Revista Qué

25 Feb 2015 | Pals, en Cataluña

El pueblo gótico de España

Pals, situado en la provincia de Gerona, Cataluña, es (además de un pueblo que pude disfrutar hace muy poco), una joya medieval de España que tal vez no es tan conocida.

pals 1 pals 2  pals 4 pals 5 pals 6 pals 8 pals 9 pals 10

palspals 3Pals, uno de los pueblos medievales mejor conservados de España, se encuentra en la comarca de Bajo Ampurdán y cuenta con casi nueve siglos de historia.

Casi en la misma línea que Pérouges en Francia, en Pals destacan en su casco histórico sus calles empedradas, sus fachadas con piedras (y plantas que trepan como devorándolas), arcos, torres románicas, un barrio gótico, ventanas ojivales y balcones de piedra.

Para completar el cuadro medieval, hay una muralla con cuatro torres del siglo IV, un mirador hacia el entorno rural del Ampurdán, e incluso, vistas hacia el Mediterráneo y las islas Medas.

La plaza Mayor, las tumbas en la calle Mayor y la iglesia de San Pere, son otros rincones turísticos de la ciudad. Hay también un Museo de Arqueología.

La mejor manera de recorrer Pals es perderse por su calles medievales, pero antes de esto merece la pena acercarse a una casa fortificada del siglo XV, sede del Museo de Arqueología Submarina. Entre otras curiosidades, podemos conocer la historia de los vinos y cavas de Cataluña, gracias la exposición permanente que exhibe.

A las afueras de la villa se extiende otra parte del municipio de Pals, los Masos de Pals, antiguo conjunto de masías (casas de campo catalanas) que actualmente acogen a un nutrido núcleo urbano. Y en la costa, la playa de Pals.

Más de cuatro kilómetros de aguas transparentes donde el viajero podrá disfrutar del benigno clima mediterráneo y de todas las oportunidades de ocio que la Costa Brava ofrece. Campos de golf, deportes náuticos y visitas al Parque Natural Illes Medes son sólo algunas de ellas.

Pals también se convierte en una excelente oportunidad para acercarnos a la gastronomía del Baix Ampordà, que aúna productos del mar y la tierra. Las habas y los guisantes de la huerta aparecen junto a esqueixadas (ensalada de bacalao), escalivadas (asado de berenjena, cebolla y pimientos) o guisos de pollo o conejo con marisco. Por su parte, gambas, lubinas y doradas se preparan de multitud de maneras.

Entre los postres, las frutas tienen una gran importancia (fresas, melocotones, melones, sandías, naranjas…), y se convierten en verano en helados y sorbetes.

A pesar de que no hay vestigios de época romana, su nombre evoca ese origen. El castillo de Pals fue documentado por primera vez en 889 con el nombre de castillo de Mont-Áspre cuando el rey Odón I de Francia le hizo una donación.

El segundo documento, data del año 994, por otra donación hecha por los condes de Barcelona, Ramón Borell y Ermessenda, cediendo la torre de Pals y la iglesia de San Pere al Obispo de Gerona. El 1065 el señorío de Pals fue devuelto a los condes de Barcelona.

A raíz de la Guerra de las Remellas el castillo quedó muy dañado y el monarca permitió re-aprovechar sus piedras para reconstruir la iglesia de San Pere y las murallas de la villa.

Sólo se conservó la torre circular, conocida actualmente como la Torre de las Horas. En el año 1501 y en tiempos del rey Fernando el Católico, se organiza como municipio independiente con atribuciones de villa y poderes para imponer tributos.

Se recorre en un día, pero también se puede descansar en él, y simular ese viaje en el tiempo en profundidad.

Para dormir en Pals se alquilan casas independientes como para cinco personas a €495.00 la semana. Y para seis personas €595.00.

Para comer hay una gran variedad de menú, desde deliciosos canelones, conejo a la brasa, en lugares como Bart Restaurant La Vila, ubicado en pleno ingreso a la Villa Histórica de Pals. La comida allí arranca desde los €24 el plato ($236.66).

También en la Platja del Racó se encuentra el restaurante Solimar, donde se puede disfrutar del paisaje de la playa, por las ventanas anexas a la terraza, y de los excelentes mejillones, paella, agua, vino y cafés para dos por poco más de 40€ ($394.44).

Por su parte no hay vuelos directo desde Buenos Aires a Gerona, primero se va a Madrid por $13.391, una vez allí, la distancia entre Madrid a Pals es de 727 Km, y la duración aproximada del viaje de 6h 36 min en auto.

Compartir
?