Revista Qué

21 Sep 2017 | Para Finocchiaro y Acuña las tomas son “inconstitucionales”

Ministros contra los colegios tomados

Alejandro Finocchiaro y Soledad Acuña, ministros de Educación de Nación y Ciudad de Buenos Aires respectivamente, coincidieron hoy en cuestionar la toma de escuelas secundarias en el ámbito porteño y afirmaron que con esa acción “se está violando el derecho constitucional a la educación de la mayoría de los alumnos”. “La escuela pública se defiende […]

Alejandro Finocchiaro y Soledad Acuña, ministros de Educación de Nación y Ciudad de Buenos Aires respectivamente, coincidieron hoy en cuestionar la toma de escuelas secundarias en el ámbito porteño y afirmaron que con esa acción “se está violando el derecho constitucional a la educación de la mayoría de los alumnos”.

“La escuela pública se defiende con la escuela abierta y no impidiendo a los alumnos ejercer su legítimo derecho a la educación”, dijo Finocchiaro al hablar hoy durante la inauguración de un colegio en Neuquén.

“Hay quienes paralizan la escuela y le impiden a los alumnos ejercer su legítimo derecho a la educación diciendo que lo hacen para defender la escuela pública”, indicó el funcionario.

“La escuela pública -agregó- se defiende con la escuela abierta, con los padres, con los auxiliares, con sus autoridades, docentes y con los chicos en las aulas”.

Acuña, por su parte, rechazó las tomas que se realizan en cerca de 30 escuelas porteñas y dijo que lo que se hace con esa acción “es cerrar la puerta de un derecho constitucional como es la educación”.

Advirtió además que será la justicia “la que determine si es o no un delito”, en referencia a la medida de fuerza que sostienen una parte de los estudiantes en rechazo a la reforma de la escuela secundaria.

“Nosotros estamos convencidos que tomar una escuela está mal, que la justicia le ponga el nombre jurídico. No tenemos intenciones de ponernos a discutir con una parte de la justicia que ya ha resuelto que oponerse a las tomas es criminalizar la protesta, con lo cual nosotros no vamos por ese lado, pero sí vamos a seguir diciendo que está mal”, sostuvo Acuña en una entrevista en radio Continental.

“La justicia dirá si es o no un delito, desde mi lugar que es el de titular de la cartera educativa yo lo que digo es que está mal”, insistió.

Acuña sostuvo que en la reunión de ayer con los representantes de los centros de estudiantes de las escuelas tomadas “no todos nos llevamos lo que queríamos, nosotros nos hubiéramos ido contentos si ellos se comprometían a levantar las tomas y ellos si nosotros les decíamos que suspendíamos la reforma; pero más allá de eso hablar siempre está bueno, siempre genera la oportunidad de conocer el punto de vista del otro, de encontrar algún punto de referencia”.

Acuña expresó además que la medida “rompe el proceso educativo” y que “es algo que los adultos deberíamos tomar con más responsabilidad porque los chicos tienen la necesidad de expresarse más vehementemente que un adulto, ahora nosotros tenemos que poner los límites”.

En este sentido, la funcionaria criticó a los padres y madres que apoyan las tomas y expresó que “no me sorprende pero me enoja que muchos políticos, que hacen política partidaria dentro de las escuelas, estén fomentándolas” y señaló que “hay varios legisladores del FIT y del Frente para la Victoria que están participando en las asambleas, financiando la comida de los chicos, hay sindicatos que están poniendo a bandas musicales en las escuelas”.

Por su parte Pablo Díaz, el principal referente con vida de la llamada “Noche de los Lápices”, calificó como “importantísimas” y “una necesidad” las prácticas educativas propuestas por el gobierno porteño y recordó que ese tipo de prácticas ya fueron implementadas durante el gobierno anterior.

Remarcó que es muy diferente el impacto positivo de estas prácticas en función de la clase a la que pertenezcan los estudiantes y si están expuestos o no a una situación de “vulnerabilidad económica”.

Díaz, cuestionó que sean los estudiantes los que estén dirimiendo este conflicto directamente con la cartera educativa en lugar de “las autoridades intermedias”, es decir, los directores de escuela que “tendrían que ser los portavoces”.

Compartir
?