Revista Qué

24 Feb 2015 | Michetti-Larreta

La guerra sin cuartel

La pelea entre Michetti y Larreta desembocó en la renuncia del hermano del jefe de Gabinete. La crisis se agudizó con la designación de Lopérfido al frente del Colón. El aval de Macri y las consecuencias del enfrentamiento.

Todo conflicto tiene una consecuencia y esta vez no fue la excepción. La guerra interna en el PRO, entre Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta, se llevó la renuncia del hermano del jefe de Gabinete y la decisión del gobierno porteño de desistir del sistema de voto electrónico para las PASO (ver página 8).

El balance de las últimas semanas en el gobierno porteño había mostrado que a la senadora la dejaron aislada, que Larreta tenía mejor equipo de trabajo y que, a pesar de contar con una mejor imagen positiva, le iba a ser difícil hacer pie en caso de ganar la interna. ¿Realmente Michetti no tiene peso en la Ciudad? La realidad política parece mostrar otro costado.

La primera pulseada la legisladora la ganó el mes pasado, cuando Mauricio Macri la habilitó para competir en la interna del PRO. La amenaza de Michetti habría sido irse del PRO para formar un partido propio y competir en las Primarias. Su alejamiento hubiese significado un duro golpe para el macrismo, un desmembramiento de su unidad, algo a lo que no están acostumbrados. Desde afuera, siempre se los vio como un equipo.
El precio que tuvo que pagar la senadora fue salir a hacerle campaña al líder del partido para posicionarlo como la mejor opción presidenciable.

El segundo choque de fuerzas llegó este jueves. Fuentes de la subsecretaría de Gobierno -de la cual Augusto Rodríguez Larreta era el titular- le confirmaron a Qué la renuncia de éste a su cargo. La versión oficial es esa; la otra es que el michettismo lo hizo echar por un conflicto desatado a raíz de la designación de Darío Lopérfido al frente del Teatro Colón.

Horacio Rodríguez Larreta nombró a Lopérfido (candidato del jefe de Gabinete para ocupar el cargo de ministro de Cultura) al frente del Teatro Colón, sin contar con el apoyo del titular de Cultura, Hernán Lombardi, hombre de las filas de Gabriela Michetti.

Éste habría sido el desencadenante del hartazgo de la senadora, quien le habría pedido al jefe de Gobierno una señal de respaldo, en vistas de que el apoyo de Macri era todo para Rodríguez Larreta. Se trata de un ingrediente más de la interna de los precandidatos.

¿Por qué Macri castigó a Larreta? Teóricamente, no hay ningún motivo. La cuestión es que el cansancio de la legisladora habría llegado a su límite. Desde que Macri le dio públicamente su apoyo al jefe de Gabinete, los cruces fueron cada vez más frecuentes tanto en la exposición mediática como en el armado de los equipos.

A mediados de febrero, el líder del PRO le pasó factura públicamente a la senadora en el programa de Mirtha Legrand. “Gabriela es buena en lo legislativo”, pero “Horacio tiene siete años de trabajar como jefe de Gabinete; conoce la tarea”.

Los ánimos, lejos de tranquilizarse, crecieron aún más. En las últimas horas, tras la renuncia de Augusto Rodríguez Larreta, Macri volvió a ratificar su apoyo al jefe de Gabinete. “Por todas sus cualidades, que son muchas, Gabriela es la persona ideal” para ser candidata a vicepresidente, señaló.

Al menos tres fuentes consultadas por este medio indicaron que el apartamiento del ex subsecretario no podría haberse efectivizado sin el aval del Jefe de gobierno.

Por otra parte, la versión oficial que desde el PRO le dieron a esta revista es que Augusto renunció a su cargo para dedicarse “exclusivamente a la campaña” de su hermano Horacio, de cara a las Primarias. Colaborará con el armador del jefe de Gabinete y ahijado de Macri, Fernando de Andreis.

Augusto Rodríguez Larreta se desempeñaba como el se-gundo de Monzó, como titular de la subsecretaría de Gobierno. Su paso por la Ciudad se destaca por haber sido el relacionista público del cuestionado Grupo IRSA.

EL CONTROL DE LA CIUDAD

No es un dato menor que Larreta cuente con amplia mayoría en ministerios. Lo respaldan los ministros de Desarrollo Social, Carolina Stanley, de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera; de Hacienda, Néstor Grindetti; de Desarrollo Urbano, Daniel Chain; de Ambiente y Espacio Público, Edgardo Cenzón, y el secretario de Gobierno y mano derecha de Macri, Marcos Peña.

Con Michetti juegan el ministro de Cultura, Hernán Lombardi, y su par de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro. En la Legislatura, Michetti también lleva las de perder. Luego de que el propio Jefe de gobierno les pidiera a sus legisladores que se decidieran a apoyar a uno de los dos, ganó el jefe de Gabinete por once a cinco.

En el medio quedaron el senador Diego Santilli y el vicepresidente 1º de la Legislatura, Cristián Ritondo, lanzados también como precandidatos al máximo cargo ejecutivo de la Ciudad. No obstante, desde su entorno evalúan qué movimientos realizar de cara a la campaña polarizada entre Michetti y Rodríguez Larreta que atraviesa al partido. La posibilidad de inclinarse por alguno figura en agenda.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N°20 DE QUÉ.

Compartir
?