Revista Qué

12 Ago 2015 | Entre proyectos cajoneados y negocios

Las prioridades de Larreta

Aún antes de tomar formalmente el poder, el Jefe de Gabinete se hizo cargo de varios hilos. Envió a la Legislatura distintos proyectos atados a intereses inmobiliarios. Dos ventas de inmuebles millonarias y la cesión de la explotación del autódromo por 30 años bajo estudio opositor. Dejó freezados otros temas.

En plena campaña nacional, el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, ya diseña lo que puede ser su gestión al frente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y está a la espera de que sus legisladores motoricen un paquete de leyes que definirá parte del entramado de negocios inmobiliarios de su gobierno.

LARRETA VENDE

Mientras empieza a despedirse de la gestión, Mauricio Macri ya delegó varios hilos del manejo porteño en su sucesor. El Jefe de gobierno electo organizó una reunión en la Usina de las Artes y le pidió al bloque PRO trabajar sobre ese paquete, que incluye iniciativas que despiertan suspicacias.
En primer lugar, la ampliación presupuestaria de más de 4 mil millones de pesos. Si bien la oposición planteó reparos al respecto, se cree que la iniciativa saldrá sin mayores inconvenientes, dado que casi la totalidad del aumento pedido alude a hacer frente a la pauta salarial acordada.
Pero las dificultades se encuentran en el resto del paquete. Dirigentes de la oposición ya han salido a denunciar de manera pública una especie de “plan privatizador” que pone bajo la lupa el sistema de concesiones y ventas que quiere practicar la Ciudad.

Hay alrededor de una decena de proyectos en ese sentido. Pero, en rigor, son tres los que generan controversias. La venta del predio conocido como “El Dorrego” y la posterior creación de un Centro Metropolitano Audiovisual, la explotación del Autódromo Gálvez y la millonaria venta del reconocido paseo de compras Buenos Aires Design.

Se trata de todos proyectos que provienen del ministerio de Desarrollo Económico, la cartera que conduce el ministro Francisco Cabrera. “Ese Ministerio es una canilla de transferencias al sector privado con escasa retribución para la Ciudad”, afirmó a Qué el diputado del Frente para la Victoria, Gabriel Fuks.

Hasta el momento sólo la oposición ha salido a hablar de esos proyectos. El bloque oficialista ha cuidado detalles y sostiene que se trata de una discusión futura, por lo que no quiere inmiscuirse aún “en el barro”. Con todo, proyectan su debate para mediados de septiembre o incluso octubre, pero son fechas que pueden ser trasladables, en función de la coyuntura electoral.

Las comisiones calientes por donde pasarán las iniciativas son las de Desarrollo Económico y las de Presupuesto y Hacienda. Asimismo, hay un intento del diputado Pablo Bergel, del bloque Verde al Sur, para que las iniciativas pasen, además, por la Comisión de Ambiente, aunque no se espera que tenga mucho éxito.

La Comisión de Desarrollo Económico está bajo la presidencia de la “lilita” Paula Oliveto Lago y cuenta con ocho integrantes, además. En ella, el PRO cuenta con cuatro legisladores de nueve, entre los que está Paula Villalba, ex funcionaria del ministro Cabrera y su emisaria en los pasillos legislativos.

Asimismo, el Frente para la Victoria tiene otros cuatro legisladores, por lo que se supone que no será un asunto fácil. En cambio, la situación es más favorable para el PRO en la Comisión de Presupuesto, que sólo tiene en su mesa el proyecto de la venta del Buenos Aires Design.

Las negociaciones estarán a flor de piel y aún es una incógnita cómo lo manejará el bloque del PRO. No obstante, no son pocos los que dicen que la titular del bloque PRO, Carmen Polledo, tiene un as bajo la manga: la discusión futura sobre los cargos a definir en el Consejo de la Magistratura y la Auditoría, tal como adelantó este medio en su última edición (ver “Donde la suerte los lleve”).

Por caso, vale tener en cuenta que el Plan Integral Deportivo y Comercial para el Desarrollo del Autódromo “Oscar y Juan Gálvez”, que prevé la creación de un fideicomiso con empresas y la cesión para su explotación, es una iniciativa que requiere doble lectura (deberá ser discutida en audiencia pública) y necesita dos tercios de las manos para aprobarse: 40 votos.

En rigor, se trata de un requisito que atraviesa a los tres proyectos en cuestión. De acuerdo al artículo 82 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, con “la mayoría de los dos tercios del total de sus miembros”, la Legislatura Porteña “aprueba transacciones, dispone la desafectación del dominio público y la disposición de inmuebles de la Ciudad”.

INMO

Y, además, también “aprueba toda concesión, permiso de uso, o constitución de cualquier derecho sobre inmuebles del dominio público de la Ciudad, por más de cinco años”. En ese caso, la explotación del autódromo Gálvez supone, por ejemplo, la cesión de derechos de uso y explotación del inmueble por 30 años.

