Revista Qué

26 Oct 2015 | Sexo virtual

Los nuevos juguetes tecnológicos

Hoy en día, donde la tecnología es furor en el sexo, las relaciones eróticas han cambiado con el uso de la web, tal es así que practicar sexo virtual se ha vuelto muy popular entre las personas.

sexo 3 sexo virtual 2sexo 1Imaginar que pueden tocarse, besarse, abrazarse, explorarse, les proporciona un alto nivel de excitación sexual que aunque no exista el contacto físico, la atracción erótica puede sentirse muy real, tanto como si se estuviera con la persona en ese momento.

Todo pasa por las fantasías de quien consume el sexo virtual, una forma de sexo sin penetración, ni contacto físico alguno.
Quizás recordás la escena protagonizada por Sandra Bullock y Sylvester Stallone en la película Demolition Man, en la que la actriz, quien interpreta a una policía del futuro, propone un encuentro sexual a John Spartan (el personaje de Stallone), un agente criogenizado en el siglo XX, que despierta en una época donde no hay crimen ni pasiones que puedan hacer a las personas perder el control.

Considerada una de las escenas de sexo más insólitas y extrañas del cine, en ella, Bullock se dispone con toda naturalidad a mantener relaciones sexuales virtuales con el protagonista, provista de un casco que, vía ondas electromagnéticas, provoca en la pareja las sensaciones propias de una relación placentera, sin necesidad de que ninguno tenga contacto físico.

Pero el cine se ha adelantado a la realidad y plantea una situación que hoy en día no resulta lejana. El sexo virtual con sensaciones reales que lanzaba esta película allá por 1993, veinte años después se convirtió en una realidad que se lanza al mercado.

Muchas personas disfrutan del sexo virtual por distintas razones, a algunos incluso les gusta mostrar su vida sexual por internet.

El intercambio erótico del sexo virtual es perfecto para combatir la distancia geográfica. Además, es un gran estimulante de fantasías y buen amigo del placer.

El truco está en no correr riesgos innecesarios, en tener cuidado. Por eso, debés considerar ciertas “reglas” a la hora de llevarlo a la práctica.
• Asegurate de que no te estén grabando, para que no termines colgada en páginas porno o en cualquier otro sitio.
• Si estás teniendo sexo virtual con un desconocido, podés optar por no mostrar tu rostro, o incluso elegir un servicio de voz. El efecto de la voz puede ser muy estimulante: no siempre es necesario valerse de la webcam.
• El sexo es un ejercicio de la mente. Gran parte de lo que imaginamos proviene del lenguaje, así que explotalo. Es más seguro hablar que mostrar las tetas.
• No guardes el material explícito. ¿Qué tal si alguien se mete a husmear entre tus carpetas, y te encuentra mostrando las nalgas?
• Si te empeñás en conservar fotos o videos, hacerlo con mucho cuidado. Que todo quede súper bien resguardado.
Obviamente no hace falta que tengas pareja para llevar adelante esta práctica, sin ir más lejos mucha gente disfruta hacerlo con extraños, ya sea quitarse la ropa, fantasear que se tocan, se besan.

Al hablar de sexo virtual, debe tenerse en cuenta principalmente que internet es un espacio lúdico, un espacio de juego en el cual una computadora y otra están ligadas permitiendo una comunicación en directo.

En este contexto el sexo virtual consiste en poner en juego el deseo y la fantasía. El ingreso de las webcams a este ámbito ha aportado un estímulo visual a esa imaginación.

Aún cuando parece inofensivo, el sexo virtual deja de lado algunos valores que se ponen en juego en el cuerpo a cuerpo y la satisfacción real que puede brindar.

Twerking Butt, lo nuevo en juguetes: De la mano de Pornhub (una de las páginas web más visitadas del mundo para ver pornografía) llega un juguete sexual en forma de trasero humano apodado, Twerking Butt, que incluye visor de realidad virtual.

Este se mueve al ritmo de la música, viene con tecnología Cyberskin, que da la sensación de que el producto tiene piel real, y no sólo un recubrimiento artificial. Además viene acompañado de un dispositivo de realidad virtual, con el fin de que la experiencia sea más realista.

Podemos conectar nuestro smartphone o tablet para ajustar la música, intensidad de vibración o disfrutar de vídeos para adultos. Viene en dos versiones: clásico 499 dólares, y Deluxe por 799 dólares.

Klic-Klic, juguete 3.0: La empresa Girona desarrolló un revolucionario invento que traspasa los límites de la imagen, el juguete sexual 3.0 Klic-Klic.

Se trata de dos dispositivos: uno para modo individual, que capta el movimiento que estás realizando y lo devuelve según el grado de intensidad de los estímulos. Además, incorpora más geometrías que la vagina normal, de la misma forma que también presenta una curvatura mayor que un pene.

El otro es modo pareja, donde los sensores del aparato activan un dispositivo que pone en marcha dos motores del Klic-Klic, lo que se traduce en vibraciones y sensación de profundidad. Te permite compartir sensaciones a través de la pantalla, e iniciar un viaje erótico a la distancia.

Lovepalz, placer virtual: Es básicamente un juguete sexual que propone sexo virtual 3.0, ideal para la pareja a la distancia. Pero ¿cómo funciona? Se compone de dos piezas, una para el hombre llamado Zeus, y otra para la mujer denominada Hera.

Cada cual se adapta a las condiciones que cada género necesita, y puede transmitir en tiempo real los movimientos que la otra persona está realizando a la distancia con sus genitales.

Así, gracias a una aplicación para iPhone y buena conexión Wi Fi, lo que cada uno de los dos haga, será emulado en el otro. Ambos son a prueba de líquidos y vienen con compresión de aire. Cada aparato vale 50 dólares.

Compartir
?