Revista Qué

24 Feb 2015 | COMICIOS PORTEÑOS

Sin máquinas, un guiño a Larreta

A poco menos de dos meses para las PASO, el Gobierno de la Ciudad decidió dar marcha atrás con el voto electrónico. Sería otra forma más de apoyar al jefe de Gabinete en la interna del PRO.

Que si, que no; que en las PASO, que en los comicios generales; que es por la interna entre Larreta y Michetti, que se tiene miedo a un “papelón” al apurarlo; el voto electrónico en la Ciudad cada vez aparece más lejano en el horizonte.
Cuatro calificadas fuentes del Gobierno de la Ciudad confirmaron que el sistema de votación “Vot.Ar”, desarrollado por la empresa MSA S.A, no será utilizado en las Primeras Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO).

voto electronicoDos fueron las causas fundamentales que determinaron que el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, de marcha atrás sobre sus pasos, según explicaron.

La primera es la “cruenta” interna que se desató entre el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, y la senadora nacional Gabriela Michetti. Ambos pelean por suceder a Macri, quien ya se definió por el primero. “Al sacar la boleta electrónica en las PASO, se asegura que el aparato PRO continué jugando para Larreta”, explicaron.

El jefe de Gabinete tiene fiscales de mesa propios, y la posibilidad de una distribución masiva de las papeletas con su nombre.

La segunda es el temor a que puede ocurrir un “papelón” con el cambio del sistema. La CABA sería el primer distrito con un patrón electoral grande que usaría éste sistema. “Hay que tener en cuenta que además de la implementación, se necesita capacitar a los fiscales, comunicarle a la sociedad cómo se usan las maquinas y si es un fiasco sería un golpe muy fuerte para el PRO”, precisaron cerca del ambiente de Mauricio Macri.

La determinación se tomó el mismo día que en el que se publicó en el Boletín Oficial el decreto que oficializó la contratación de la mencionada empresa. El precio final, superior a los 216 millones de pesos, fue estipulado para cubrir por lo menos dos comicios, y una hipotética segunda vuelta. Voceros de MSA, remarcaron que la empresa se encuentra preparada para cualquier situación que le planteé el Gobierno. “En la empresa estamos más que preparados para lo que disponga el Gobierno”, precisaron.

Por ese motivo, ya se encuentra preparando la etapa de instrucción a autoridades, fiscales de mesas y demás sobre el funcionamiento de las maquinas de votación.

Al cierre de está edición, las autoridades porteñas aún no le comunicaron a los directivos de la empresa sobre posibles modificaciones en las fechas de la puesta en funcionamiento.

La decisión de la marcha atrás con el nuevo sistema se conoció luego de que el macrismo recibiera un segundo apoyo por parte de la Justicia de la Ciudad. El amparo que solicitó la empresa que perdió la licitación, Smarmatic S.A, no fue concedida por la jueza Ana Paola Cabezas Cescato, a cargo del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N°11.

Ahora todo quedará en manos de la Legislatura. El PRO necesita modificar la norma lo antes posible. Se trata de la única opción “legal” que le quedaría para realizar. Además, los cambios tienen que estar antes del 27 de marzo, debido a que en esa fecha se debe llevar a cabo la audiencia en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) en la que los partidos deberán presentar sus quejas ante la forma de la boleta. Para aprobar los cambios en la Legislatura el PRO necesitará de 40 votos. Ya cuenta con los 28 propios de su bloque, pero se descuenta de que tanto el Frente para la Victoria como UNEN acompañarán la iniciativa.

El TSJ fue otro de los organismos que dio su opinión en el medio de la lluvia de rumores. En un comunicado oficial, firmado por los jueces Ana María Conde, Alicia Ruiz y José Casás, el tribunal informó que “prosigue con las tareas que le competen orientadas a la celebración de los comicios” en las fechas que ya fueron estipuladas en el cronograma electoral. El organismo judicial es además, la víctima más reciente de está interna abierta. Luego de jugarse a favor del macrismo, lo que adelantó la renuncia a la presidencia de Casás, quedó “fuera de juego”, al no ser notificado sobre el cambio.

La oposición también se sorprendió a conocer la noticia. Salvo la UCR, todos los demás partidos esperaban que se ratifique la medida. “Lo único que sucedió fue que se cumplió lo que veníamos denunciado”, expresaron desde el radicalismo. La UCR no fue la única que levantó el grito en el cielo por los tiempos de la capacitación. La Defensoría del Pueblo fue uno de los organismos del Estado que primero se expresó en contra del poco tiempo para la instrucción de la sociedad. Las ONG’S que monitorean todos los temas relacionados a la transparencia electoral también hicieron públicas sus dudas. Ahora son más las dudas que las certezas que rodean a las PASO porteñas.

LA NOTA COMPLETA, EN LA EDICIÓN N°20 DE QUÉ.

Compartir
?