Revista Qué

12 Jun 2015 | Revolucionario....

El boom del chip sexual

Si el estrés laboral o simplemente desgano son las causa por la que no disfruta de su sexualidad, ahora es boom el chip sexual. 

chipEs el último grito de la moda en materia de salud y belleza en Europa y Estados Unidos, sin embargo aún no se implantó en Argentina, y por esa razón, son pocos los ciudadanos de nuestro país que la tienen.

Carmen Barbieri es una orgullosa integrante de ese selecto grupo, y no vacila a la hora de revelar detalles. En una charla íntima con María Laura Santillán se animó a contar su experiencia.

“Te da ganas de tener ganas”. Esa frase eligió Carmen para resumir en pocas palabras los efectos del chip. En ese sentido, insistió en que no se trata únicamente de sexo. Aunque es cierto que también incrementa el deseo: “Te dan ganas de terminar en la cama con tu pareja. Antes para mí el sexo era el último trabajo del día”, reconoció.

“Ya es el segundo que tengo. Tenés ganas de todo: de levantarte a la mañana y no tener mal humor, de salir, de desear. Es la primera vez que hago algo por mí y para mí. Hasta la piel tengo diferente. Con el chip siento que tengo 27 años”, concluyó.

El procedimiento que dura tres minutos consiste en colocar la plaqueta al paciente en la cadera porque hay más grasa. Su costo es para mujeres de 350 dólares y para hombres de 700 dólares.

Los precios varían entre hombre y mujer, porque al primero hay que colocarle siete plaquetas, en cambio a la mujer sólo uno.

Compartir
?