Revista Qué

10 Jun 2015 | El sistema en la Ciudad

VTV: una cuestión pendiente

La administración macrista dio un paso más en la implementación de la VTV, adjudicando el servicio a cinco empresas. Está previsto que comience a funcionar el año próximo

Luego de nueve años de sancionada la ley, el gobierno de la Ciudad definió las empresas que llevarán a cabo la puesta en marcha de la VTV, quienes instalarán diez plantas de revisión en los barrios porteños.

Con la firma del jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, el Ejecutivo dio a conocer en el Boletín Oficial las firmas seleccionadas. Concretamente se trata de Applus Iteuve Argentina SA, VTV Norte SA, SGS Argentina SA, Inspecentro SA-Sucursal Argentina y la Unión Transitoria de Empresas integrada por Atisae VTV SA-TH Collection Services SA, quienes colocarán cada una, dos talleres en diferentes barrios de la Ciudad.

La implementación de la VTV fue aprobada por la Legislatura porteña el 21 de diciembre de 2006 bajo el gobierno de Jorge Telerman con el número de ley 2265, pero la decisión sobre las empresas que se encargarán de la revisión obligatoria llega 9 años más tarde.

De esta manera, la Ciudad adhería a la ley nacional de tránsito 24449 promulgada en 1995, que establecía que todos los distritos del país debían implementar la VTV, cuestión que se aplica desde hace años en varias provincias, como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Río Negro y Neuquén

En 2011, ya bajo el gobierno del Pro, nuevamente la Legislatura aprobó los pliegos de la licitación bajo la ley 4111, que al ser por diez años de duración, se necesitaba el aval legislativo.

La VTV alcanzará a un millón de automóviles y camionetas, así como a unas 100.000 motos particulares, con un monto de 377 pesos para los primeros, y 142 para los segundos, aunque podría producirse una nueva determinación de precios en 2016. El trámite será obligatorio para todos los vehículos de más de tres años de antigüedad.

VTV - Julia #35_what.qxdEn la licitación, el canon formó parte de la oferta económica que cada empresa realizó. Esto es, cada empresa cotizó cuánto canon requería: a menor canon mayor puntaje. En esa lógica el mayor canon que resultó adjudicado rondó el 10% y el menor, el 8%. Cada empresa realizó dos ofertas, una por cada taller. Por ejemplo, el gerente administrativo de VTV Norte, Martín Serrano, explicó a Revista Qué los canones solicitados por su firma, uno del 8% y el otro del 10% donde la variación se da por los precios de alquileres de los lugares donde emplazarán las plantas.

Acorde con el millón de automóviles a verificar, la recaudación total con un precio de 377 pesos cada uno es de 377 mi-llones de pesos. Si a esto se lo divide en las cinco empresas concesionadas (que ubicarán dos talleres cada una en barrios de la Ciudad) recaudarán en total por la verificación, 75.400.000 de pesos al año, de los cuales se quedarán con el canon ofertado que ronda el 10%, osea 7.540.000 de pesos. Si se tiene en cuenta que de los 377 millones de pesos, al restarle la ganancia de las cinco empresas por los diez talleres en total, o sea 75.400.000 de pesos, quedaría una ganancia estimada para el gobierno de alrededor de 302.000.000 de pesos.

En el caso de las motocicletas, con una plaza de 100 mil que deben ser verificadas a un monto de 142 pesos, la recaudación total ronda los 14.200.000 de pesos, por lo que cada una de las cinco empresas recibirá 2.840.000 de pesos, de los cuales se quedará con un canon de entre el 8 y 10% de ganancia, osea 284.000 pesos por el aval de la circulación de motos. Lo restante, un poco más de 11.000.000 de pesos, entrarían a las arcas del GCBA.

 

De larga data

 

Tras la aprobación de la ley 2265 se ha recorrido un largo camino que incluyó medidas judiciales. En 2013, las juezas López Vergara y Andrea Danas frenaron la licitación haciendo lugar al pedido de una medida cautelar de una empresa argentina, que se había presentado a la licitación y que advirtió que los requisitos no los puede cumplir ninguna compañía nacional. En el escrito, acusa a la gestión PRO de dirigir la licitación hacia las empresas extranjeras.

El gobierno apeló la sentencia y la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario resolvió revocarla.

Mientras los tiempos continuaban extendiéndose, la subsecretaria de Transporte de la Ciudad emitió una re-solución a fines de 2014 habilitando a los autos particulares y motos radicados en la Ciudad a seguir circulando en la Ciudad y salir a la ruta sin la Verificación Técnica Vehicular.

A pesar de que el gobierno anunció la puesta en marcha de la VTV para enero de 2015, el proceso volvió a postergarse, y podría comenzar el año próximo.

LEA LA NOTA COMPLETA EN LA EDICIÓN IMPRESA Nº 35 DE QUÉ

Compartir
?