Revista Qué

20 Oct 2015 | Para no dejar de visitar

Kutná Hora: un encanto en Praga

Esta pequeña ciudad ubicada a una hora de Praga, República Checa, tiene sus orígenes en la mina de plata que hay en sus cercanías. 

hora 2 hora 3 hora 4 hora 6 hora 7 hora 8hora 9La misma que la convirtieron en el tesoro del reinado checo, cuyo tour por la ciudad incluye el palacio de la moneda, la catedral gótica y un curioso osario.

Además de la ocasional feria que distrae un poco a los viajeros, lo que realmente atrae de este lugar es su pasado como ciudad de la plata, de hace ciento de años, cuando fue uno de los lugares más rico de Europa.

Kutná Hora fue el gran centro de extracción de este metal de las minas de la región y de acuñación de monedas. Se estima que el 40 % del abastecimiento de plata entre el siglo XIV y XVI en toda Europa provenía de aquí.

Entre el siglo XIII y el XVI fue el tesoro de la corona checa, la ciudad más rica e importante de la región, que hasta llegó a competir con Praga como capital checa.

En la época medieval alcanzó los 50.000 habitantes (ahora se cuentan menos de la mitad). Uno de los reyes checos, Wenceslao II unificó las monedas en el reino, donde había más de 17 y otorgó a Kutná Hora el privilegio de tener la Casa de la Moneda Real.

Durante la visita al palacio un hombre se encarga de mostrar cómo se acuñaban las monedas a la antigua usanza. Allí también se puede visitar un pequeño museo con objetos que se usaban para torturas en la época medieval.

Como en otros centros mineros, se pueden conocer las minas, aunque sólo se descienden 30 metros.

La catedral de Santa Bárbara, uno de los sitios imperdibles de Kutná Hora, también tiene tradición minera, porque es la virgen es patrona de los mineros.

Es una enorme iglesia de estilo gótico, que se comenzó a construir en 1380, con vitrales que recuerdan el pasado minero y uno de los órgano más importantes de la región.

En el pueblo hay más de 10 órganos que todavía funcionan, sin ir más lejos, el de la Catedral tiene 4000 tubos, pero hay uno más grande en la Iglesia de Santiago que tiene 6.000 tubos.

Quizá la visita más memorable del tour por Kutná Hora es el osario de Sedlec, uno de los barrios de la ciudad. Es una pequeña capilla subterránea debajo de la iglesia del cementerio donde el interior está decorado del piso al techo con huesos humanos.

El desarrollo de la ciudad como un solitario monumento terminado en 1995, cuando no había una inscripción solemne en la Lista del Patrimonio Mundial Cultural y Natural.

De este modo, el centro Histórico de Kutná Hora fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco el mismo año, destacando en él la Iglesia de Santa Bárbara y la Catedral de Nuestra Señora de Sedlec.

 

 

A TENER EN CUENTA: 

Cómo llegar. En tren, desde Praga, cuesta 6 euros, de ida y vuela. La excursión a Kutná Hora, que dura alrededor de 6 horas, cuesta 38 euros por persona. Incluye traslados y las entradas.

Entradas. La visita a la casa de la Moneda Real, cuesta 3 euros. De lunes a domingo, de 10 a 17. Para visitar la catedral de Santa Barbara, el osario y catedral de Sedlec, el ticket combinado cuesta 7 euros.

Gastronomía. El restaurante Dacicky, de cocina tradicional de Bohemia es una buena alternativa para saborear platos checos. El platos de goulash cuesta 8 euros. (Rakova 8).

En Internet. www.kutnahora.cz

Compartir
?