

El candidato a diputado por Autodeterminación y Libertad, en un mano a mano exclusivo con Qué. Luego de perforar el piso de las PASO, el dirigente da su visión sobre la actualidad porteña y del país. Critica el rol de los partidos de izquierda y se muestra escéptico ante una posible unidad. Luego de volver […]

El candidato a diputado por Autodeterminación y Libertad, en un mano a mano exclusivo con Qué. Luego de perforar el piso de las PASO, el dirigente da su visión sobre la actualidad porteña y del país. Critica el rol de los partidos de izquierda y se muestra escéptico ante una posible unidad.

Luego de volver a superar una instancia de primarias, Luis Zamora recibe a Qué en lo que él denomina “su oficina”, el bar La Academia. El histórico dirigen-te de la izquierda ar-gentina aborda distintos temas de la actualidad política de la Ciudad y el país.

-¿Cómo ve la situación nacional?
-Yo veo un país en una grave situación, porque enfrenta una descomposición institucional; es decir, una crisis de representación. Eso significa desprestigio, no sólo de la dirigencia política, sino también de los partidos tradicionales vaciados. Además, es un desprestigio de los tres poderes del Estado. Se vota al menos malo, se vota por rechazo, no por adhesión.

-¿Y en materia económica?
-Hay una situación económica muy difícil. Una crisis en la estructura productiva de la Argentina. La matriz productiva está extranjerizada, concentrada. En el país, esto se está agudizando en los últimos años. Vamos hacia una crisis económica, pero con un desprestigio político extendido.

-¿Cómo ve la gestión de Larreta en Ciudad?
-La cuestionamos mucho. Soy vecino de Villa Crespo desde hace muchos años; el otro día estuve en el Durand porque no había calefacción y sigue sin ella. Tienen la caldera rota, y todo indica que recién a fin de año se va a poder arreglar; es decir, que si vuelve a haber una ola de frío, la van a pasar mal. Afuera está todo pintado. Entonces uno ve desde afuera y parece que estuviera impecable el Durand, y usted entra y no tiene calefacción. Por supuesto, la calefacción no es lo único que falta.

-Entonces, ¿para usted la Ciudad es puro maquillaje?
-Para mí, la ciudad de Buenos Aires es eso: es todo maquillaje. Hay obras que pintan una ciudad distinta, pero los problemas de fondo, los estructurales, están ahí: las condiciones de vida, de falta de vivienda, de trabajo, la situación de calle que aumentó mucho. Toda la zona sur sigue siendo postergada. El gobierno nos ha robado tierras públicas para entregar-las a la especulación inmobiliaria, para seguir construyendo una ciudad para pocos. Porque en todos esos lugares no se van a construir viviendas populares.

-¿A qué votante van a apelar para las generales?
-Tratamos de dialogar con la mayoría que votó al kirchnerismo y con un sector importante que votó al PRO. Porque yo creo que ahí hay descontento, malestar. Hay un sector que está mejor, y que no lo va a mover nadie, porque es bien de Cambiemos. Pero es un sector muy pequeñito el que mejoró en la Ciudad y en el país. La mayoría de la población está galgueando a fin de mes, no le sobra un peso.

-¿Van tras la búsqueda del voto de izquierda que no pasó las Primarias?
-Por supuesto, son votantes que buscaron un camino de izquierda y aspiramos a que nos vean como una izquierda alternativa. Decimos que uno no debe circunscribirse sólo al ámbito de la izquierda para ver dónde puede crecer. Al contrario, no se crece disputando con otro de izquierda. Nosotros eso lo vemos equivocado, aunque tengamos discrepancias y nos mostremos como una izquierda alternativa. Se crece priorizando dialogar con la mayoría del pueblo que no es de izquierda.

-¿Ya dialogan con algún otro espacio?
-Nosotros nos dirigimos a dialogar con quienes votan a los partidos mayoritarios. Porque nuestra propuesta se puede llevar adelante si la toma el pueblo, no hay otra forma para nosotros. Insistimos mucho en la autoorganización, en la autodirección. Nuestra consigna en campaña fue: “Para ajustar a los de arriba, que el pueblo decida to-do”, que es una forma de decir que el pueblo mande en el país, a través de toda una serie de mecanismos de democracia directa que proponemos. Si la mayoría del pueblo no toma nuestras posiciones, no vemos camino.

-¿No se cierran a la unidad?
-Lo electoral es el final, nunca es el comienzo. Si es el comienzo, quiere decir que no se busca la unidad, sino que se busca que cada partido aproveche al otro para tener un cargo. Sí, logra un diputado cada uno, pero no actúa en conjunto después. Siempre los exhortamos a pensar en la unidad con seriedad.

-¿Qué le ofrece Zamora al electorado de cara a octubre?
-Una alternativa para romper la polarización y lo del ‘menos malo’, que es nefasto. Es un proyecto alternativo el que proponemos nosotros. Tratamos de proponer salidas, tanto para la crisis institucional como para la económica.

-¿Cuáles son las expectativas?
-Me parece que tenemos una posibilidad de aparecer como una alternativa creíble y respetable para romper la tendencia del voto al menos malo o el voto útil, que termina siendo gente que vota en contra de lo que siente o desea.

-¿La gente vota en contra de sus propios intereses?
-Nosotros creemos que los cuatro proyectos más votados, Carrió, Filmus, Lousteau y Tombolini son, claramente, proyectos que continúan una estructura institucional y productiva que va en contra de mejorar la situación del país. Por eso le pedimos el voto a la mayoría de la población. A ellos no los votan tan-to por el entusiasmo que puedan generar sus propuestas, sino por rechazo a otro. Es ahí donde exhortamos a romper y a animarse a construir algo alternativo.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #151 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?