Revista Qué

13 May 2015 | Luis Zamora

“La unidad de la izquierda tiene que darse por trabajo”

Candidato a jefe de gobierno por Autodeterminación y Libertad, pide un acuerdo perdurable en el debate de la izquierda y plantea la afectación de la rentabilidad empresaria. Exige otra ley de Comunas

-Pudo superar las PASO con poca difusión y fue la sorpresa. ¿Cómo analizó el proceso?

-En realidad, somos críticos de las PASO. Es un instrumento muy antidemocrático y restrictivo. Es increíble que una fuerza como la de Lozano se haya quedado afuera por poco. Fue difícil, transitar la pelea sin recursos como nos pasó a nosotros. Lo vemos como un logro por superar ese obstáculo que busca invisibilizar a agrupaciones como la nuestra, frente a la inmoralidad de los gastos que tuvieron otros gastos.

-¿Inmoralidad?

-Gastar en una interna de estas características es dilapidar fondos. Los partidos han puesto al desnudo que no tienen funcionamiento interno. No se puede aceptar que se gasten fortunas en publicidad, en gigantografías, incluso partidos de izquierda. Es inescrupuloso. La campaña debe ser mano a mano, en las esquinas, charlando con los vecinos.

-¿Y cómo proyecta lo que queda hacia las generales?
-Esperemos que ahora se discutan los problemas de fondo, es decir las condiciones de vida de los porteños en un marco nacional. La economía argentina viene de tres años de economía cero. Hasta ahora, el PRO instaló que lo que se discutía era su interna, como si fuera el problema fundamental.

-¿Cuáles son entonces los  problemas de fondo?
-La condición de las villas, sin agua y cloacas, es una bofetada a la inclusión. Debe haber un impuesto a los bancos para solucionar el problema de la vivienda, y el incumplimiento de la urbanización de villas, además de las dificultades que tienen miles de jóvenes y familias que sostienen un alquiler. Otro problema es la falta de vacantes. Es una burocracia inhumana manejarse con un sistema online, a secas, sin el contacto con padres y docentes.

-¿Cómo se actúa?
Nosotros creemos que hay que afectar la rentabilidad empresaria. Las empresas más poderosas del país tienen asiento en la Ciudad de Buenos Aires, y hay que discutir medidas impositivas; tienen que pagar una tasa de ABL más alta, pero en función de la cantidad de ingresos. Hay que conformar un presupuesto para atender esas necesidades y el resto de las que aparecen. Es evidente que en el PRO hay una visión de exclusión, nada de esto está en discusión.

-Logró 1% menos de votos de los que se necesita para colocar un legislador. ¿Cómo buscará captarlos?

-Nosotros planteamos propuestas que no se pueden llevar a cabo sin una mayoría, por eso nos dirigimos a la mayoría de la población. Tenemos posibilidad de crecer. Prácticamente 30 o 40% de la población supo que nos presentamos y un sector nos votó. Lo logramos los últimos cuatro días. Valoramos mucho que la gente de izquierda nos mire.

-Pero un votante del PRO puede ser esquivo a sus planteos-No estoy tan seguro. Mayoritariamente puede serlo. Pero el voto va y viene, está agarrado con alfileres. En la Ciudad, Cristina Fernández ganó las elecciones para presidente en 2011 y el macrismo hizo campaña en contra. A los dos años, el FpV los perdió. El votante del macrismo, no es alguien a quien nosotros descartamos.

-¿Qué piensa de la seguridad?
-Hay que atender de inmediato la violencia social, que es producto de la exclusión, y el crecimiento del delito organizado, que avanza. Hay lugares territorializados y en muchos, la
autoridad es el narcotráfico y la Policía Metropolitana, la Federal, o la Gendarmería, disputan quién se queda con el negocio, pero también hay funcionarios judiciales y políticos implicados. Hay que investigar esa cuestión.

-Hay un debate clásico por la unidad de la izquierda. ¿Es posible?
-Es muy deseable. Pero debe darse en la lucha cotidiana. Hay acuerdos electorales que duran sólo en la elección y que después se rompen. La participación electoral es una de las luchas, pero el acuerdo debe ser consecuencia de un trabajo perdurable y en el tiempo. Hay que buscar una alternativa. No se puede empezar por lo electoral, pero hoy no hay ningún proyecto serio de unidad.

Compartir
?