Revista Qué

17 Sep 2015 | Concesiones

Siga, siga el baile

Una larga lista de empresas explota predios y locales. Por ellos pagan un canon ínfimo o de cero pesos, como el Buenos Aires Desing, las playas subterráneas y las cocheras a Cristóbal López. Ahora, la Ciudad busca aprobar proyectos de concesiones por 30 años.

En las últimas semanas, el macrismo comenzó a tratar en la Legislatura porteña proyectos clave. Quiere aprobarlos este año antes de que asuman los nuevos diputados en diciembre próximo.

Entre las iniciativas que se discuten está la concesión de un predio ubicado en las inmediaciones de la cancha de River a la Universidad Torcuato di Tella, a cambio de becas. Otro de los proyectos es la remodelación y explotación por 30 años del autódromo municipal.

Desde la oposición, presionan para que se le revoque la concesión a IRSA, que explota el Shopping Buenos Aires Desing a través de Emprendimientos Recoleta SA por 46.000 mensuales, por medio centenar de locales, centros de convenciones y cocheras. Luego de que la empresa logró ampliar el contrato hasta 2018, ahora la Ciudad busca venderle directamente el predio mediante subasta pública, lo cual ya generó polémica en el recinto entre legisladores del Frente para la Victoria y sectores de izquierda.

Lo llamativo de la situación es que las empresas no pagan canon o los montos son irrisorios. Actualmente, la Fundación Torcuato di Tella abona 8 mil pesos mensuales por la explotación del lugar.

En julio de 2014, el ex legislador de la Coalición Cívica, Facundo di Filippo, y los diputados Pablo Bergel y Gustavo Vera realizaron una presentación contra el gobierno porteño. “Hicimos una denuncia penal por un largo listado de concesiones irregulares, que van desde las cocheras para Cristóbal López, pasando por el Shopping Buenos Aires Desing, estacionamientos subterráneos, los restaurantes de La Recova, boliches de la Costanera Norte, bajo autopistas, etc.”, le dijo a Qué Di Filippo.

“Por lo que tenemos entendido esa denuncia avanza en la Justicia. La dirección general de concesiones tuvo que aportar muchísima información, y esperamos que se avance contra los funcionarios que habilitan estos negociados”, agregó el titular del Partido Social en la Ciudad. Actualmente, la causa es investigada por la fiscal Paula Azaro.
En el listado que Vera, Bergel y Di Filippo presentaron a la Justicia, se encuentra una docena de firmas que no abona dinero para explotar los distintos espacios. Entre ellos están la discoteca Modena, canchas de tenis de Obras Sanitarias de la Nación, bar museo Arte Español Larreta, bar museo de la Ciudad Fileteado y siete playas de estacionamiento.

Las sumas irrisorias abarcan desde los conocidos restaurantes Gardiner y Rodizio ($ 44.000 y $ 60.000, respectivamente) hasta el Centro Metropolitano de Diseño, por 13.000 pesos mensuales, y Bajo Autopista 1-111, por 9.340 pesos.

Cristóbal López, Macri, Polledo, Cabrera

El centro de las críticas es la dirección General de Concesiones, que dirige Gabriel Astarloa, y que depende del ministerio de Desarrollo Económico, administrado por Fancisco Cabrera. Sobre las playas de estacionamiento subterráneas Astarloa afirmó que no pagan canon por que “hicieron las obras”. Pero “no menciona que algunas de esas obras se realizaron en la década del ‘70, por lo que la inversión ya está varias veces recuperada. En cambio, siguen prorrogando las concesiones sin pagar canon”, dijeron desde La Alameda.

En el negocio del estacionamiento también está vinculado el empresario del juego Cristóbal López. Este explota en terrenos del gobierno de la Ciudad mil cocheras para su Casino en el Hipódromo de Palermo sin pagar un peso de canon al Estado porteño que le concesionó el servicio.

El estacionamiento es de uso exclusivo para los clientes del Casino. El costo por hora es de 20 pesos y la estadía, 60 pesos. De acuerdo al cálculo aproximado que maneja La Alameda, la capacidad máxima alcanzaría una facturación de 1.800.000 pesos por mes. Al año alcanzaría los 20 millones de pesos.

Muchas de las concesiones datan desde la época de Grosso y actualmente están vencidas o fueron renovadas por la administración macrista. En 1993, el entonces Concejo Deliberante de la Municipalidad de Buenos Aires sancionó la ordenanza N° 46.229 que prohibía la concesión o permiso de uso para aquellos predios que estuvieran destinados a espacios verdes, a los que categorizaba como Urbanización Parque. En esta situación se encuentran, por ejemplo, las concesiones ubicadas en Costanera Norte. Otras comenzaron hace ocho años, como la discoteca Modena que, curiosamente, ganó una licitación en 2011 para realizar el servicio de limpieza integral y mantenimiento en el ministerio de Hacienda por $ 686.000.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN 49 De QUÉ 

Compartir
?