Revista Qué

2 Mar 2015 | Avance médico

Embrace: el reloj inteligente para epilépticos

Contar pasos, registrar nuestro sueño o frecuencia cardíaca, notificarnos de correos, mensajes o llamadas, son la mayoría de las funciones que los wearables actuales ejecutan; sin embargo, firmas como Empatica buscan crear en sus relojes una función mucha más compleja: salvar vidas o alertar sobre posibles padecimientos o enfermedades.

embrance 2Tal es así que la apuesta más reciente de la compañía es Embrace, un reloj inteligente capaz de alertar a familiares o pacientes de epilepsia sobre posibles ataques o convulsiones antes de que ocurran.

También ofrece otras características que sirven a todo tipo de persona, relacionados con la actividad física y los patrones de sueño, al medir también los niveles de estrés del usuario, monitorizando la actividad electrodérmica (EDA).

Básicamente, la EDA es la medición de la conductancia de la piel: cuando una persona se excita o estresa, la cantidad de sudor en su piel fluctúa.

Los sensores incluidos en Embrace son capaces de medir los pequeños cambios en la conductancia de la piel y comunicarlos mediante vibraciones cuando la persona que lleva puesto el reloj está experimentando niveles de estrés más altos de lo normal.

El Embrace es el producto resultante tras un largo camino trabajando en su desarrollo. Desde la década de los 90, Rosalind Picard ha estado investigando la mejor manera de medir las emociones a través de sensores.

En 2007 Picard (que en esos momentos era la directora del grupo Affective Computing en el MIT) desarrolló el iCalm, un wearable que medía los niveles de EDA en la muñeca.

Su objetivo era poder cuantificar las emociones, especialmente las de personas con autismo no verbal. En aquellos momentos, no era consciente de que estos sensores también serían capaces de predecir ataques epilépticos.

Al parecer uno de sus estudiantes se llevó los sensores a casa para medir los niveles de EDA de su hermano, que era un autista no verbal. El estudiante pretendía averiguar qué le causaba estrés a su hermano, de modo que le ajustó los sensores en ambas muñecas, mientras Picard monitorizaba remotamente los datos.

Un día, notó niveles anormalmente altos de EDA en la parte derecha del cuerpo, pero no en el izquierdo. En su momento, Picard supuso que se trataba de un error en los sensores.

Sin embargo, cuando le preguntó a su estudiante lo que había ocurrido ese día, éste le contestó que su hermano había sufrido un grave ataque epiléptico 20 minutos después de que los sensores recogieran estos niveles anormalmente altos de EDA.

Así fue como surgió este smartwatch diseñado para ataques epilépticos. Antes los sensores que se colocaban en la muñeca del paciente eran precisos, pero muy aparatosos también, por eso Lai y Picard se propusieron crear un dispositivo con calidad médica, y que pudiera llevarse diariamente con comodidad.

Para eso encargaron su diseño a la firma Pearl Studios. El mayor problema que se planteaba a la hora de diseñar el dispositivo era convertirlo en algo que fuera cómodo de llevar puesto porque, tal y como razonaba Mladen Barbaric, cofundador de Pearl Studios, “si no lo llevas puesto, no podrá salvarte la vida”.

Esto significaba que el Embrace tenía que ser pequeño, lo cual suponía un gran desafío, si consideramos la cantidad de sensores que se necesitan para que funcione. También tenía que ser atractivo:”fue un proceso doloroso, de tener que eliminar cosas”, dijo Lai.

Compartir
?