Revista Qué

10 Jun 2015 | Montenegro y Grindetti

Lejos del horizonte

Los ministros de Hacienda y Seguridad de Macri están anotados en la pelea municipal. Para uno Lanús, para el otro, San Isidro. Sin embargo, corren de atrás en los sondeos y sufren la presión de los oficialismos que los deja rezagados.

Parte de la primera plana del actual gobierno de Mauricio Macri, los ministros Néstor Grindetti y Guillermo Montenegro pelean para convertirse en alcaldes de Lanús y San Isidro, una pulseada en la que corren de atrás frente a los actuales sellos oficialistas de esos distritos.

Con función pública en la Ciudad de Buenos Aires, salen de lleno a hacer campaña los fines de semana. Uno le lleva los números al alcalde porteño; el otro es el responsable de la Seguridad en la jurisdicción, plataforma de la aventura presidencial del PRO.

Anotados desde hace tiempo, ambos tienen complicaciones en la instalación de sus candidaturas más allá de la Avenida General Paz. De acuerdo a distintos sondeos, se ubican segundos en intención de voto de cara a las elecciones Primarias de agosto y a las Generales de octubre.
Montenegro lidia ahora con un imprevisto que no tenía en mente. La declinación de la candidatura a gobernador de Gustavo Posse y la ratificación de que irá por un nuevo mandato al frente del sillón municipal de San Isidro  que ocupa desde 1999 trastocó todos sus planes. De acuerdo a una encuesta de la consultora Glocalis, su gestión tiene un nivel de aprobación de más del 60%.

El ministro de Seguridad había preparado su campaña para enfrentar al actual presidente del Concejo Deliberante, Horacio Castellano, cuya candidatura no estaba tan instalada. Ahora, Posse lo dobla en intención de voto.

Según el estudio de Glucolis, Posse lidera con un 58%, mientras que Montenegro se ubica segundo, aunque con un 15%. Pero hay otro dato que genera preocupación: más de la mitad de la muestra reconoce que cortará la boleta, situación que puede impactar en su expectativa de sumar gracias “al arrastre” de Macri.

Encuestas Grindetti
Del otro lado, en la zona sur del Conurbano, Grindetti no la tiene mejor. Una encuesta de Poliarquía posiciona al ministro de Hacienda detrás el oficialista Frente para la Victoria. Si bien el que la tiene complicada es el actual mandamás Darío Díaz Pérez, hay una tendencia a creer que no cambiará el signo político en el
distrito.

Quien se impone en el FpV es el camporista y actual viceministro de Justicia, Julián Alvarez. Si bien en el escenario hacia las PASO Grindetti se ubica segundo, en la competencia general en octubre queda relegado a un tercer lugar debajo del ex presidente del club Lanús, Nicolás Russo.
Dependiendo de quién sea el candidato K, el macrista obtiene 17 o 18 puntos en los comicios generales. Russo, del Frente Renovador, ronda entre los 20 y 22, mientras que el actual alcalde, llega a 25 puntos y Alvarez se acerca a los 40.

Con dificultades, Montenegro y Grindetti buscan ser la punta de lanza de María Eugenia Vidal en el Conurbano pero los números por ahora no los acompañan y están lejos de su objetivo.

Compartir
?