Revista Qué

14 Abr 2017 | INFORME FINANCIERO

La Ciudad siguen en deuda

Un informe económico revela que, durante el ejercicio presupuestario 2016, el Gobierno se endeudó en más de 11 mil millones de pesos, 6,32 veces lo que autoriza el presupuesto. Se sospecha de financiamiento de obras en el área metropolitana con recursos de los porteños. Según un informe publicado por el Instituto de Pensamiento y Políticas […]

Un informe económico revela que, durante el ejercicio presupuestario 2016, el Gobierno se endeudó en más de 11 mil millones de pesos, 6,32 veces lo que autoriza el presupuesto. Se sospecha de financiamiento de obras en el área metropolitana con recursos de los porteños.

Según un informe publicado por el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), el ejercicio presupuestario de la Ciudad de Buenos Aires, durante el 2016, cerró con un saldo negativo de algo más de 11 mil millones de pesos. La diferencia surge entre un total de gastos devengados de $ 139.515 millones y de recursos obtenidos de $ 128.452 millones, lo que equivale a 6,32 veces más de lo que autoriza la ley de Presupuesto.

El trabajo publicado hace especial hincapié en un cuestionamiento singular: ¿La Ciudad está financiando a la provincia de Buenos Aires? Por tal motivo, Revista Qué dialogó con uno de los coordinadores del IPyPP, el economista Claudio Lozano.

Consultado en ese sentido, Lozano aseveró: “Creemos que hay dinero puesto concretamente para el desarrollo de la provincia de Buenos Aires. De hecho, todo lo que es el Metrobús, que va en el eje de Cabildo hacia el norte, a la zona de Vicente López y demás, tiene por objeto financiarle la obra a ese distrito. No tenemos elementos para demostrarlo, pero sí tenemos elementos para sospechar, porque no se explica muy bien por qué hay un salto de tal magnitud en términos de gastos, en todos los terrenos, en el último trimestre”.

Ese es otro de los puntos importan-tes que plantea el informe: la existencia de un salto extraño de inversiones y de gastos que se observan entre el tercer y el cuarto trimestre de 2016. El trabajo, coordinado por Lozano y Jaime Farji, expone que “el déficit de 6,32 veces por encima de lo permitido tiene que ver con que, a pesar de que la Ciudad aumentó su recaudación, la expansión del gasto que se produce entre el tercer y cuarto trimestre termina produciendo un aumento monumental del déficit. Es lo que hace que uno sospeche que hay algo raro”, deslizó el exdiputado nacional.

Según fuentes del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, “el crecimiento del crédito vigente sobre el de sanción se explica por la ampliación presupuestaria y por la incorporación de los créditos necesarios para atender las erogaciones derivadas del traspaso de las fuerzas en materia de seguridad no federales, que se acompaña con el incremento de los recursos por Coparticipación”.

En relación al desbalance económico que podría haber generado la transferencia de la PFA a la órbita de la Ciu-dad, el informe del IPyPP sostiene: “El traspaso de la Policía Federal al ámbito por-teño explica parte de la sobreejecución presupuestaria, pero no la totalidad”.

La Ley 5.502 de Convenio entre el Estado nacional y la Ciudad, sobre la transferencia progresiva de facultades y funciones de seguridad en todas las materias no federales ejercidas en el territorio porteño, puede explicar el exceso de gastos en la finalidad Servicios de Seguridad. Sin embargo, en 2016, el monto autorizado a gastar resultó excedido. Según el informe, la sobreejecución del presupuesto sobre los créditos autorizados supera los $ 14.240 de la finalidad de Servicios de Seguridad.

Por otra parte, en relación al gasto por sobre lo estipulado en el presupuesto, desde el Ejecutivo porteño, plantea-ron que “no existe sobreejecución, ya que el presupuesto se ejecuta según el estado del crédito vigente. Y es así que la ejecución del 2016 es del orden del 98 % sobre ese crédito, con lo cual no se superaron las autorizaciones emanadas de las normas”.

Ante el dato concreto que plantea el informe de que la Ciudad concluyó el ejercicio económico de 2016 con resultado financiero negativo de $ 11.063 millones, desde el Gobierno porteño indicaron que “el resultado financiero negativo se explica porque las obras financiadas con el endeudamiento aprobado por la Legislatura son registradas como una Fuente Financiera que no suma como tal en los recursos corrientes o de capital, por lo que impacta sobre dicho resultado”.

En relación a la creciente deuda en dólares por parte de la Ciudad, Lozano explicó: “Si la tasa de crecimiento del endeudamiento supera la tasa de crecimiento de tus ingresos, indudablemente estás en problemas, y eso ya ocurre. Ahora, si además la tasa de crecimiento del endeudamiento es mayor que la de tus ingresos y se da en una moneda que vos no podés producir, como son los dólares, donde la tenés que salir a comprar, es más vulnerable todavía”.
El eje principal de la controversia que postula el trabajo del IPyPP sostiene que el endeudamiento puede deberse a que recursos de la Ciudad se estén utilizando para realizar obras en el área metropolitana.

Las fuentes oficiales del gobierno de la Ciudad respondieron que “es completamente inexacto señalar que se estén derivando fondos a la provincia de Buenos Aires”.

