Revista Qué

25 Mar 2015 | El sello de La Cámpora

Los soldados de Cristina en CABA

Un centenar de militantes buscará un lugar en la Legislatura y las comunas. La Presidenta mandó a su tropa más afín dentro de una lista propia. La interna, los rostros nuevos y los que se van.

El armado del Frente para la Victoria de cara a las elecciones de este año en la Ciudad trajo consigo un batallón de militantes que inundó las listas de precandidatos. Para dejar bien en claro que el campamento de la Presidenta tenía que seguir presente en territorio porteño, se conformó una lista ultra K: la CFK.

En esta lista están los comandantes de los soldados de Cristina en la Ciudad. Tendrá precandidatos en ocho de las quince comunas. En las restantes, deberán competir Unidos y Organizados, donde fueron a parar los solados que no entraron en el primer batallón; con Justicia Social, para los militantes de menor rango.

En el caso los legisladores, la pelea previa se dio con los ibarristas y hombres de las filas de Daniel Filmus. Luego de que Mariano Recalde le ganó la pulseada a Juan Cabandié en la precandidatura a jefe de gobierno, otra interna surgió en el FpV. La diputada nacional Mara Brawer parecía tener todo acordado en la lista de Aníbal Ibarra y Carlos Heller, pero a falta de una propuesta ventajosa, buscó un lugar seguro y terminó como la octava postulante en la lista ultra K.

descarga

Después de Carlos Tomada al frente del ministerio de Trabajo nacional, la segunda en la lista CFK es la legisladora Paula Penacca, quien busca renovar su banca hasta 2019. Ella es afín al diputado Andrés “Cuervo” Larroque, hombre de peso en la mesa chica de La Cámpora, que ya colocó a Lorena Pokoik en la Legislatura porteña en las elecciones de 2013.

La propia Penacca reconoció que los militantes camporistas son los “soldados de Cristina. Hemos crecido, construido y consolidado lo suficiente la fuerza política que tenemos hoy, que no sólo es La Cámpora, sino que hay otras organizaciones del kirchnerismo, y al proyecto político lo sostenemos desde esa construcción”.

“Esto no se termina en 2015. Tenemos confianza en lo que construimos como proyecto, no como organización política, porque cuando un pueblo adquiere derechos, los vivencia y los entiende, los defiende”, añadió la legisladora.

Ese mismo espíritu se traslada a los barrios. Consultada por Qué, la comunera de la 15 y una de las militantes de mayor peso dentro del partido, Camila Rodríguez señaló que Mariano Recalde le “parece un excelente candidato. La Ciudad necesita jóvenes como Mariano, con una visión del Estado que se hace cargo de los problemas, y eso es lo que hace falta en la Ciudad. Junto con Carlos Tomada, me parece que se eligió muy bien”.

¿Será esta señal de que la Presidenta inundará de precandidatos camporistas para las generales de octubre? En la Ciudad, La Cámpora siempre fue muy débil, a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional. En este último caso, Cristina logró que hubiera una lista única.
EL LEGADO K

Entre los que buscan renovar banca, además de Rodríguez, están prácticamente todo el arco de comuneros de La Cámpora. Vuelven a postularse Berenice Iañez, Victoria Colombo, Laura Corvalán y Facundo Roma, entre varios otros.

Lo que llamó la atención fue la ausencia de Pablo Maldonado, referente indiscutido que llegó a la Comuna 12 de la mano de Cabandié; y Carlos Gullo, hijo del legislador e histórico militante justicialista Dante Gullo, quien tampoco buscará renovar banca.
Consultado por este medio, el diputado evitó polemizar y afirmó que ve “muy bien” al FpV en el escenario electoral porteño. Añadió: “Vamos a trabajar fuerte y a disputarle al PRO la jefatura de gobierno. Voy a apoyar con todo a Mariano Recalde”.

Los kirchneristas más optimistas pronostican que el partido meterá entre 5 y 6 legisladores en estas elecciones, de los 10 que pone en juego. Los soldados van por todo. “El PRO no es imbatible”, lanzó Recalde ni bien comenzó su campaña hacia la jefatura de gobierno.

El objetivo es claro: conseguir el 30 por ciento que logró el kirchnerismo en 2011. No le será nada fácil a este batallón de La Cámpora que la Presidenta comenzó a desplegar en la Ciudad. Hace ya cuatro años de aquel triunfo. El partido sumó más problemas que soluciones.

Más allá de todo esto, desde el núcleo cerrado del kirchnerismo porteño hicieron una lectura positiva del cierre de listas. Creen que la candidatura de Mariano Recalde está en
condiciones de luchar palmo a palmo por el segundo puesto a Martín Lousteau, máxime luego del acuerdo que los radicales hicieron con el PRO, lo que transformó en un tanto difusa la postura opositora del economista de la 125. Recalde aspira a quedarse con la mayor parte del voto crítico al PRO.

LA NOTA COMPLETA, EN EL N°24 DE QUÉ.

Compartir
?