Revista Qué

14 Jun 2017 | CRISIS SOCIAL

Larreta mira para otro lado

Mientras aturden con anuncios de campaña, el Gobierno porteño hace la vista gorda con una realidad social que golpea duro. Alarmantes datos sobre desocupación, malnutrición y mortalidad infantil salen a luz, al tiempo que Larreta sigue subejecutando el presupuesto de asistencia social. Al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta no le estarían cerrando los números. En […]

Mientras aturden con anuncios de campaña, el Gobierno porteño hace la vista gorda con una realidad social que golpea duro. Alarmantes datos sobre desocupación, malnutrición y mortalidad infantil salen a luz, al tiempo que Larreta sigue subejecutando el presupuesto de asistencia social.

Al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta no le estarían cerrando los números. En los últimos días, se dieron a conocer distintos informes que revelan estadísticas preocupantes. Las cifras denotan el déficit en materia de políticas sociales de la administración porteña. Los datos dispararon la alarma de centros de estudios socia-les, de organizaciones no gubernamentales y de la oposición.

Mientras tanto, desde el oficialismo, se hace un silenzio stampa. En clave de campaña electoral, el Jefe de Gobierno anuncia megaobras que rebotan en la virtualidad de los medios y las redes sociales. Pero, en el sur de la Ciudad de Buenos Aires, otra realidad golpea duramente a los vecinos porteños más desprotegidos.

Los relevamientos abarcan diferentes cuestiones, como la desocupación, la malnutrición, y la mortalidad infantil, entre otras problemáticas. Paradójica-mente, el distrito más rico del país presenta una enorme desigualdad social. Distintos actores políticos y sociales cuestionan la falta de implementación de políticas de Estado que reviertan una situación que no tiende a mejorar.

El ISEPCi (Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana) e INNOBA (Investigación para una nueva Buenos Aires), espacios de investigación social, junto a la organización Barrios de Pie, realizaron un relevamiento nutricional en algunos de los barrios más vulnerables de la Ciudad. El “Indicador Barrial de Situación Nutricional”, como se llamó el trabajo de campo, arrojó resultados alarmantes. El 49 % de los niños y adolescentes (entre 2 y 19 años) sufre problemas de malnutrición. Las variantes de la misma van desde el bajo peso a la obesidad.

La muestra determinó también que el 10 por ciento de los menores relevados presenta un índice de masa corporal (IMC) insatisfactorio para sus edades. El 8% tiene baja talla y el 2% restante corre riesgo de seguir el mismo camino.
Isaac Rudnik, director del ISEPCi, en diálogo con Qué, comentó que la muestra se realizó en diferentes provincias y ciudades de la Argentina. Al respecto, Rudnik expresó que “los resultados de la Ciudad de Buenos Aires presentan un porcentaje más elevado que en el resto del país”. El investigador aseguró que “la causa de fondo es la continuidad durante va-rios años de una situación de pobreza estructural en la que están sumidos esos sectores, y el tipo de políticas públicas que se llevan adelante para atender a estos sectores más vulnerables”.

Laura Velasco, integrante del Consejo Económico y Social de Buenos Aires, comentó que “los datos de pobreza e indigencia son más graves, más preocupantes en la niñez”, y planteó su preocupación porque dice que los números oficiales revelan que hay una ‘infantilización de la pobreza’. Velasco también destacó que son “cifras alarman-tes, y nuestras pibas y pibes están en peligro”.

Carlos Tomada, titular del bloque del Frente para la Victoria (FpV) en la Legislatura, planteó, respecto a los últimos datos en materia social, que “desde hace un año y medio que, en la Ciudad, empeoran todos los indicadores sociales. Esto es avergonzante, siendo que la Ciudad de Buenos Aires es un distrito rico”. Un punto neurálgico es cuánto se ejecuta del presupuesto destinado a cuestiones sociales. En este sentido, Tomada manifestó que, “hasta el primer trimestre de este año, se ejecuta-ron solamente 196 millones de los 1000 millones de pesos asignados a la Dirección de Niñez”.

Otro tema preocupante es el aumento de la tasa de mortalidad infantil. El año pasado trepó al 7,2 %, subiendo 1,2 puntos con respecto al 2015, año en el que se alcanzó el registro histórico más bajo. En 2016, fallecieron 282 menores de 12 meses, 36 bebés más que el año previo. Legisladores del FpV presentaron un proyecto que declarara la preocupación sobre el tema, iniciativa que fue rechazada por el oficialismo y por sus aliados en el recinto.

Para finalizar, Carlos Tomada criticó la inacción del Ejecutivo porteño ante la acuciante situación que se vive: “La Ciudad ignora es-ta realidad, no tiene una sola política orientada a atender la evidente emergencia social”.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #140 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?