Revista Qué

4 Ago 2015 | Patricia Bullrich

“No hubo una invitación formal a debatir”

En diálogo con Qué, la diputada nacional, que buscará renovar su banca, aclaró que no hubo un ofrecimiento formal para debatir con los otros precandiatos de Cambiemos.

-¿Los candidatos que entren por Cambiemos legislarán como un mismo bloque o habrá divisiones desde el
principio?
-La idea es siempre estar como un bloque único, pero hay que ver cómo sigue la alianza. Aunque en la mayoría de las votaciones en la Cámara coincidimos. En la composición actual, en la que el kirchnerismo tiene mayoría, se logró hacer poco. Obviamente a partir de diciembre tendremos un Congreso mucho más activo. Aunque no se puede dejar de lado que ahora lo que enfrentamos en una interna. Una vez que se definan los candidatos, allí se comenzará a diseñar las políticas. Cambiemos es una alianza diferente a lo que se vio por ejemplo en Venezuela, donde todos se encolumnaron detrás de Capriles y perdió ante Maduro. Es una nueva forma de construcción política.
-¿Qué temas tendrá su agenda parlamentaria en el nuevo mandato, de resultar electa?
-Todo será muy similar a lo que venimos proponiendo hace tiempo desde Unión por Todos, y desde que rubricamos la alianza con Unión PRO. Lo que queremos es tener un gobierno con mayor transparencia, menor corrupción. Una Justicia independiente del poder de turno.
-¿Habrá un pase de factura en el Congreso a Martín Lousteau por su
postura en las elecciones en la Ciudad?

-Yo ya lo dije antes, Lousteau fue el martillo que usaron para pegarle en los dedos a (Mauricio) Macri. Mientras la
primera vuelta, en la que (Horacio Rodríguez) Larreta le sacó 20 puntos de diferencia a Lousteua, el balotaje fue todo el espectro político contra Macri. Se nacionalizó la elección. Ahora, en lo que respecta a la interna de Cambiemos, él fue muy claro en su discurso. Va a apoyar a (Ernesto) Sanz y si no llega a ganar la interna a (Margarita) Stolbizer.

-¿Qué le significa el giro discursivo que tuvo Macri?

-Fue algo que pensó con cuidado. El es muy determinante en esas cosas, sobre todo cuando toma una decisión. Las marchas para atrás pueden terminar de mala manera. Lo que se necesita es administrar Aerolíneas Argentinas, por ejemplo, de forma eficiente. No como está ahora. Lo mismo se aplica para el caso de YPF. Hay demasiados intereses en juego y se necesita planificar para reducir los riesgos, porque ambas empresas son capital del Estado. Si ganamos, lo hacemos todos. Y si perdemos, también es algo en conjunto.

-Pero antes había estado en contra de dicha expropiación
-Como explicó después de su discurso Macri, no se trata de volver todo para atrás. Hubo cosas que en su momento no se acompañaron, pero que ahora hay que resolver. Es parte de la herencia que deja el kirchnerismo. Hubiera sido mejor que se armase una compañía estatal de cero, sin el pasivo de Marsans pero preservando las fuentes de trabajo y las aeronaves. Eso fue nuestro proyecto desde un principio. Por ese motivo no acompañamos al oficialismo.

-Desde la UCR propusieron un debate, en una organziación de índole pública, y dicha postura contó con la aceptación de la Coalición Cívica. ¿Usted participará?
-Nadie, ni de la UCR, ni de la Coalición Cívica me hizo llegar alguna de esas propuestas. No me llamaron ni siquiera. Fue todo un armado mediático más que nada.

Compartir
?