Revista Qué

25 Ago 2015 | De cara a octubre

La táctica electoral

La pretemporada para la competencia de las generales ya culmina. Los frentes en la Ciudad delinearon sus esquemas. Algunos irán de lleno al ataque, mientras que otros se colgarán del travesaño para cuidar votos.

“Los pingos se ven en la cancha”, dice el refrán popular. Los frentes políticos que competirán en la Ciudad en las generales de octubre ya delinearon quiénes serán sus titulares, como también sus suplentes. Los técnicos ya planearon las estrategias de cara a lo que podrían ser los primeros 90 minutos de juego.

En Cambiemos decidieron apegarse a su esquema tradicional, y que hasta ahora le trajo buenos réditos en territorio porteño, pese a haber perdido votos como fuerza en comparación a las anteriores elecciones locales (unos 130 mil). Las perspectivas de crecimiento del macrismo en la Ciudad no son tantas como en otras regiones del país, en donde sí pondrán la lupa.

macri

En lo que respecta al kirchernismo, se cambiará el planteo táctico para conseguir tres puntos más. La apuesta es que las dos estrellas del equipo, el Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, y el ministro de Economía y cabeza de la lista de diputados, Axel Kicillof, conformen la dupla ofensiva. La franja de Rivadavia será por donde buscarán acercarse al arco rival.

En el FIT ya saben que se colgarán los once del arco. Al PO porteño no le simpatiza que la fórmula presidencial sea del PTS, por lo que sólo harán campaña por diputados nacionales. Progesistas, en cambio, aguarda que Lousteau salga del banco. Y el massismo tratará de repetir la buena y sorprendente performance del 9 de agosto.

Cambiemos

En Cambiemos el tiempo de análisis y reflexión sobre el desempeño del frente en las PASO nacionales terminó. Luego de evaluar los puntos fuertes y débiles que se tuvieron hace tres se-manas, se diseño la estrategia para darle comienzo a la campaña.

Los principales referentes de la alianza ya fueron distribuidos a lo largo y a lo ancho del territorio nacional. La campaña en la Ciudad quedó a cargo del secretario de gobierno y mano derecha de Mauricio Macri, Marcos Peña. El dividirá su tiempo entre la coordinación de los esfuerzos nacionales, es el jefe de campaña de Macri, y la porteña.

“La estrategia no cambiará mucho de lo que se realizó hasta ahora Horacio (Rodríguez Larreta) hará timbreos todos los días, y Mauricio (Macri) dos veces por semana”, explicaron desde el entorno de Peña. Tampoco harán énfasis en alguna zona o comuna de la Ciudad. “La gestión del PRO tiene un 74% de aprobación en la Ciudad, Mauricio, una imagen positiva del 64%, no se vota una candidatura, sino una idea”, añadieron.

El enigma en la Ciudad será cómo participará en la campaña el radicalismo. Las heridas por las sucesivas derrotas, primero en los comicios locales y luego en los nacionales, no crearían el mejor clima. “El radicalismo está encolumnado detrás de (Martín, diputado nacional y ex candidato a jefe de gobierno) Lousteau, quien fue uno de los principales promotores de competir en las
listas de diputados nacionales. Es difícil saber cuánto se va a jugar el partido”, recordó una calificada fuente de la UCR. Todo indicaría que no participarían de forma activa de la campaña. Directamente no tendrían ninguna.

No obstante ello, el mismo informante remarcó la buena relación que existe entre Macri y el histórico operador radical Enrique “Coti” Nosiglia, quien además es el padrino de bautismo de la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y que tuvo también un rol muy importante en la Convención del partido en Gualeguaychú, en donde se concretó la alianza con el PRO.

Desde el macrismo, no obstante, sostienen que habrá un compromiso ya pactado con el radicalismo, y que “trabajarán juntos” para la campaña de Cambiemos en la Ciudad. La cabeza de la lista de diputados nacionales, Patricia Bullrich, también comenzó a planear cómo serán sus próximas semanas. “Por estos días se van a terminar de delinear los ejes, pero lo más seguro es que se haga foco en el contraste presidencial y se ponga la campaña en esa clave”, explicó uno de los asesores de la diputada nacional.

El jefe de Gabinete, como se mencionó anteriormente, también tendrá un papel importante en territorio porteño, pero no será el único. Además de sus labores diarias, fue nombrado como el encargado de monitorear y coordinar la campaña en la provincia de Santa Fe.

La compañera de fórmula de Macri, la senadora nacional Gabriela Michetti, tampoco se mostrará en la Ciudad. Ella hará campaña principalmente en el norte del país junto a la diputada nacional Elisa “Lilita” Carrió. El conurbano bonaerense será comandado por el intendente de Vicente López y primo del Jefe de go-bierno, Jorge Macri. El interior de la Provincia con mayor población del país, correrá por cuenta del ministro de Gobierno y principal armador político de Macri, Emilio Monzó.
La Tercera sección, en donde tuvo un desempeño que preocupó a varios tendrá como referente al legislador porteño y esposo de Stanley, Federico Salvai.

