Revista Qué

23 Sep 2017 | Legislatura porteña

Proyectos anclados

En la Legislatura porteña hay varias leyes que fueron archivadas en Secretaría a fines de 2016. Qué realizó un relevamiento de cada una de las iniciativas que, de no aprobarse a fin de año, perderían estado parlamentario. Las negociaciones y los motivos de las dilaciones A fines del año pasado, el oficialismo porteño puso freno […]

En la Legislatura porteña hay varias leyes que fueron archivadas en Secretaría a fines de 2016. Qué realizó un relevamiento de cada una de las iniciativas que, de no aprobarse a fin de año, perderían estado parlamentario. Las negociaciones y los motivos de las dilaciones
A fines del año pasado, el oficialismo porteño puso freno de mano a varias iniciativas legislativas que hicieron ruido en diferentes ámbitos de la Ciudad. Se trata del megaproyecto inmobiliario “Solares de Santa María”, que se ubicaría en el barrio de La Boca, y la creación de un espacio de esparcimiento llamado “Distrito joven”, a desarrollarse en Costanera Norte.
Estas dos iniciativas del Ejecutivo capitalino “están cajoneadas por tener estrecho vínculo con negocios inmobiliarios”, se comenta en los pasillos legislativos. Pero hay dos proyectos más: uno del diputado socialista, Roy Cortina, quien, en el marco del “Distrito Joven”, intentó impulsar la creación de un “Centro Joven para la Promoción de la Música”, que fue rechazado por el oficialismo; el otro, redactado por el diputado oficialista, José Luis Acevedo, para que todos los corredores inmobiliarios publicaran los costos en UVA, sigla que de-nomina a la Unidad de Valor Adquisitivo, para ajustar así los créditos según la inflación, aunque fuentes calificadas afirmaron a Qué que ese proyecto quedó desactualizado y esperarán a que pierda estado parlamentario.
En tanto, la última propuesta que también se encuentra archivada es la derogación de la Ley N°916, y disolver el Instituto de Juegos y apuestas de CABA, que está vinculado a la autonomía del Juego en la Ciudad.
“Solares de Santa María” nunca salió triunfal de la Legislatura porteña. Los diputados se niegan a debatir el megaemprendimiento inmobiliario, al que llaman “la Dubai argentina”, planeado para erigirse al lado de una villa de emergencia, la “Rodrigo Bueno”.
Es que, del otro lado del asentamiento, donde viven alrededor de mil familias, se despliegan 70 hectáreas vacías (lo que era la Ciudad Deportiva de Boca), listas para que IRSA (dueña del predio) levante su viejo proyecto “Solares de Santa María” que, con una inversión de mil millones de dólares, implica la construcción de un barrio de élite, con torres, centros comerciales, hoteles, oficinas y demás.
A diferencia de esta iniciativa fríamente calculada, el proyecto “Distrito Joven” ha mutado en diferentes oportunidades, y aunque ha sufrido numerosas modificaciones, “continúa con graves errores técnicos”, dicen varios parlamentarios.
Para el legislador del socialismo auténtico, Adrián Camps, “la iniciativa es una mezcla por la cual aseguraban que los jóvenes podían desarrollar actividades, incluso educativas, pero la realidad es que pretendían llevar los boliches de la Ciudad y concentrarlos todos en la Avenida Costanera, porque allí no generarían problemas con los vecindarios”.
Además, uno de los problemas más visibles era que el proyecto, según Camps, “tenía deficiencias técnicas muy serias. Por ejemplo, en el mapa, incluía la Reserva Ecológica Costanera Norte, que es propiedad de la Universidad de Buenos Aires”. A eso se le añadieron conflictos con los restaurantes y comercios que están en la zona, que tienen concesiones vigentes, y eso tendría que desaparecer.
A este polémico proyecto, se sumó la iniciativa del legislador socialista, Roy Cortina, quien pretendía que, en el predio donde se instalaría el “Distrito Joven”, se llevara a cabo un Centro Joven para la Promoción de la Música, como ámbito público, destinado a la formación, creación e integración de los jóvenes, en relación a diferentes géneros y estilos musicales. Pero el Gobierno de la Ciudad, según los fundamentos de la ley, debía disponer “de uno o más predios de su propiedad para el funcionamiento del Centro, y debía contar con la infraestructura y el equipamiento técnico necesario para el desarrollo de las actividades”, aunque “al Ejecutivo no le cerró la propuesta y no hubo negociación, así que decidieron encajonar un proyecto a favor de los jóvenes”, dijo a Qué una fuente cercana a Cortina. “Sobre todo, porque era de entrada libre y gratuita, y las instalaciones incluían, como mínimo, salas de ensayo y auditorio, aulas, estudios de grabación, anfiteatro, galería de muestras y oficinas administrativas”, agregó. Por otro lado, en los pasillos del Parlamento capitalino, aseguran que la idea del diputado socialista “era parte del acuerdo del ‘Distrito Joven’, discutieron si lo podían llegar a sintetizar o hacer un cambio de figuritas e incluirlo dentro del otro, pero ni siquiera hubo consenso dentro del propio oficialismo para sacarlo”.
Otro de los proyectos encajonados en Secretaría Parlamentaria es la ley que intentó impulsar el diputado oficialista José Luis Acevedo, que hubiera afectado a los corredores inmobiliarios, y que quedará archivado hasta que pierda estado parlamentario.
Según pudo saber Qué, la ley quedó desactualizada porque la economía está “muy dolarizada”, y el proyecto tiene que ver con que las inmobiliarias debían incluir, en sus publicaciones, el valor de los activos en UVA, con la intención de que esa Unidad de Valor lanzada por el Banco Central reemplazara al dólar. Pero no solamente fue una cuestión de moneda, sino que además intentaron negociar dentro del propio oficialismo para poder darle rienda a la ley. Sin embargo, no se llegó a un acuerdo.
En tanto, la derogación de la Ley N°916 y la disolución del Instituto del Juego de Apuestas de la Ciudad están vinculadas al convenio de transferencia de la administración del juego a la órbita capitalina, que fue aprobado en la última sesión legislativa, a finales del año pasado.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN #154 DE REVISTA QUÉ

Compartir
?