Revista Qué

3 Sep 2015 | Internas de izquierda

Largo camino hacia la unidad

El PTS y el PO-IS intentarán dejar atrás sus rispideces para diseñar una campaña unitaria hacia el 25 de octubre. Cómo jugarán los partidos afines que quedaron afuera luego de las PASO. El rol de Autodeterminación y Libertad y las consecuencias de la interna.

La unidad de la izquierda parece utópica. Si bien desde todos los espacios son reiterados los llamados a conformar una gran alianza, no se vislumbra un acuerdo en el horizonte. En la Ciudad, tan sólo dos partidos lograron superar el piso restrictivo de las PASO nacionales y competirán en octubre: el Frente de Izquierda y Autodeterminación y Libertad. El FIT es el espacio más fuerte. Fundado en 2011, está integrado por dos grandes bloques.

El Partido Obrero e Izquierda Socialista, por un lado; y el Partido de los Trabajadores Socialistas, por el otro. En las elecciones porteñas, el frente convino presentar una lista única comandada por el binomio Myriam Bregman (PTS) y José Castillo (PO-IS) para la Jefatura de Gobierno. Un mes más tarde, la crisis comenzó a profundizarse y en las Primarias nacionales presentaron listas separadas, tanto a nivel presidencial, provincial como local. Como consecuencia de la interna, el PO ganó en 10 provincias y en la Ciudad de Buenos Aires, mientras que el PTS se quedó con las 13 provincias restantes y ganó a nivel nacional.

izquierda

 

Una semana después de conocerse los resultados, el Comité Nacional del PTS hizo un especial llamado al Partido Obrero e Izquierda Socialista para “diseñar una campaña común y unitaria” para que el 25 de octubre el FIT “se fortalezca multiplicando los votos obtenidos en las PASO y conquiste nuevas bancas en el Congreso Nacional y en las legislaturas provinciales”. Hubo acuerdo. “Ya hicimos una reunión y se empezó a planificar la campaña conjunta. Hay plena voluntad de hacerla”, confesó a Qué José Castillo, candidato al Parlasur por la Ciudad y referente de IS. Si bien reconoció rispideces entre ambos espacios que llevaron a la interna, deben seguir adelante en pos del proyecto. Necesariamente debían hacerlo ya que luego de las PASO, las listas a diputados quedaron conformadas por representantes de todos los partidos que integran el FIT.

Además, desde ambos bloques plantearon la urgencia de actualizar el programa que deja la puerta abierta a la posibilidad de sumar más espacios adeptos a la gran coalición. En este punto es donde el Frente de Izquierda se ha mostrado más reticente. Las alianzas “porque sí” no son vistas con buenos ojos, cuestión que quedó en evidencia tras el acuerdo entre el MST y Proyecto Sur.

Acuerdos y apoyos

Desde el Frente de Izquierda apelan a captar los votos de los partidos afines que quedaron afuera. El MST, Nuevo MAS y Frente Popular deberán ahora definir a quién apoyarán en octubre. “No cabe duda de que MAS y MST van a apoyarnos. Más allá de las organizaciones van a llamar a votar al FIT”, confió a este medio el legislador porteño electo por la banca rotativa del FIT, Patricio del Corro. Y no está errado. A pesar de las fuertes críticas a la negativa de conformar una gran alianza, el Movimiento Socialista de los Trabajadores ya hizo pública su inclinación por el FIT. “El voto al FIT puede ser la única opción válida desde la izquierda para los trabajadores y la juventud y contra el ajuste”, se sinceró Sergio García, dirigente del MST, en un comunicado en el que apeló, también, a la necesidad de superar las limitaciones del armado actual para lograr ampliar la unidad y discutir cómo ser opción al gobierno actual.

En cuanto al Frente Popular el panorama aún es poco claro y las posiciones son encontradas. Para Del Corro, una parte de los votantes de Víctor de Gennaro migrarán hacia el FIT. Castillo, en tanto, no se mostró tan esperanzador y presupone que, al tratarse de un partido más de centro-izquierda, optarán por Margarita Stolbizer. Desde el seno del partido las cosas tampoco están muy claras. Martín Iommi, quien fuera candidato a diputado nacional por CABA del Frente Popular, negó que haya una definición en conjunto como alianza, sino que cada partido definirá su postura.

“Particularmente, no comparto la idea de que si un espacio quedó afuera deba manifestar su apoyo por otro partido. Entiendo a dónde apunta, pero no son dueños de los votos”, indicó en diálogo con Qué y aclaró que, hasta el momento, la única referente del armado que se manifestó a favor del FIT fue Patricia Walsh.

El caso de Luis Zamora es paradigmático. En 2013, el líder de Autodeterminación y Libertad se presentó como candidato a Diputado nacional por la Ciudad, categoría en la que se enfrentó a Jorge Altamira (FIT). El resultado no fue para nada bueno y ninguno de los dos logró ingresar al Congreso. Si hubiesen conformado una alianza, el destino hubiese sido otro. Sea como fuere, Zamora ya expresó previo a las PASO el apoyo a la fórmula presidencial del FIT, pero la batalla se desatará en la boleta le-gislativa, donde el líder de Autodeterminación y Libertad sumó más de 55 mil votos.

Las negociaciones seguirán su curso en las próximas semanas. En el FIT ya tienen pactadas diferentes reuniones para poner a punto la campaña unificada. De más está decir que deberán “sacar los trapitos al sol”. A pesar de que hay luz al final del túnel, deberán limar asperezas de cara a octubre. Por lo pronto, ya cuentan con el apoyo del MST y Nuevo MAS que, en total, contabilizaron más de 18 mil votos. Nada mal teniendo en cuenta que el objetivo de la izquierda está puesto en los parlamentos a lo largo y ancho del país. Más allá de las divergencias, en el horizonte hay una oportunidad de unidad. Por ahora, sigue lejos.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICION N° 47 DE REVISTA QUÉ.

Compartir
?