El vicepresidente primero de la Legislatura, Cristian Ritondo, volverá a comandar los esfuerzos en el municipio de La Matanza, una provincia dentro de Buenos Aires. Allí en Cambiemos saben que estará uno de sus mayores desafíos debido a la falta de infraestructura. El ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, también supervisará en territorio bonaerense. Aunque perdió en la interna en San Isidro, coordinará los esfuerzos en la Primera sección.

Frente para la Victoria

Para el segundo tramo de la campaña en la Ciudad, el Frente para la Victoria empleará una estrategia distinta a las PASO: los candidatos a diputados nacionales y la fórmula presidencial harán campaña conjunta.

El puntapié inicial fue días atrás, cuando el comando de campaña del Partido Justicialista y el FpV se reunieron en la sede que el PJ tiene en territorio porteño. Allí esbozaron los primeros lineamientos que seguirán tanto los candidatos a legisladores como Daniel Scioli y Carlos Zannini.
Según le comentó a Qué el apoderado del PJ porteño e integrante de la mesa chica, Fernando Barrera, la idea es ir de menor a mayor, dado el desgaste electoral de la Ciudad, ya que va a afrontar la quinta elección en menos de 10 meses.

scioli

El objetivo estará puesto en levantar alrededor de 2 o 3 puntos la elección pasada. En territorio porteño, la fórmula Scioli-Zannini sacó el 23,25 por ciento, lo que equivale a 419.325 votos. El candidato del FpV necesita, al menos, 8 puntos más a nivel nacional para prácticamente asegurar el triunfo en primera vuelta.

El armado de la campaña está compuesto por todo el aparato K en la Ciudad: el sciolismo, con Gustavo Marangoni y Fernando Barrera; La Cámpora con Axel Kicillof, Mariano Recalde, Andrés Larroque y Juan Cabandié; el PJ, con Javier Andrade y Víctor Santa María. A ellos se suman comuneros y legisladores electos, como Carlos Tomada, y una histórica del recinto porteño, Gabriela Alegre.

La meta de máxima “es alcanzar los 28 ó 29 puntos. Pero con 2 ó 3 puntos más (26 ó 27 puntos) estaría bien. Vamos a for-talecer el trabajo sobre los que no están convencidos de la propuesta del FpV y progresistas que no votaron a Macri”, le dijo a este medio el apoderado del PJ porteño.

“También quedó plasmado que hay un techo de más del 50 por ciento que no votó a Macri en la Ciudad. Hay un 53 por ciento que no lo eligió. De ahí, un 23 por ciento que lo hizo por el FpV. El 30 por ciento restante se volcó por el Frente Renovador, Progresistas, etc. Sobre ese electorado tenemos que trabajar para conseguir el 10 por ciento, lo cual sumaría entre dos y tres puntos a nivel nacional”, agregó Fernando Barrera. Y recordó: “Daniel sacó más o menos lo mismo que Mariano Recalde en la Ciudad, y esperamos contar con ese piso”.

El trayecto conocido como eje Rivadavia cruza prácticamente toda la avenida. Por allí desfilaron los candidatos en la campaña para las Primarias y, antes de esto, también los postulantes a jefe de gobierno.

Para fortalecer tanto la imagen de Scioli y de Kicillof, la idea es generar una campaña con mucha presencia en la calle. Por eso, según le confirmaron a este medio desde la mesa chica del FpV, harán hincapié en el eje Rivadavia, con la instalación de 100 mesas. Abarca las Comunas 3 (desde Balvanera y San Cristóbal), 5, 6 y 7, y algún sector de la comuna 10 (Floresta y Villa Luro). El partido quiere llegar a poner 500 mesas por cada fin de semana, y elaborar un discurso para captar a la clase media que no vota a Macri, y que hoy no encuentra representación en el FpV.

Como ya es costumbre en el kirchnerismo porteño, otro de los sectores que no descuidarán serán las villas. Precisamente, y tal como se esperaba, Kicillof ganó en la Comuna 8, que comprende Villa Lugano, Villa Riachuelo y Villa Soldati. Previo a las PASO, el ministro de Economía recorrió dos veces Lugano. Allí también había hecho centro de recorrido Mariano Recalde, cuando era candidato a jefe de gobierno, hasta el punto de que cerró su campaña junto a Cristina y todo el comando de La Cámpora.

Otro punto a favor del FpV en la Ciudad es que, días antes del 9 de agosto, la cuarta candidata a diputada nacional, Victoria Montenegro, inauguró su local en la Comuna 8. Desde allí, la referente de Alicia Kirchner y Kolina en territorio porteño se encargó de dirigir las visitas a locales comerciales y distintas actividades por los barrios.

Un punto importante para la campaña también son los barrios de Parque Chacabuco y Flores, epicentro de descontento hacia el PRO por la instalación de bares. Allí, Scioli cosechó el 25, 22 por ciento en las PASO. La estrategia del FpV irá de manera gradual. Scioli aparecerá en la Ciudad en los actos más importantes, como ya lo hizo en la primera etapa, como fue Parque Norte, donde recibió el respaldo de gobernadores y otros dirigentes.

