Revista Qué

16 Abr 2015 | En medio de la denuncia de Clarín

Muro: Macri apeló en medio de un escándalo

La Ciudad apeló la sentencia de la jueza Lidia Lago que lo obliga a demoler el muro que corta dos calles e impide la circulación a vecinos de la villa 21 – 24. El caso resalta a partir de la denuncia del locutor de Radio Continental.

En medio de un escándalo, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires apeló la sentencia por la que está obligado a demoler un muro existente en la calle Ascasubi, en su intersección con la calle Luna, donde funciona el estacionamiento del  diario Clarín.

http://www.youtube.com/watch?t=40&v=vDQlA1MLle4

En su sentencia de la semana pasada, la titular del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 7 Lidia Lago le exigió al Gobierno de la Ciudad que más allá de excusarse por los motivos de la construcción de ese muro, debía derribarlo porque “viola la ley”.

Esta semana, el jefe de Gobierno porteño apeló la sentencia, pero lo hizo en medio de una noticia que generó escándalo. El periodista Víctor Hugo Morales denunció una agresión mientras realizaba un informe sobre el caso en las inmediaciones donde se encuentra el muro aún en pie.

muro barracasSegún se supo, sufrió una serie de agresiones por parte de un grupo de vecinos de Barracas que le impidió realizar un informe para su programa de Canal 9, le tiraron un auto encima y lo obligaron a retirarse en medio de insultos.

“Un auto entró violentamente en acción. Frenaron directamente tocándome, aunque no llegaron a provocarme heridas, pero nos dijeron que no íbamos a filmar de ninguna manera. Nos amenazaron y a mí me dieron un empujón”, dijo el relator a la TV Pública.

Detrás del hecho, sobresale la apelación del Gobierno de la Ciudad. La decisión macrista no es menor si se tiene en cuenta que se obstaculiza el libre tránsito de los vecinos de la villa 21-24 de Barracas, que se encuentran marginados por el muro que linda con sus casas.

La jueza Lidia Lago se expidió hace días, pero se trata de un amparo presentado en 2013 por el el legislador porteño Aníbal Ibarra y su entonces par María Elena Naddeo, hoy funcionaria de la Defensoría del Pueblo.

“Sorprende que Mauricio Macri se niegue a sacarlo sobre todo teniendo una orden judicial. Le pedimos al gobierno de la Ciudad que tenga sentido común ya que es su responsabilidad primaria mantener las calles habilitadas y en estado de libre circulación, cualquiera sea la calle o barrio que esté impedido”, sostuvo Ibarra en las últimas horas.

Ahora, el caso salta a la luz a partir de la solidaridad que expresaron con Morales distintas personalidades pero en especial FOPEA y ADEPA. Incluso, en la Legislatura ya ingresaron proyectos que repudian la agresión y se solidarizan con el periodista.

Compartir
?