“Los Legisladores deberían estar presentando pedidos de informes sobre cada uno de los ítems que están detallados en el informe, y que tienen incrementos demasiado importantes. La verdad es que no hay ninguna experiencia reciente que permita entender por qué entre un trimestre y otro se puede dar un salto de esta magnitud y, aparte, con una ampliación del déficit que se transforma en 6 veces lo que estaba previsto en el presupuesto original que, por cierto, es lo que explica el aumento del endeudamiento”, finalizó Lozano.

Toma en dólares: alta vulnerabilidad

El economista Claudio Lozano alertó sobre la toma de deuda en dólares en CABA. “El gobierno de Macri, desde que asumió en 2008 y hasta la fecha, incrementó más de un 500 % el endeudamiento de la Ciudad que, predominantemente, es en dólares. Pero la Ciudad sólo tiene recursos en pesos y, en la práctica, va configurando una situación de alta vulnerabilidad porque, ante cualquier circunstancia, conseguir los dólares no va a ser tan sencillo. Este es el dato más complejo de lo que ha sido la administración de Macri en la Ciudad”.
Evolución del endeudamiento

Al fin del ejercicio presupuestario de 2016, el stock provisorio de deuda alcanza los $ 47.174 millones y está compuesta en más del 83 % por títulos públicos.

Este monto alcanza los U$D 2.930 millones e implica un crecimiento del 484 % respecto de los U$D 501 millones al 31 de diciembre de 2008. Durante 2016, la deuda en dólares aumentó 24 %, a pesar de haber pagado vencimientos de deuda por U$D 790 millones durante el ejercicio. Es muy alto el porcentaje de deuda denominada en moneda extranjera (de un 82.6 %), lo que implica vulnerabilidad de las finanzas públicas (cuyos ingresos están completamente denominados en pesos) a las variaciones del tipo de cambio.
En búsqueda de financiamiento externo

En lo que va de este año, las provincias consiguieron financiamiento por 6.598,5 millones de dólares en el mercado de capitales local e internacional. En marzo, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires emitió un nuevo bono en pesos por el equivalente a U$S 530 millones, a siete años de plazo, y con un interés igual a la tasa Badlar (actualmente en 19,25 % anual) más 3,25 puntos porcentuales, lo que se constituyó en la mayor operación en moneda local en el mercado doméstico y con la participación de inversores extranjeros.
Tres datos esenciales del informe

La deuda que arrojó el ejercicio presupuestario de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2016 fue de $ 11.063 millones.

La expansión del gasto de Capital en el último trimestre. Se observa un aumento del 136 % en-tre el tercer y el cuarto trimestre.

El aumento en la recaudación por el incremento en la coparticipación. CABA recibía el 10 % del total del país, ahora aumentó al 22 %.
Pese al incremento de los recursos, continuó el déficit

Según lo estipulado por el informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, en cuanto a la evolución de los recursos, en 2016 se registraron ingresos adicionales a 2015 por $ 46.745 millones (+57,2 %), explicados principalmente por el Impuesto sobre los Ingresos Brutos y los recursos coparticipados que crecieron 35,4 % y 254 %, respectivamente. La recaudación estuvo en el orden de lo esperado, con un 107 % de realización de los ni-veles previstos en la sanción ampliada. Por efecto de la devolución parcial del 15 % de la masa coparticipable retenida hasta 2015 a las provincias para financiar a ANSES, y del aumento en el coeficiente de distribución secundaria para la Ciudad vinculado al traspaso de las funciones y recursos de las fuerzas policiales, el porcentaje histórico de participación de los tributos de jurisdicción nacional en el Presupuesto porteño pasó de 10 % a 22 % en 2016.

¿Qué es lo que se financia con deuda?

Claudio Lozano planteó que la inversión sigue significando lo mismo que significaba al total de gastos y de ingresos. “Eso no cambió. Si no se hubieran endeudado con el aumento de ingresos, hubieran podido financiar el aumento de la inversión. Está claro que acá la deuda va para otro lado. Que por un lado son los proveedores, y el otro lado es el pago de deudas. Me parece que ahora se agrega la posibilidad de que se encuentre un canal para el financiamiento a la provincia de Buenos Aires”.
Larreta sigue el mismo esquema

El exdiputado Lozano expuso similitudes en el manejo de la deuda pública que tuvieron los gobiernos macristas en la Ciudad. “Lo común es el tema del endeudamiento. Cambia el tema de que la Nación empieza a asistir a la Ciudad como no lo había hecho antes. Después, hay algunas cuestiones que empiezan a tener lugar, y que no tenían en la época de Macri. Concretamente, la discusión de la urbanización es un dato novedoso. Durante la etapa de Macri no existió nada de eso”, dijo.

Lozano resaltó que no hay datos que certifiquen cuánto tiene que ver la política de urbanización de Rodríguez Larreta con el real crecimiento del gasto. “Todo lo que han hecho es más pour la galerie, para la tribuna, que en términos reales. Todo lo que presentaron de urbanización de la Villa 31, lo que hicieron con Los Piletones, es lamentable. Las últimas lluvias se en-cargaron de demostrarlo, porque se inundó todo. Fue un verdadero desastre”.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #131 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?