Por el lado de los candidatos a diputados, Andrés Larroque parece haber limado asperezas con Juan Cabandié, luego de la disputa en la interna de La Cámpora por el control de la agrupación en la Ciudad. Ahora, el ex compañero de fórmula de Daniel Filmus se sumó a la campaña porteña, cuando en las Primarias no dio señales de respaldo. En la etapa previa se encontraba en Santa Cruz, junto a Máximo Kirchner.

Las diputadas porteñas Gabriela Alegre (alienada a Cabandié) y Paula Penacca (de lado del “Cuervo”) aportarán desde lo territorial. La última siempre se desempeñó con actividadces de asistencia en las zonas más postergadas. Desde la mesa chica del FpV creen que Scioli cosechará más votos en las elecciones del 25 de octubre, respecto de las PASO.

Frente Renovador

Para el segundo tramo de la campaña, el massimo porteño la dividirá en tres etapas: visitas a sectores de la producción; segundo, mucha actividad en la calle; tercero, propaganda de las propuestas.

“Se va a reiterar la campaña en la calle. Terminamos la etapa anterior con varias mesas instaladas, porque es importante el contacto directo con los vecinos, no sólo con los porteños sino con los que entran en el Conurbano. Apuntamos a incrementarla, apostando a la relación cara a cara con el vecino, y trabajar en función de aquellos que no nos votaron y a los indecisos”, le dijo a Qué el diputado porteño y coordinador general del Frente Renovador en la Ciudad, Javier Gentilini.
“Si bien hemos tenido mayor cantidad de votos en la zona Sur, la campaña va a ser en toda la Ciudad. Seguramente también nos centraremos en el Corredor Rivadavia, para adelante y atrás”, agregó Gentilini.

massa

Por otra parte, el legislador comentó que no hubo sorpresa por la buena performance lograda por el partido en las Primarias (el 12,35%). Tanto en esa instancia como de ahora en adelante, se realizaron y se harán “actividades más puntuales con distintas entidades como pymes. Vamos a hacer lo mismo. Por ejemplo, Marco Lavagna estuvo en una fábrica en Barracas, y una reunión en la Cámara de Chacinados, en Mataderos”, señaló el diputado porteño.

Sergio Massa no sólo es el líder del partido, sino el eje fundamental también en la campaña porteña. El ex intendente de Tigre aparecerá cada tanto en las recorridas y actos junto a Roberto y Marco Lavagna, Gentilini, Carla Pitiot y militantes. “Los resultados nos llenaron de optimismo y fuerza para seguir adelante”, dijo el primer candidato a diputado tras las PASO. Esperan que los números se repitan.

Progresistas

Progresistas se sumergió en una etapa de reflexión después de los resultados de las PASO. Los casi siete puntos promedio que obtuvo Margarita Stolbizer en las elecciones sorprendieron a varios dirigentes en la Nación y en la Ciudad, en particular, donde se consideraba que tenía un voto Progresistas a partir de la que fue la experiencia de UNEN.

En ese sentido, una de las estrategias en las que se trabaja es en cómo llegar a los votantes de Martín Lousteau en las elecciones generales. En el sector de Progresistas apelan a que pueden subir escalones a partir de un electorado descontento con la alternativa que propone el macrismo.
Victoria Donda manifestó de manera pública que irá tras el voto que obtuvo el líder de Eco en las elecciones porteñas. Hay confianza dado que piensan que el economista hará campaña por la líder de Progresistas, dado que Ernesto Sanz y Elisa Carrió, los otros presidenciables de los partidos que lo apoyaron, no lograron superar a Mauricio Macri en la interna de Cambiemos.

Desde el frente aguardarán hasta que el economista haga explícito, como dijo antes, su apoyo y así poder aspirar a crecer hasta 10 puntos.

Frente de Izquierda

La fórmula presidencial del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), compuesta por los diputados nacionales Nicolás del Caño y Myriam Bregman afrontará un serio reto en territorio porteño ya que el Partido Obrero (PO), que predomina en la Ciudad, no ve con buenos ojos hacer campaña por dos candidatos oriundos del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

Es por ese motivo que los esfuerzos estarán puestos en lograr que la cabeza de la lista de diputados nacionales, Gabriel Solano, que sí es del PO, consiga una de las doce bancas en disputa.

“La estrategia es captar los votos que se distribuyeron en todos los sectores de izquierda, para así lograr un 6% de los sufragios”, explicó Solano en diálogo con Qué. Desde el PO, adelantaron además que la campaña dará inicio el primero de septiembre, y que el objetivo será apelar al corte de boleta, debido a que reconocen las dificultades que tendrá la fórmula presidencial para alcanzar un buen resultado. “Campaña por el voto legislativo” será el lema en el que se centrarán. Solano, además, explicó que las elecciones universitarias servirán de muestra para saber el nivel de penetración en el electorado juvenil.

 

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA N° 46 DE QUÉ.

 

Compartir
?