Revista Qué

6 May 2015 | LA INTERNA DENTRO DE LA INTERNA

Revisiones y diferencias

El kirchnerismo piensa cómo recuperar los votos que perdió. Según las PASO, el espacio pierde representación en algunas comunas, donde es mayor el voto de clase media. La competencia interna dejó más dudas que certezas.

Como el viejo axioma peronista “el que gana conduce, el que pierde acompaña”, el conjunto kirchnerista que compitió en las Primarias se comprometió a apoyar a Mariano Recalde hacia la recta del 5 de julio, aunque también emergieron los distintos “trapitos” que dejó la interna.

FpVPases de factura por la estrategia que no “caló” en el electorado porteño, desavenencias con la Junta Electoral por la existencia de un piso interno para colar candidatos y la revisión que piden algunos sectores por la existencia de varias listas a legisladores son parte de las discusiones que emergen desde adentro del kirchnerismo de la Ciudad.

Está claro. La campaña que llevó adelante el kirchnerismo debe repasar sus linea-mientos si es que quiere, al menos, ingresar en el balotaje, y mantener así el mote de segunda fuerza conseguido tanto en 2007 como en 2011 de la mano del ex ministro de Educación, Daniel Filmus.

En la campaña hacia las PASO, el funcionario de Presidencia de la Nación, Gustavo López, comparó la competencia interna del kirchnerismo con el fenómeno de UNEN en 2013 con el objetivo de superar “el piso” histórico en torno del 20%. En declaraciones a Qué (ver edición Nº 28), destacó que la diversidad de presentaciones buscaba un crecimiento del frente.

Sin embargo, eso no sólo no ocurrió, sino que el kirchnerismo no llegó al piso de los comicios anteriores. Recalde, por sí sólo, totalizó más del 12%, y el resto de los precandidatos le aportó a la convergencia otros 6 puntos.

Pero, a su vez, los resultados acentuaron las diferencias internas que dejó el pasado cierre de listas. El cooperativista Carlos Heller le hizo un pase de facturas a Martín Sabbatella dentro del frente Nuevo Encuentro, que ambos lideran. El titular del Banco Credicoop reconoció que asumió la precandidatura para que su ladero Edgardo Form conservara su banca, mientras que el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) se plegó a la estrategia de la Casa Rosada y negoció el sexto lugar en la boleta de Tomada.

“El EDE nos planteó de manera intransigente que la banca legislativa debía ser para ellos y que la distribución de candidaturas a comuneros debía ser notablemente mayoritaria para ese partido”, manifestó el banquero en una carta pública, en la que admitió lo que está revista adelantó en la edición Nº 27.

Como ya se informó, Heller –que obtuvo un 1,46% de los votos– consideraba que si Encuentro por la Democracia y la Equidad (EDE) presentaba la precandidata a Jefe de Gobierno –Gabriela Cerruti– su partido, el Partido Solidario (PSOL) debía colocar el candidato a legislador.

Las desavenencias condujeron a un “síntoma de ruptura”, como él mismo definió, y a que militaran cada uno por su lado, lejos del acuerdo al que habían arribado en 2010. No obstante, el banquero también apuntó contra el mayoritario respaldo que recibió Recalde en la interna.

“Tuvimos diversas señales de apoyo por parte de destacados referentes del kirchnerismo porteño, que posteriormente no se cumplieron. No solo no se dio ese apoyo, sino que se plegaron y militaron la “opción oficialista” de Recalde, se quejó.

Pero no es el único que reveló resquemores. La lista Espacio Abierto encabezada por Carlos Oviedo y que llevaba a María José Lubertino cuestionó la falta de consideración del resto de los precandidatos, a excepción del jefe de las aeronaves, y de las barreras para los diferentes sectores.

Para la ex directora del INADI, el piso interno del 25%para colar un candidato a legislador es “antidemocrático” y reclamó mayor apertura. En efecto, la única lista que superó el 25% es la encabezada por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, alineado con Recalde.

Los que se encuentran distantes del candidato triunfante apuntan contra la pejotización del Frente para la Victoria,
A pesar de su posición, Heller blanqueó que no contó con los mismos “recursos económicos” que la opción oficialista, algo que también replicaron el resto de los dirigentes.

Si supera las diferencias, el kirchnerismo tiene el desafío de reflotar desde abajo. En la revisión es vital no desdeñar que, de acuerdo a los resultados de las Primarias, el kirchnerismo pierde representación en las comunas 6, 2, 13, 12 y 14, donde el armado de ECO le arrebató espacios. “El kirchnerismo debe hablarle a la clase media”, observó un operador K.

Estrategias

En el Frente para la Victoria hubo siete precandidatos a jefe de Gobierno, pero cinco nóminas de postulantes a legisladores. “Varios terminaron haciendo un mal negocio, compraron una encuesta que les daba oportunidad de demostrar poder. Fue una picardía”, opinó un observador K.

La picardía redunda en que, por caso, el ibarrismo desaparecerá de la Legislatura Porteña. Vence la banca del propio ex acalde porteño y la de su ladero, Fernando Muñoz, que no pudo renovar. En tanto, otra que quedó sin chances de acceder a otro período legislativo es la secretaría general de la Mesa Nacional por la Igualdad, María Rachid, referenciada en el Movimiento Evita.

Recalde, fue visto desde el inicio de la campaña, como “el candidato” por parte del elector kirchnerista politizado. Frente a eso, el resto de los precandidatos competían en desventaja, más allá que la propia Cristina Fernández de Kirchner evitó explicitar su inclinación por el jefe de las aeronaves.

Quizá como si se tratara de una lección aprendida, distintos referentes kirchneristas tomaron nota y piden que para la elección nacional y las que queden en las provincias no haya competencia entre nóminas a legisladores, aunque sí para el cargo ejecutivo.

“La interna para legisladores no tuvo sentido. Las personas no cambian su voto por un diputado o un senador”, esbozó una de las personas que puso el cuerpo en la campaña K. Pero, no obstante, esta opinión no conforma a todo el arco kirchnerista.

Referentes más alejados de la conducción, como el médico Carlos Oviedo o el ex director del Cabildo, Víctor Ramos, se manifiestan a favor de que se mantenga abierta la competencia como sucedió en estas Primarias. sin restricciones.
Más allá de esto, con diferencias, cada uno de los sectores coincide en que se debe reveer la estretegia y que es clave a futuro la performance de Recalde. Falta saber si hay acuerdo en el mensaje y la estrategia.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 30 DE QUÉ.

Compartir
?