Revista Qué

15 May 2017 | A gozar

Las claves para un sexo oral inolvidable

Una de las prácticas más placenteras para realizar en la intimidad con una pareja es el sexo oral. Aquí te contamos lo que no debe faltar para garantizar un disfrute inolvidable

Cada persona es diferente, y lo que agrada a una, probablemente no sea del agrado de otra. El mejor consejo es probar mediante ensayo y error, pero existen ciertas técnicas que ayudan a tener una sesión formidable de sexo oral.

Hablar del tema con naturalidad

La información es poder, y en ese caso te interesa que tu pareja tenga toda la información posible. Cualquier momento del día es apropiado para susurrarle al oído que querés hacerle sexo oral la próxima vez.

Tengo muchas ganas de lamerte…”, o “Me encanta cuando me hacen …, ¿probamos?”, son buenas frases para deslizar en un breve lapso de seducción.

Dar instrucciones precisas

En el caso de los hombres, hay algunos a los que les encanta que vayas más despacio, que presiones, absorbas, bajes a los genitales… Y en el caso de las mujeres, lo mismo.

Hay chicas a las que les fascina que solamente la rocen con la punta de la lengua; otras, que prefieren algo tipo lengüetazo de vaca; otras, que su pareja se centre más en el clítoris; otras, que lo hagas en la parte de la vagina…. De modo que quien recibe el sexo oral debe ir guiando.

Regular los movimientos

Cuando se empieza a besar y lamer durante el sexo oral, la forma de trabajo debe ser lentamente desde el exterior. Esto hará que los sentimientos sean más intensos. Una lenta acumulación crea un orgasmo mucho mejor para las mujeres. Y es que la mayoría de las féminas es muy sensible al tacto, incluyendo el contacto realizado por la lengua; por lo que el hombre debe empezar con cuidado y ver lo que su mujer quiere.

El clítoris, en particular, está lleno de terminaciones nerviosas, así que hay que asegurarse de es-cuchar sus señales. El va-rón de be tratar de no precipitarse a lamer el clítoris, pero cuando lo haga deberá ser suave, especialmente si ella no está totalmente excitada. Lo mismo para quienes practiquen la felación: suaves movimientos con la boca y mucha lengua sobre el prepucio.

La lengua

La clave para dar un buen sexo oral es mantener en movimiento la lengua. En el caso de un cunnilingus, si no estás seguro de cómo usarla, debes dejarla plana
y lamer toda la vulva y el clítoris. Se puede hacer un movimiento de arriba o de lado a lado, o una mezcla de ambos. Tanto en una sesión de cunnilingus como en una felatio es muy importante utilizar la parte más plana y más suave de la lengua.

El rol de las manos

Al dar sexo oral a una mujer, el hombre debe tratar de ponerse en una posición en la que sus manos estén libres, para tener un elemento extra. Si es capaz de acariciar los senos y el cuerpo en general de su pareja mientras da sexo oral, entonces ¡grandioso!.

También se puede usar una mano para levantar ligeramente la ‘capilla’ del clítoris, revelar la parte más sensible y estimular con la lengua. Si se es bueno en la multitarea, ¿por qué no añadir los dedos en la acción y tratar de estimular el ano?.

La mayoría de las mujeres disfruta de esto e intensifican el placer al siguiente nivel. Si se trata de una felatio, la mujer puede utilizar las manos para acariciar los testículos y la zona entre ellos y el ano. Quienes se animen a más, pueden jugar con un dedo en el ano.

OJO CON LA SUCCIÓN

Es posible que de vez en cuando quieras chupar suavemente su clítoris y realizar alguna succión para dar una sensación diferente. Pero… ¡cuidado!

Algunas mujeres estarán contentas con esto, en cambio, otras no. Hay que estar preparado para cambiar, ser creativo, flexible y seguir en la búsqueda de los movimientos de la lengua, la presión y la velocidad de trabajo para lograr una sesión hiperplacentera. Y recordá utilizar la parte más plana de la lengua.

 

Gentileza Revista LA TECLA 

 

Compartir
?