Revista Qué

11 May 2015 | Elecciones

¿Para quién juega el sciolismo porteño?

Referentes como La Ruffa y Scioli hicieron público su apoyo a Mariano Recalde. No obstante, los militantes de la “Ola naranja” hacen campaña para la presidencial de octubre.

Si bien el gobernador de la Provincia, Daniel Scioli, mostró su respaldo a la candidatura de Mariano Recalde en la Ciudad de Buenos Aires, lo cierto es que sus militantes centran su campaña en posicionarlo para las presidenciales de octubre.

La “Ola naranja” tiene a Silvia La Ruffa, subsecretaria de Acceso a la Justicia del Ministerio de Justicia bonaerense, como una de sus referentes en la Ciudad, y es la líder de la “Agrupación 7 de Mayo”.

La Ruffa participó en varias reuniones del Frente para la Victoria, antes de las PASO porteñas. Una de ellas estuvo a cargo del secretario de Deportes y Juventud bonaerense, Alejandro Rodríguez, en la pizzería “El Cuartito”.

interna

A principios de marzo, la titular de la “agrupación 7 de mayo” había señalado que “la Ciudad necesita un gobierno como el que encaró Daniel Scioli en provincia de Buenos Aires, un gobierno que se acerque a la gente mediante políticas reales de descentralización, que priorice la política de seguridad, que no se endeude en dólares para pagar gastos corrientes”.

Luego de que el sciolismo se quedara sin precandidato en la Ciudad, la “Ola naranja” comenzó su campaña para resaltar la figura del Gobernador provincial. Por ejemplo, en “Ola naranja San Telmo” transcribieron los dichos de Scioli: “Cuando otros hablan de pesimismo, yo transmito tranquilidad, previsibilidad y confianza”, y todas las actividades en las que éste participa. No hay mención a Recalde.

En el Acto Peronista –publicado por la “Ola naranja Caballito-, a 96 años del natalicio de “Evita”, se descubrió la placa conmemorativa junto al presidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, en Puerto Madero. Allí estuvo el Grupo Descartes, pero no se vio a La Cámpora.

Electoralmente, al sociolismo le conviene que el Frente para la Victoria obtenga un buen porcentaje de votos en las generales para jefe de Gobierno. Esto le aseguraría al candidato del kirchnerismo un piso de electores para las presidenciales de octubre próximo.

Por el otro lado, lo cierto es que nadie puede asegurarle a scioli que será el “elegido” de Cristina para enarbolar la bandera del FpV y, como consecuencia, tener el apoyo del aparato juvenil; es decir de La cámpora. Por eso, sus militantes se centran en la Ciudad haciéndole campaña a su figura.

Compartir
?