Revista Qué

20 May 2015 | Panorama adverso

Recalde no levanta cabeza

La campaña del candidato K no muestra una mejoría respecto de las PASO. Los analistas señalan su “falta de competitividad” en la Ciudad. La elección de Santoro lo perjudicó aún más.

Los analistas coinciden en una opinión unánime: Mariano Recalde no tiene competitividad en la Ciudad. El candidato del Frente para la Victoria no hace pie en un
territorio que siempre le fue resistido al PJ.

El “elegido” de Cristina, ¿puede aportarle algo nuevo al kirchnerismo porteño? La respuesta quedó evidenciada en las PASO. El objetivo de uno de los máximos referentes de La Cámpora es quedar segundo en la elección general del 5 de julio próximo. No obstante, “por más que haga una campaña impecable -que no lo está haciendo- en la Ciudad el electorado siempre fue resistente al Gobierno nacional”, le dijo a QUÉ Santiago Seoane Cabral, director de la Consultora 3C.

“Recalde no tiene nada de competitivo. Puede ser que, con el tiempo, logre cambiarlo. No ha sabido aprovechar su gestión en Aerolíneas Argentinas”, agregó el analista político.

urna

Las fallas de Recalde son las mismas que las del FpV en los últimos años. A la falta de una plataforma que tenga correlato con las necesidades de los porteños, se sumó la poca eficiencia en lo comunicacional y en el nombra-miento de los candidatos. La elección de Leandro Santoro, un férreo opositor en el pasado ahora devenido en ultra K, fue tomada como un claro síntoma de que el kirchnerismo está falto de orientación en el armado porteño.

“En las PASO que, en general, son muy ordenadoras, quedó muy claro que el voto opositor no está pasando por el FpV, sino por ECO”, sostuvo el consultor Carlos Germano, en diálogo con este medio. Y añadió que “empieza a darse el voto útil (opositor a la gestión y figura de Mauricio Macri) que va a tender a polarizarse en una persona: Martín Lousteau”.

El pico en la carrera de Recalde fue haber llegado a ser el presidente de Aerolíneas Argentinas, en 2009. Desde entonces hasta ahora, cosechó más críticas que halagos. No logra revertir el panorama que le dejaron las PASO.

“Se ve un déficit, desde hace muchos años, del PJ en la Ciudad. Es un partido muy cerrado”, señaló Germano. Y aclaró: “Santoro no le aporta absolutamente nada al FpV. Es una fórmula que disminuye. Lo peor en la política es tener que salir a dar explicaciones”, respecto de las sucesivas declaraciones del vice de Recalde para limpiar su imagen.

En las comunas tampoco la performance fue la mejor. En territorios como en las comunas 7 y 15, donde La Cámpora tuvo fuerte presencia -sobre todo en las villas-, los votos fueron volcados al PRO y, en menor medida, hacia ECO.
Lo cierto es que el candidato K tomó noción de que competir en la Ciudad no es tan fácil como se pensaba. Lejos de la influencia del kirchnerismo nacional, los electores porteños reafirman su postura antikirchnerista.

LA NOTA COMPLETA, EN EL N°32 DE REVISTA QUÉ.

Compartir
?