Revista Qué

16 Feb 2015 | Acusaciones cruzadas

Polémica por el voto electrónico

Tras la preadjudicación que hizo el Gobierno de la Ciudad a la empresa MSA para que se haga cargo del sistema de voto electrónico, desde su competidora Smarmatic Internacional Holding lanzaron una serie de acusaciones que ponen en duda la transparencia de la primera.

La firma holandesa Smarmatic Internacional Holding denunció a su rival ante el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad aduciendo que Magic Software Argentina (MSA) tuvo el pliego “orientado a su favor” y que su oferta era considerablemente más baja.

Voto electronicoMSA, quien se adjudicó los comicios de Salta, cumplió con todos los requisitos del concurso y pasó un presupuesto de 218.049.750,38 pesos, en tanto que la empresa europea ofreció sus servicios a cambio de $203.785.823.

Desde Smarmatic criticaron que pese a que su oferta fue considerablemente más baja, que presentaran sus antecedentes a nivel internacional y declararan un patrimonio neto de $215 millones de dólares frente a los 18 millones de pesos de MSA, recibieron el mismo puntaje que su rival en esos aspectos.

“El pliego estaba suficientemente orientado para una empresa en particular”, criticó Luis Vecchi, presidente Smartmatic Latinoamérica. Luego agregó que “es bastante plata, no creo que los votantes quieran que su gobierno tire el dinero a la basura”.

Sin embargo, desde la Ciudad adujeron que por parte de Smarmatic se notaron varias inconsistencias financieras y legales, dado que la documentación presentada fue de origen extranjero y no se encontraron constancias de certificaciones y legalizaciones por autoridad competente en la materia en la República Argentina, sumado a que está tramitando su CUIT en el país.

Asimismo, desde la Agencia de Sistemas de Información, organismo encargado de realizar el dictamen técnico, indicaron que “el equipo de votación presentado por la oferta vulnera lo solicitado en los puntos 3.4.1, como así también en 3.5.2, habiendo verificado que posee instalado un disco rígido, en el cual se encuentra un sistema operativo Windows XP, ejecutando el arranque desde el mismo, como así también la existencia de espacio disponible para almacenar información”.

Mientras que desde la Dirección General Electoral apuntaron que “los dispositivos presentados por el oferente (…) se ajustan al sistema de voto electrónico y no al de boleta única electrónica, exigido este por la normativa vigente y antecedentes jurisprudenciales que ya fueran expresados en la nota oportunamente remitida”.

Por su parte, la directora de la Fundación Vía Libre, Beatriz Busaniche, coincidió con los dichos de Vecchi y afirmó que la el llamado a Licitación “ha sido realizado a medida de Magic Software”. Desde la administración macrista desmintieron todas las acusaciones pero reconocieron que MSA posee la patente para la boleta electrónica en la Argentina y que provee a la Ciudad “el servicio de emisión y administración de venta de localidades para espectáculos y eventos para el Complejo Teatral Buenos Aires”.

Desde la ONG Poder Ciudadano también presentaron objeciones ante la decisión del Gobierno porteño en denominar “boleta única electrónica” al “voto electrónico”, debido a que este tecnicismo implica que el sistema no deba ser debatido y aprobado en la Legislatura.

Ante esta situación, el diputado nacional de la UCR, Ricardo Alfonsín expresó que “las denuncias no sólo afectan la confianza ciudadana respecto del uso de los recursos públicos, sino también respecto de la imparcialidad de la empresa contratada para operar electrónicamente las elecciones porteñas”.

Finalmente aseguró que “es necesario despejar toda duda respecto de la regularidad del trámite de contratación de la empresa que brinda el dispositivo electrónico para las elecciones de la ciudad” y que este asunto “debe ser seguido con mucha atención por los ciudadanos y las fuerzas de la política, con seriedad y de manera responsable”.

Compartir
?