Revista Qué

25 Mar 2015 | La incomodidad de ECO

Recalculando en la Ciudad

El acuerdo de la UCR con el PRO a nivel nacional puede abrir dificultades para Lousteau y Ocaña al momento de convencer al electorado como alternativa al macrismo. El juego con los tiempos y el hincapié en escenarios diferentes

Rivales a nivel local pero aliados en el nacional, es en la actualidad el gran dilema al que se enfrenta parte del frente ECO de cara a las elecciones en la Ciudad, luego de que el radicalismo aprobó un acuerdo a nivel nacional con el PRO, algo que puede condicionar el armado de los precandidatos de ese espacio, Martín Lousteau y Graciela Ocaña.

De ambos, el más salpicado por el resultado de la Convención radical es Lousteau. Además de la UCR, lo apoya la Coalición Cívica, que también confluye de la mano de su líder, Elisa Carrió en una Primaria con Macri.

El economista tiene por delante entonces el desafío extra de convencer a electores descontentos o críticos del PRO, con una estructura donde dos de sus partidos principales acordaron con el Jefe de gobierno porteño dirimir la candidatura presidencial en una coalición en común.

El radicalismo porteño puso todo el aparato a jugar a favor de Lousteau para competir contra el partido de Mauricio Macri, a sabiendas del alto conocimiento que reúne el economista y de las chances que representa de, al menos, ayudar a fortalecer un bloque en la Legislatura porteña.

Unidos en la Ciudad, los partidos que conforman Energía Ciudadana Organizada (ECO) se dividen en el ámbito nacional: la Coalición Cívica y la UCR se inclinaron por un acuerdo con el PRO, mientras que el Partido Socialista evalúa una candidatura de Margarita Stolbizer, y el Partido Socialista Auténtico (PSA) estudia seguir a la dirigente del GEN o a un referente más de izquierda como puede ser Víctor de Gennaro.

En duda se encuentra el bloque Confianza Pública referenciado en Ocaña que, no obstante, aún no se inclinó por nadie en el terreno nacional y aún no está definido que vaya a hacerlo, sobre todo, si se tiene en cuenta que la ex ministra de Salud “bajó” hace dos años a la Ciudad, luego de haber ostentado una banca en el Senado de la Nación con un proyecto local.

Pero, por lo menos hasta las elecciones, todos los espacios mantienen el punto en común de una oposición a Macri. Desde el Partido Socialista Auténtico remarcaron que un pacto radical posterior con el macrismo derivará en fractura. “Mientras la UCR no acuerde a nivel distrital el frente ECO se puede mantener como opción, pero depende de lo que suceda en adelante”, le dijo a Qué Adrián Camps, el legislador del espacio que ocupará la banca dejada por María Eugenia Estenssoro.

La titular del Partido Socialista en la Ciudad, Verónica Gómez, se expresó en el mismo sentido. Descartó que pueda haber “un impacto profundo” en la Ciudad de la discusión presidencial, por lo menos “en un principio”, y depositó toda su confianza en el mensaje de Eco: “Ha dejado claro que es un frente alternativo”.

recalculandoPor si acaso, en el búnker del economista acusaron recibo de los riesgos de no diferenciarse del PRO.  A diferencia del discurso a poco de su lanzamiento, Lousteau acentuó en los últimos días sus críticas y apuntó contra el enorme gasto en publicidad oficial -que expuso mayor al de Nación- y cuestionó la falta de insumos en hospitales, de infraestructura en escuelas y de obras de envergadura.

Incluso, replicó la denuncia del GEN contra el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, por la utilización de recursos estatales en su campaña individual, acusación que validó su amiga Gabriela Michetti, también del PRO. Algo que, de todas maneras, lo deja en un lugar intermedio.

Si el ex ministro puede salir airoso de estas dificultades, se debe, en gran medida, al desdoblamiento de las elecciones en la Ciudad respecto de las nacionales. “Eso nos permite discutir más los problemas locales y permite un juego democrático diferente”, opinó Hernán Rossi, diputado radical y presidente del bloque SUMA más en la Legislatura.

En declaraciones a esta revista, Rossi descartó que pueda haber dificultades en la campaña porteña a partir de la discusión nacional. “En todo caso si existen dificultades frente al electorado, tendremos que esforzarnos para explicar cuál es nuestra posición. Pero me parece que no debe haber problemas en la medida en que Martín Lousteau y quienes lo respaldamos seamos claros en nuestras propuestas”.

Tiempo atrás, el “lilito” Fernando Sánchez, el hombre elegido por Lousteau para acompañarlo en la fórmula como vice, le resaltó a Qué que la competencia en dos órdenes se vincula a “objetivos”. “En la Nación están en juego las instituciones y hay que reconstruir la República, mientras que eso no sucede en la Ciudad”.

Palabras más, palabras menos es el mismo discurso con el que el radicalismo justifica ahora un acuerdo en común con el actual jefe de Gabinete porteño. Y, desde dife-rentes sectores, se apuesta a que en breve baje “la espuma” de las controversias generadas a partir de la decisión radical y que, de la mano, llegue la tranquilidad para ECO. Habrá que esperar.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 24 DE QUÉ

Compartir
?