Revista Qué

3 Oct 2017 | Se lo pidió Rogelio Frigerio

Picetti no quiere renunciar

Joanna Picetti, que va octava en la lista de diputados por Vamos Juntos está en el ojo de la tormenta. El oficialismo  presentó dos impugnaciones ante la Cámara de Diputados y ante la Justicia electoral. En la presentación retomaron una denuncia anónima que recibieron y que remite a una disputa por la custodia de sus […]

Joanna Picetti, que va octava en la lista de diputados por Vamos Juntos está en el ojo de la tormenta. El oficialismo  presentó dos impugnaciones ante la Cámara de Diputados y ante la Justicia electoral.

En la presentación retomaron una denuncia anónima que recibieron y que remite a una disputa por la custodia de sus hijos con su ex marido, en la que él la acusó por temas familiares. En el macrismo, indicaron que ella se encuentra sobreseída por los cargos que le imputaron.

En la Coalición Cívica, que lidera la candidata que encabeza la lista, Elisa Carrió, demandan que sea apartada por “inhabilidad moral”. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, le pidió la renuncia y ella se negó. De hecho, se encuentra de viaje por Europa en una cumbre de la ONG G20Y. Con el resultado de las PASO, podría entrar al Congreso.

Cabe resaltar la serie de tweets que la candidata escribió en su cuenta –en cuya bio se presenta como “argentina. Feliz. Mujer fuerte y valiente, joven mamá de 3. El amor por la humanidad me inspira a transformar el mundo”– en los que celebró las reuniones que tuvo en Francia con una comitiva sudafricana. Luego, posteó: “En este día de la No Violencia inspiremos a más personas para construyamos juntos una Argentina con más amor. El perdonar es el valor de los más valientes, solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa sabe amar. Lo más importante que aprendí en mi vida es a ser fuerte aunque la vida te de un revés”. En el PRO, indicaban que ya estaría regresando a la Argentina. Pero no saben si finalmente renunciará.

Como reveló el periódico Perfil, el macrismo hizo dos presentaciones sobre Picetti, una candidata se acercó a la gestión macrista a través de alguien de confianza de Frigerio. Trabaja actualmente en AYSA, bajo la órbita del ministro. La conmoción interna en Cambiemos arrancó con una denuncia anónima, que reflotó una disputa judicial por la custodia de los hijos de Picetti con su ex marido. Su ex pareja obtuvo la custodia a través de un tribunal de familia de Lomas de Zamora.

Toda la cuestión es manejada con extrema cautela por Cambiemos, en donde explicaron que la candidata pasó el filtro de la Justicia electoral en las PASO porque se encuentra sobreseída en la causa federal que le inició su ex marido. También indicaron que en el comando de campaña no tenían el menor conocimiento del tema hasta que explotó, después de las PASO.

Cuando se conoció la denuncia, Carrió planteó un curso de acción tras interiorizarse en el caso: indicó que debían presentar una impugnación contra la candidata para que no asuma el cargo. Y si intenta asumir, Carrió planteará que debe ser excluída de la Cámara de Diputados por “inhabilidad moral”, el mismo argumento que utilizaron para intentar apartar al ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. “Pero acá es al revés, porque su bloque no la defiende, sino que la impugna”, decían cerca de la candidata. “Ella no se va a referir al tema, porque es de la vida privada e involucra a menores de edad”, señalaron en su entorno.

En el oficialismo, en tanto, depositaron la decisión no tanto en el bloque propio si no en otro poder: “Ella tiene un tema particular en la Justicia por una causa familiar. La que va a decir si puede asumir o no en caso de ser electa es la Justicia. Aún así, estamos evaluando con ella si este es un tema que puede sobrellevar en un contexto de campaña”, indicó una alta fuente de la campaña porteña.

No obstante, según pudo saber este diario, antes de partir a Francia, Picetti recibió un llamado del ministro del Interior, en el que le pidió que de un paso al costado. Ella dijo que no. “Depende de ella si da un pasado al costado o no”, señalaban, resignados, en Balcarce 50.

 

Compartir
?