Revista Qué

15 Jul 2015 | Lo que pone en juego

Las cartas de Martín Lousteau

Conformó detrás de él un sólido bloque que lo respaldó frente a las críticas de dirigentes de los mismos espacios que lo promovieron desde un principio. Los presidenciables redoblaron su apoyo en él. Su rol en los posicionamientos políticos futuros es la incógnita.

“Martín Lousteau no vino a competir a esta elección para ver qué pasa, tiene una vocación”. La frase corresponde a un dirigente radical porteño y busca explicar en cierta medida las especulaciones que giraron en torno del futuro del candidato de ECO en la última semana.

Hacia adelante, tiene como desafío convertirse en el líder de la oposición porteña y consolidar un heterogéneo armado que le responda, si es que no es electo el próximo domingo, así como gobernar con una Legislatura en su mayoría opositora si, eventualmente, se alza victorioso.

ECO contará con 14 miembros a partir de diciembre, frente a los 28 que sumará el macrismo y los 13 del kirchnerismo, además del resto de los pequeños bloques. “No le será nada fácil cualquiera de los dos objetivos”, repiten desde el PRO, donde creen que el armado puede llegar a romperse.

Pero esa opción es descartada de plano desde el frente que genera preocupación en el oficialismo porteño y, en cambio, se enfocan en destacar lo logrado. ¿Qué pone en juego ECO? “Todo es ganancia” resume el diputado radical Hernán Rossi.

Energía Ciudadana Organizada logró desplazar al kirchnerismo como segunda fuerza y ge-neró un escenario distinto. A decir verdad, Lousteau representa un potencial daño a la precandidatura a presidente de Mauricio Macri tanto si le moja la oreja a Horacio Rodríguez Larreta, como si llega a imponerse. La cercanía de la elección y el bastión porteño juegan como factores decisivos.

La incógnita que se abre es la cobija en la que se recostará el dirigente luego del 19 de julio, si es que cae derrotado. “En ECO hay fuerzas nacionales que tienen precandidatos presidenciales. Yo voy a apoyar a nuestros tres precandidatos presidenciales con los equipos” afirmó Lousteau a lo largo de toda la campaña.

Elisa Carrió y Ernesto Sanz, dentro de Cambiemos, y Margarita Stolbizer, por el frente Progresista, conforman el abanico de apoyo del líder de ECO, una oferta que cambiará en poco menos de un mes, luego de las Primarias nacionales y que hace difícil una ubicación futura.

El partido amarillo ha dicho en su momento que Cambiemos no será un gobierno de coalición en caso de llegar al poder, eso acota las esferas de poder que puede llegar a tener la Coalición Cívica y la Unión Cívica Radical en un hipotético gobierno nacional de Macri, quien aparece como el postulante más competitivo del frente.

lousteau las cartasRadicales y “lilitos” de la Ciudad no se muestran preocupados por el impacto que pueda tener Macri a partir del balotaje; están concentrados en la cons- trucción local. “Hay mucho más camino recorrido con los partidos en alianza a nivel local que con los que compartimos en Cambiemos”, resaltan.

Lucas Llach, el precandidato a vicepre-sidente de Ernesto Sanz, se manifestó en el mismo sentido desde el búnker de Lousteau el 5 de julio. “Es una discusión de políticas públicas dentro de espacios y gente que no está de acuerdo con el Gobierno nacional. Es el estilo de competencia que queremos en Cambiemos, que es lealmente qué quiere hacer uno, qué quiere hacer otro”, le dijo a Qué.

Por su parte, Lousteau encargó de eliminar un elemento especulativo. “El PRO sale a decir que hay que votar a Horacio Rodríguez Larreta porque de todas ma-neras yo voy a ser luego ministro de ellos. Es otra operación más, nunca aceptaría un cargo en el PRO”.

 

El debate de Cambiemos

Martín Lousteau ofreció una gran interna con el PRO que, dicen desde el mismo espacio que ahora busca destronar al partido amarillo, el propio Mauricio Macri boicoteó. Sin involucrar al candidato de ECO, Elisa Carrió se atribuyó al otro día de las elecciones generales haber hecho sin éxito esa misma pro-puesta. “Esto es un aprendizaje”, dijo por Twitter.

La entrada al balotaje de Lousteau -posible mucho tiempo antes- representó un punto de discusión interna hacia adentro de la alianza nacional Cambiemos, promovida en especial por sectores afines a la precandidatura presidencial de Macri.

Las especulaciones se dispararon y la presión mediática, también. A contramano de esos análisis, el presidenciable de la UCR, Ernesto Sanz, redobló su apoyo al dirigente de ECO y se mostró luego sonriente a su lado en un acto en Parque Patricios. Carrió tomó distancia del ex ministro de Economía, dijo que iba a votarlo pero aseguró que estaba concentrada en la campaña presidencial.

Después de todo, Lousteau no avanzó contra los designios de los presidenciables en los que se referencia. Margarita Stolbizer también salió a apoyarlo. Y si bien se notó el alejamiento de “Lilita” no salió a contradecirlo. “Es una decisión de él”, afirmó sin más.

“Un triunfo de Martín puede ser capitalizado por Ernesto o por Lilita”, decían antes del 5 de julio a Qué desde la Coalición Cívica, un análisis en las antípodas de sus aliados macristas que ven en el alcalde la única llave para destronar al kirchnerismo del poder.

El propio armado que promovió a Lousteau lo cobijó aún más. Las críticas por su decisión de ir a una segunda vuelta provinieron en todo caso de dirigentes alejados de su campaña.

Con todo, el candidato de ECO tendrá que conciliar la tensión que pueda darse entre el armado nacional y su armado local, independientemente de su condición, al otro día del balotaje, ya sea como jefe de gobierno o erigido como referente de la oposición.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 40 DE QUÉ

  • Lazaro Llorens

    En esta exclusiva nota de investigación podes ver como el candidato de ECO Martín Lousteau les permitió ganar 1700 millones de dolares a las cerealeras con su famosa Resolución 125 cuando era ministro de Cristina http://stripteasedelpoder.com/?p=1229

Compartir
?