“Los tres proyectos tienen la misma matriz: facilitar los negocios inmobiliarios. El PRO se ha caracterizado por la búsqueda de apropiación de lugares para la especulación inmobiliaria, en vez de usar espacios a favor de políticas sociales y vecinos”, opinó a este medio, el diputado Alejandro Bodart del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST).

De manera objetiva, el PRO cuenta con 28 escaños propios, más al monobloque aliado de Confianza Pública Democrática (CDP) de la diputada Cristina García de Aurteneche, por lo que será vital el hallazgo de acuerdos tanto con el interbloque del kirchnerismo de 17 bancas como con Energía Ciudadana Organizada (ECO) o incluso el resto de los espacios políticos.

Pero no todo pasará por el tratamiento legislativo. El gobierno porteño buscará instalar bares y confiterías en el Planetario, en la ex Cervecería Munich y en el Museo de Artes Plásticas Eduardo Sívori con concesiones de menos de cinco años, por lo que no requiere del aval de los diputados.
Publicada en el Boletín Oficial del 30 de julio pasado bajo la Disposición Nº 77, la medida parte de la dirección General de Concesiones que integra el ministerio de Desarrollo Económico y habilita la contratación directa, cuyo llamado a licitación está pactado para el 3 de septiembre.

El porqué de la polémica

La subasta pública del Buenos Aires Design, el paseo del barrio de Recoleta, genera varias dudas. En la actualidad, el shopping es explotado por el holding (Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima), IRSA, que paga un canon de 49 mil pesos por mes.

El Paseo integra la denuncia que presentaron el año pasado el ex legislador Facundo di Filippo y los actuales diputados Pablo Bergel y Gustavo Vera en lo que ellos llamaron “usurpaciones vip”, concesiones por cánones irrisorios o, directamente nulos, en algunos casos.

El caso es llamativo porque IRSA paga de canon lo mismo que se cobra de alquiler a cualquiera de los 72 locales que se ubican dentro del complejo, además de las 140 cocheras que existen. “Es escandaloso, en vez de renovar la concesión lo que van a hacer es directamente venderlo”, cuestionó Bergel.

Asimismo, el legislador de Verde al Sur resaltó que presentará un contraproyecto para que el Paseo sea, en todo caso, gestionado por el Centro Cultural Recoleta y no que se lo separe de su órbita, tal como pretende la iniciativa del Poder Ejecutivo.

Desde el Partido Social que encabeza Di Filippo se manifestaron en el mismo sentido y no descartan que IRSA sea quien busque quedarse con el control del Paseo. En concreto, la Ciudad prevé obtener entre 60 y 70 millones de dólares, y destinarlo en principio para la construcción de la Ciudad Judicial en el Sur.

Con el objetivo de máxima de posicionar al decaído Autódromo Gálvez como pista para la Fórmula 1, el gobierno de la Ciudad envió a la Legislatura un ambicioso plan que supone su remodelación integral, acompañada de un fastuoso emprendimiento que incluye locales comerciales, concesionarias, un museo temático y la promoción de instalación de industrias automovilísticas.
Para ese fin, la Ciudad sienta precedente con la creación de un fideicomiso y la cesión de explotación del predio durante 30 años. Se trata de 166 hectáreas, cedidas a las empresas que financien dichas obras. Pero no hay una contraprestación, a pesar de que se trata del postergado barrio de Villa Lugano, en la zona sur.

autodromo-galvez

De acuerdo a la iniciativa, las empresas que intervengan tendrán exenciones impositivas y derecho exclusivo en la explotación de los negocios derivados de la actividad automovilística, además de las propias carreras, las entradas y publicidad que generen. “Es literalmente un negocio”, consignó a este medio, Gabriel Fuks, vicepresidente del bloque del Frente para la Victoria.

En efecto, el proyecto propone crear un fondo fiduciario por 50 millones de dólares. Sólo se convoca a firmas ligadas al sector automotriz -un esquema “arbitrario” para el FpV- y habrá un Comité de Gestión que coordinará la estatal Corporación Buenos Aires Sur.

A su vez, el emprendimiento requiere de una rezonificación al respecto que el PRO también deberá acordar para permitir de esa manera una modificación al Código de Planeamiento Urbano. Por otro lado, el restante proyecto es la subasta de una fracción del predio ferial conocido como “El Dorrego”, donde se realiza de forma periódica la feria Masticar. Como con el Buenos Aires Design, el gobierno de la Ciudad busca con el producto de esa venta se destinará a la Construcción del
Centro Metropolitano Audiovisual, pero la crítica es que deja un negocio a terceros.

 

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA N° 44 DE REVISTA QUÉ.

Compartir
?