Revista Qué

9 May 2015 | El ambicioso proyecto de Macri

Promesas, críticas y endeudamiento

Desde el Gobierno porteño lanzaron un ambicioso proyecto que apunta a conectar los trenes con los subtes, el metrobús y el sistema de combis. Esta nueva iniciativa que costará más de $1.000 millones de dólares no fue bien vista desde la Nación, alegan que “excede los límites de competencia de la Ciudad”. Desde el macrismo confirmaron que recurrirán a aportes externos.

En época de campaña, Mauricio Macri continúa con distintos actos, inauguraciones y promesas. La última es la más ambiciosa de los últimos tiempos y prevé cambiar la historia del transporte en la Capital Federal.

Se trata de la “Red de Expresos Regionales”, un sistema que se transformará en “la obra de transporte de pasajeros más importante en la historia de la Ciudad”, indicaron desde el macrismo.

Según informaron oficialmente, el proyecto beneficiará a más de 10 millones de personas y consta del soterramiento de las principales redes ferroviarias bajo el subsuelo porteño, ampliando la red que pertenece a la Nación, para luego interconectarlas con el resto de los transportes públicos como subtes, y metrobús, en una misma central.

Pero la noticia no cayó bien en la Casa Rosada, el ministro de Transporte de la Nación Florencio Randazzo afirmó que la competencia sobre los trenes pertenece a la Nación y que se trata de una “nueva mentira” de Macri.

“Nuevamente en campaña, Macri vuelve a mentirnos afirmando que conectará todo el transporte público con 4 pisos de túneles de 16km de extensión”, escribió el funcionario en su cuenta de Twitter.

Luego criticó que “Macri es el actual responsable de los subtes y como tal, lo único que hizo fue aumentar la tarifa más del 300%, ya que los coches 0km que circulan en los subtes son los que adquirió el Gobierno Nacional”. En tanto que remarcó que el líder del PRO “compró coches de 30 años de antigüedad”.

Del anuncio también participaron el jefe de Gabinete Horacio Rodríguez Larreta y el subsecretario de Transporte Guillermo Dietrich. Este último reconoció que la obra costará 1.000 millones de dólares “a razón de 250 millones por año” y que para conseguir el dinero recurrirán a organismos multilaterales.

El funcionario se defendió de las acusaciones de Randazzó y aseguró que “no hay especulación, no tiene sentido discutir, con el Metrobús dijeron que era una obra que no tenía ninguna lógica, y la verdad que le mejoramos la calidad de vida a la gente”.

Compartir
?