Revista Qué

30 Mar 2015 | Plataformas de campaña

Prometeme, que me gusta

El abanico de propuestas incluye vivienda, educación y salud como ejes centrales por parte del FpV, el PRO y ECO. La vedette es la lucha contra la inseguridad. Los candidatos menos populares se volcaron a prometer la erradicación de las villas y equiparar sueldos de funcionarios y maestros. Ofertas para todos los gustos.

Como en cada elección, los candidatos salen a hacer campaña y prometen el oro y el moro. El Frente para la Victoria, la Alianza ECO, el PRO y los partidos de Izquierda llegan con propuestas que son previsibles, en algunos casos, y ambiciosas y hasta poco creíbles, en otros.

Con el fin de llegar al Ejecutivo porteño y conseguir la mayor cantidad posible de bancas en la Legislatura, los postulantes intentan diferenciarse del resto de sus contrincantes.

Rápido de reflejos, Mariano Recalde fue uno de los primeros que salió a hacer promesas. En caso de resultar electo, dijo que trabajará en “la educación, la vivienda y el transporte”, frente a la “desidia” de la gestión de Mauricio Macri. “Cuando asumamos la jefatura de Gobierno vamos a terminar con las gestiones que por cuestiones partidarias o políticas postergan los intereses de la gente”. Y se encargó de contrastar los programas nacionales con “la política del macrismo que cuando le toca administrar un servicio público como el subte, aumenta el pasaje un 300%, afectando y excluyendo a los trabajadores y vecinos porteños”.

Sin título

En general, el FpV en bloque va con un ambicioso plan: construir 30 unidades educativas y asegurando la educación desde los 45 días. La base de la plataforma del kirchnerismo es trasladar los planes de Nación e implementarlos en la Ciudad, y hasta la creación de una Agencia de Ciencia y Tecnología.

Más cerca a Recalde que el resto, la sabbatellista Gabriela Cerruti no se quedó atrás. Plantea la necesidad de hacer modificaciones en todas las áreas de la administración macrista, a la cual le achaca múltiples falencias. No obstante, los sondeos no la ubican entre las preferencias de los porteños para ser jefa de gobierno. No le juega a favor estar tan identificada con el kirchnerismo.

La piedra en el zapato del resto de los competidores es el PRO. Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta llevan la delantera en cualquier encuesta, aunque la plataforma de ambos pareciera diferenciarse más de lo que el macrismo querría. El pedido del mandatario porteño de mostrar “continuidad de gestión” pareciera estar lejos de cumplirse.

TODOS CON LA SEGURIDAD

La senadora tiene como aliados a dos ministros de los más exitosos durante la gestión: Guillermo Montenegro, en Seguridad y Justicia; y Hernán Lombardi, en Cultura. Entre los proyectos se destaca incrementar la cantidad de efectivos de la Policía Metropolitana, que tuvo a Montenegro como mentor principal para su creación. El rédito político viene por el lado del trabajo en equipo, los mensajes cortos y concisos sobre los planes para mejorar el sistema de salud y el transporte mediante la utilización de bicicletas.

Hace unos días, Gabriela fue la elegida -junto con Diego Santilli- del conocido sitio Legislemos.org para promocionarlo. Desde allí la senadora da a conocer sus proyectos a la vez que busca saber cuáles son los problemas que más afectan a los porteños. “Se trata de una herramienta totalmente innovadora. La idea es tender puentes con la gente. Conocer sus opi-niones, sus problemas y sus ideas”, explicó.

Con casi todo el arco del PRO a su favor, el jefe de Gabinete hace más hincapié en la gestión. Uno de los bastiones de su campaña es el transporte, específicamente el promocionado hasta el hartazgo Metrobus; al igual que transformar cada vez más calles en peatonales. Sus iniciativas también incluyen programas de educación para embarazadas, más centros de trasbordo y equipamiento para hospitales.

Además de las caminatas casi diarias que Aníbal Ibarra hace por los barrios porteños, utiliza su sitio web para contestar preguntas a la gente. “Estoy convencido de que la Ciudad necesita tener muchos subtes, porque es un medio más rápido y seguro para viajar. Cuando me destituyeron, estábamos trabajando en tres líneas de subterráneos a la vez”, y remarcó que volverá a ser eje de su campaña.

Por el lado de Martín Lousteau, el cuadro de promesas incluye bajar la inflación, la inseguridad, promover la educación y la salud. El ex ministro de Economía fue más allá y aboga por una misión casi imposible: “Todos debemos comprometernos a que, en caso de ser electos, durante nuestra gestión nunca se utilizará la imagen personal del jefe de gobierno, el vicejefe o cualquier funcionario para incluirla dentro de la publicidad institucional que se realice”.

En línea con las promesas a nivel nacional, el massismo porteño, encolumnado detrás de la figura de Guillermo Nielsen, tiene a la seguridad como eje central. “Elaboramos un Plan de Seguridad, apoyado en la articulación con distintos organismos públicos y privados del área metropolitana, bajo los ejes de prevención y contención del delito, apuntando a la vez a los problemas urgentes y a los de fondo”, expresa el detallado escrito.

Uno de los más ambiciosos es el plan de Víctor Ramos, un kirchnerista rebelde, más cerca de Daniel Scioli que de Cristina. Su objetivo es erradicar las villas en la Ciudad; tarea difícil si las hay, ya que actualmente viven en esos lugares 275.000 personas. El punto a favor de Ramos es que el FpV conoce el terreno, y fue el partido que llevó a la Gendarmería a hacer asfalto y tendido de luz en varios puntos olvidados por el PRO. El punto en contra es que fueron los militantes de La Cámpora -que en mayor medida responden a Andrés Larroque- los que hicieron de nexo para efectivizar esas tareas. Hoy, ese lazo entre Ramos y la agrupación leal a la Presidenta está quebrada.

Desde el sector del MST y Bien Común, las propuestas van sobre la base de sueldos para que los políticos, jueces y funciona-rios porteños cobren la misma cantidad que una directora de escuela. Además, quieren implementar un Plan Maestro de Transporte, donde se combine una red de áreas ferroviarias, marítimas, aeronáuticas, fluviales y terrestres con el área me-tropolitana.
La nota de color la da Ivo Cutzarida. Sin pensarlo demasiado y a días de haber lanzado su precandidatura, las promesas abarcan: sacar el IVA, bajar la delincuencia y el boleto del colectivo. Lo llamativo es que no puede cumplirlas, ya que dependen de la órbita nacional. Los candidatos ¿las cumplirán?

LA NOTA COMPLETA, EN EL N°25 DE QUÉ.

Compartir
?