Revista Qué

31 Oct 2016 | Eyaculación femenina

¿De qué se trata y cómo lograr el Squirt?

Casi todas las mujeres sueñan con tenerlo; algunas requieren de entrenamiento, y otras simplemente lo tienen en casi toda relación sexual.

mujeer 2Aunque se suele confundir con la eyaculación femenina, el squirt se basa en la expulsión de líquido por la uretra de manera exagerada.

Se conoce médicamente el origen de esta práctica desde el año 2001, cuando se hizo popular el nombre de próstata femenina, que todos conocíamos como punto G. La próstata femenina vendría a ser la terminación del clítoris dentro de la cavidad vaginal; es decir, el clítoris mide aproximadamente ocho centímetros y lo podemos estimular por dentro y por fuera.

Hay dos tipos de eyaculación:

1. La más común en las mujeres es en forma de una pequeña cantidad de líquido traslúcido.
2. Squirting o squirt. Se trata de una expulsión en chorro de grandes cantidades de líquido eyaculatorio.

Lincy Acosta es una bloguera sexual colombiana que ha diseñado un plan basado en las técnicas propuestas por Alice K. Ladas, quien es terapeuta sexual e investigadora. Claro que todo es cuestión de entrenamiento…

1. Se debe tener las piernas bien abiertas. Si la mujer se recuesta en la cama, mejor. Estimular el clítoris para llenarlo de sangre y poder palparlo por dentro. Para ello, se recomienda el uso de aceites a base de agua, pues éstos no alteran el PH de la mujer.

2. Introducir el dedo mayor, el dedo mayor y el índice o el dedo mayor y el anular, con la palma hacia arriba. No introducir completamente los de-dos, pues el punto G se encuentra sólo a unos centímetros.

3. Se debe sentir que se hincha el punto G hasta volverse un poco más grande que el ta-maño de una almendra. Esto se consigue masajeandolo. Se recomienda mover los dedos de manera circular, presionando un poco. Dar toques rápidos, detenerse y empujar ligera y extensamente hacia arriba, intentando tocar el hueso púbico. (Es posible que se llegue al orgasmo sin eyacular en este paso, pero es cuestión de ejercitar y entrenar el punto G).

4. Combinar los movimientos anteriores con Kegels; es decir, contraer intermitentemente los músculos pubococcígeos o PC, los músculos con los que se sostiene la orina. Es de esta forma que las mujeres normalmente obtienen el orgasmo, aunque este proviene del clítoris y la lubricación abundante en la vagina, pero no hay eyaculación vía uretra.

5. Continuar frotando el punto G acompañando el movimiento de rotación el dedo y presionar hasta excitar por completo. Es momento de levantar las caderas presionando las nalgas. Seguir y repetir los movimientos.

6. Para terminar, hay que sacar el dedo, o los dedos, con rapidez y pujar, sin dejar de contraer las nalgas y con la cadera elevada. Presionar por fuera haciendo círculos con la mano sobre los labios mayores que casi cubren el clítoris, o bien puede estimularse manualmente el clítoris externo. Si se siente que la sensación inminente se escapa, hay repetir.

CONSEJOS PARA ALCANZARLO

Más allá de la vagina. No basta con estimular las paredes vaginales y, mucho menos, enfocarnos solamente en el Punto G. Es importante no olvidarse tampoco de los puntos U, A y K.

Mente abierta. Para llegar al squirting es importante librarse de complejos. De lo contrario, costará ponerse en el nivel de excitación que la eyaculación femenina requiere.

El rey clítoris. La mayoría de las mujeres tienen orgasmos a través del clítoris, por lo que, además de los puntos mencionados, es fundamental que a este en particular lo estimulen de la forma adecuada.

 

Gentileza Revista La Tecla 

Compartir
?